***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

miércoles, 29 de julio de 2015

Desarticuladas cinco organizaciones criminales que habrían defraudado 400 millones de euros procedentes de clubes de alterne.

Agentes de la Policía Nacional y funcionarios del Servicio de Vigilancia Aduanera-Aduanas, Onif y Ucai de la Agencia Tributaria han desarticulado cinco organizaciones criminales que explotaban importantes clubes de alterne ubicados en distintos puntos de la geografía nacional. Mediante un complejo entramado de ingeniería financiera, las empresas habrían llegado a ocultar más  de 400 millones de euros en los últimos cinco años, generando un fraude fiscal de 117 millones de euros en el periodo. Esta red había blanqueado los beneficios obtenidos mediante un entramado societario que giraba en torno a una sociedad guipuzcoana que se encontraba bajo investigación desde 2010.

Las investigaciones han durado varios años, durante los cuales se han analizado más de 750 cuentas bancarias, lo que ha permitido relacionar la sociedad guipuzcoana con los clubes de alterne de los que procedía el dinero blanqueado. La Policía Nacional y la Agencia Tributaria han procedido al registro de 14 clubes y 21 domicilios, tanto físicos como jurídicos y ha detenido a 66 integrantes de las cinco organizaciones desarticuladas.

Más de cinco años de investigaciones

La fase de actuaciones previas a la explotación del operativo arranca en 2010, cuando los funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en País Vasco comienzan a investigar a uno de los sujetos implicados por presuntos signos externos de riqueza generados por el fraude fiscal y blanqueo de capitales. Fruto de aquellas actuaciones previas ya se detectaron vínculos con la sociedad radicada en San Sebastián a la que los investigadores han acabado atribuyendo el papel de facilitador en el entramado, a través de la puesta a disposición de los clubes de las Terminales Punto de Venta (TPV) que utilizaban para el fraude y posterior blanqueo.

Posteriormente se detectaron también diversos comentarios en foros de internet donde las esposas de presuntos clientes de estos clubes señalaban sus sospechas sobre la ocultación de pagos con tarjeta de crédito en estos establecimientos, llegando a citar el nombre de la sociedad que figuraba como receptora de dichos pagos, sociedad que coincide con la ‘facilitadora' de los TPV y gestora de los cobros con estos terminales.

En 2012, las investigaciones iniciadas confluyen con las que paralelamente estaba ya desarrollando sobre la empresa guipuzcoana la UDEF de Policía Nacional. Además, ante la necesidad de contar con policías especializados en las actividades delictivas en las que operaban las organizaciones, en el año 2013 se sumó a la investigación la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos que, a su vez, había comenzado también meses atrás a investigar una de las organizaciones criminales implicadas. Todas estas investigaciones preliminares llevaron a la judicialización de los hechos conocidos en el Juzgado 4 de Instrucción de la Audiencia Nacional.

Cinco organizaciones criminales con un único nexo de unión

El análisis de más de 750 cuentas bancarias por parte de la Agencia Tributaria permitió establecer las relaciones existentes entre la sociedad facilitadora y los clubes. Los clientes de los clubs investigados debían abonar los servicios sexuales con tarjeta, utilizando para ello TPV específicos. Los pagos cargados a las tarjetas, que incluían una comisión del 10% que posteriormente se repartían entre los clubes y la sociedad, se ingresaba en cuentas bancarias cuyo titular era la sociedad guipuzcoana, y en la que figuraban como apoderados personas de confianza de los clubes en los que estaban instalados los terminales.

La mayor parte del dinero que se ingresaba en dichas cuentas era retirado posteriormente por esos apoderados a través de empresas vinculadas al entramado, lo que dificultaba enormemente el rastreo del origen del dinero.

Tanto la sociedad facilitadora como los clubes declaraban las operaciones supuestamente realizadas entre ellos como compraventas o arrendamientos. En otras ocasiones las declaraban por importes inferiores a los reales o, simplemente no las declaraban.

Finalmente, el dinero era blanqueado e introducido en el sistema financiero convencional utilizando mecanismos diversos, como el pago a trabajadores en metálico, la compra de bienes inmuebles o muebles o las inversiones en otros países, habiéndose detectado operaciones de compraventa de oro que llegaron a alcanzar los 6 millones de euros.

Beneficios obtenidos de la explotación sexual

La mayoría de las mujeres explotadas eran ciudadanas extranjeras que procedían de los estratos sociales más bajos de sus países de origen, constituyendo el principal pilar sobre el que se sustentan sus familias tanto en España como en dichos países, lo que las coloca en una situación de total indefensión y dependencia de las organizaciones que las explotan.

En los clubes en los que ejercían la prostitución, eran obligadas a acatar toda una serie de normas impuestas por las organizaciones sobre cómo debían vestir y comportarse con los clientes, cómo realizar los servicios sexuales (imponiéndolas criterios como la no utilización de preservativos para determinados actos) y con un sistema de multas que debían abonar por diversos conceptos, como llegar tarde a la sala.

Además, eran sometidas a un sistema de rotación entre los distintos clubes controlados por cada organización, lo que permitía renovar la oferta en los locales para así captar y fidelizar a una clientela que vería la oferta de mujeres renovada continuamente.

Los encargados de cada club tenían un papel absolutamente protagonista, pues eran los responsables de hacer que el dinero obtenido de la explotación de las mujeres fluyera hasta llegar a los máximos responsables de cada organización.

Cada organización tenía su propia forma de actuar

Cada entramado tenía sus propias especificidades. Así, uno de ellos había empezado a contratar a las mujeres explotadas en sus clubes, obligándolas a pagar los gastos e impuestos ocasionados, para eludir así las posibles responsabilidades ante una posible inspección o actuación policial.

Otra organización, extremadamente violenta, mantenía sometidas a las mujeres aprovechando el miedo que su máximo responsable las infundía,  obligándolas a ejercer la prostitución con continuas palizas y amenazas.

Otra trataba de ocultar la relación empresario-empleada mediante pretendidas propinas que los clientes supuestamente dejaban a las mujeres cuando las invitaban a una copa, como pago por su compañía.

Pero también tenían cosas en común. Todos los clubes funcionaban por el "sistema de plaza" y seleccionaban a las mujeres según los perfiles deseados por los responsables, llegando a rechazar a algunas por pertenecer a determinada etnia o raza.

Con el tiempo, la operativa seguida por las organizaciones había evolucionado, llegando, en ocasiones a sustituir el uso de TPVs específicos por auténticos dispensadores automáticos de dinero similares a los utilizados por las entidades bancarias, así como a dejar de valerse del grupo empresarial facilitador y empezar a operar de forma autónoma en alguna de sus operaciones, valiéndose de los conocimientos acumulados durante su relación con el mismo.

La operación se ha llevado a cabo por la Unidad Contra Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras y la Unidad Central de Delincuencia Económica y Financiera de la Comisaría General de Policía Judicial junto con el Área Regional de Vigilancia Aduanera de Vizcaya y la Oficina Nacional del Investigación del Fraude y la UCAI de la Agencia Tributaria. Además, han colaborado agentes de las Jefaturas Superiores de Policía de Barcelona, Murcia, Alicante, Navarra, Málaga, Zaragoza y Pontevedra, UIP, Guías Caninos y GOIT, y delegaciones de la Agencia Tributaria en Cataluña, Murcia, Navarra y Valencia.

En el transcurso de la misma se ha procedido al registro de 14 clubes de alterne y 21 domicilios físicos y jurídicos, y se ha detenido a 66 personas, integrantes de las cinco organizaciones desarticuladas, habiéndose localizado a 349 potenciales víctimas  de explotación en los clubes.

Durante los registros se han intervenido más de 1.200.000 euros en efectivo, diversas obras de arte, oro, joyas y relojes de lujo, -alguno valorado en unos 30.000 euros-, cuatro armas de fuego y numerosa munición.  Además, se ha procedido al bloqueo, por orden judicial, de 419 inmuebles,  160 vehículos, muchos de ellos de alta gama, 7 embarcaciones y numerosas cuentas bancarias a nombre de personas físicas y jurídicas en más de 30 entidades financieras.

miércoles, 22 de julio de 2015

Aduanas-Vigilancia Aduanera de la AEAT aprehende 285 kgs. de hachís en Isla Cristina tras una persecución.

Agentes de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria lograron evitar en la madrugada del pasado lunes la introducción en territorio español de 285 kilos de hachís. La actuación se produjo en el marco de una operación de intensificación de control de costas en periodo veraniego.

La intervención se inició a las 00.30 horas del día 21 de julio, cuando los medios marítimos de Vigilancia Aduanera detectaron una embarcación tipo patera recogiendo lo que parecían ser fardos de hachís fondeados frente las costa de Isla Cristina.

La embarcación detectada era tripulada por dos personas, que tras sacar la mercancía del fondo del mar,  se dirigieron hacia el puerto de Isla Cristina, momento en el que se inició una persecución durante la cual, los tripulantes de la embarcación comenzaron a arrojar al mar la droga -unos 600 kilos, según los cálculos realizados por los responsables de Vigilancia  Aduanera-, aunque los agentes de Aduanas lograron impedir que desapareciera toda la carga.

La operación forma parte del dispositivo especial de vigilancia establecido por la Agencia Tributaria en las costas de Andalucía con objeto luchar contra el contrabando de mercancías sensibles y el narcotráfico.

lunes, 20 de julio de 2015

Operación "Chispita"; Guardia Civil, Policia Nacional y Aduanas-Vigilancia Aduanera desarticulan organización criminal asentada en Granada

En el marco de la Operación “CHISPITA” llevada de forma conjunta por Guardia Civil, Vigilancia Aduanera y Policía Nacional, se ha procedido a la detención de 14 personas que integraban una red de tráfico de cocaína y blanqueo de capitales que operaba en Granada y provincia.

La operación que se inició el pasado mes de septiembre, determinó la existencia de una organización criminal, articulada sobre una red de tráfico de drogas que supuestamente puede haber estado operando durante varios años, enmascarando su actividad a través de varias empresas.

Durante la investigación se constató la existencia de una estructura que la organización poseía en Granada destinada al blanqueo de capitales procedente de la venta de la droga. Enmascarando su actividad ilícita en una red de empresas legales dedicadas a actividades inmobiliarias y compraventa de vehículos de alta gama por parte de los testaferros necesarios, contando para ello con la colaboración de gestorías.

La organización ha llegado a realizar promociones inmobiliarias de importancia, así como un entramado empresarial alrededor de su actividad principal, el narcotráfico. Llamando la atención de los investigadores que ciertos bienes, concretamente coches de lujo, valorados algunos en 82.000 € se transferían a personas que no tenían ingresos, cobraban el paro o carecían de permiso de conducir.

LA DISTRIBUCIÓN DE LA COCAINA SE REALIZABA DE DOS FORMAS;
Una, directamente por el cabecilla junto con su pareja u otras personas del entorno familiar en una casa que poseen en la barriada de Almanjayar. En esta vivienda fueron sorprendidos in fraganti, por el operativo policial, cuando preparaban 2 kilogramos de cocaína.

Otra, un integrante de la red tenía como misión guardar, custodiar y trasladar la cocaína al lugar de venta, también previa orden del cabecilla, desde esta guardería se suministraba la cocaína a segundos distribuidores de la provincia, en cantidades que oscilaban entre los 100, 200 ó 400 gramos.

OPERATIVO POLICIAL

El día 1 de julio, se inició la operación con un amplio operativo policial compuesto por más de ciento cincuenta agentes de Guardia Civil, Policía Nacional y Vigilancia Aduanera, interviniendo tanto personal de paisano de Policía Judicial como unidades uniformadas del Cuerpo Nacional de Policía la U.I.P y de la Guardia Civil G.R.S, USECI, Unidad de Helicópteros y guías caninos de perros detectores de droga y papel moneda, así como numerosas patrulla uniformadas de ambos Cuerpos.
La explotación de la operación fue dirigida y coordinada por las Unidades de Policía Judicial de los tres cuerpos actuantes y la Autoridad Judicial. La actuación requería una ejecución precisa, con doble intervención operativa sobre los objetivos principales, realizándose simultáneamente doce registros y diez más posteriormente, procediendo a la detención de 14 personas y la desarticulación de la Organización.

Los registros se han realizado en domicilios, empresas, oficinas y naves industriales ubicados en las provincias de Granada y Málaga, concretamente cinco de ellos en Granada capital y el resto en las localidades de Albolote, Padul , Gójar , Jun, Alhendín, Peligros, Monachil, Mijas, Vegas del Genil y Santa Fe.

La Operación Policial sorprendió a los tres objetivos principales cuando tenían en su poder la sustancia estupefaciente, la cual asciende a un total de 4.924 gramos de cocaína, cantidad a la que supuestamente daban salida en pocos días.

En los registros también se han intervenido 40.000 euros en efectivo, dos armas de fuego, 33 vehículos, muchos de ellos de Lujo, todoterrenos, camiones, motocicletas, quad, 5 motos acuáticas y dos embarcaciones, entre otros efectos.

Se han bloqueado 89 bienes inmuebles relacionados con la trama y valorados en unos 7.000.000 de euros, así como numerosas cuentas bancarias.

El cabecilla, entre otros bienes, contaba con una Yeguada de lujo de gran valor, con cerca de 50 caballos, y con una “carreta exclusiva y personalizada” para ir al Rocío, a la vez que en ésta localidad con otra vivienda para su disfrute.

De los registros se obtuvieron numerosas pruebas documentales referentes al blanqueo de capitales, así como una notoria cantidad de otros bienes supuestamente procedentes del narcotráfico.

Como curiosidad, mencionar que el dirigente de la Organización contaba con numerosas medidas técnicas de seguridad. Había convertido su domicilio en un “bunker cibernético”. El edificio estaba controlado totalmente por cámaras de seguridad y sensores de todo tipo, haciendo prácticamente imposible la intrusión en el mismo. Por si esto fuera insuficiente, adquirió un “dron”, con una cámara de alta resolución y gran autonomía, para reforzar estas medidas de vigilancia.

Con esta operación los cuerpos policiales actuantes dan por desarticulada totalmente la Organización Criminal, que supuestamente durante una década aproximadamente ha ido generando patrimonio procedente del narcotráfico.

Los detenidos, a quienes se les imputan presuntos delitos de tráfico de estupefacientes, blanqueo de capitales, organización criminal y tenencia ilícita de armas fueron puestos a disposición de la Autoridad Judicial correspondiente, decretándose el ingreso en prisión para 7 de ellos y libertad con cargos a la espera de juicio para el resto.

jueves, 16 de julio de 2015

Condenados seis miembros de una red de narcotráficantes que actuaban en Ibiza

Un tribunal de la Audiencia Provincial condenó ayer en un juicio a los seis miembros de una banda que controlaba el tráfico de hachís en la isla entre 2013 y 2014. Los seis narcotraficantes, cinco marroquíes y una argentina que es la pareja de uno de los hombres, aceptaron sendos acuerdos de conformidad después de una negociación con la fiscal y entre sus abogados. La discusión entre los letrados llamó la atención de las personas que estaban fuera de la sala de vistas, puesto que la negociación fue bastante tensa.

Uno a uno aceptaron las penas, que oscilan entre los 18 meses y los tres años de cárcel y multas de 58 a 44.759 euros, por delitos de tráfico de drogas.

El magistrado Juan Pedro Yllanes llamó la atención a algunos de los acusados, que hablaban en castellano o en árabe dependiendo del momento. «Si lo que tiene es la intención de hacernos perder el tiempo, nos avisa», espetó a uno de ellos, que cambió de actitud al instante.
Con el acuerdo, queda demostrado que distribuían importantes cantidades de droga, sobre todo de hachís. A pesar de ello, probablemente pronto quedarán en libertad, puesto que sus abogados van a pedir la suspensión de las condenas. En uno de los casos, una letrada alegó que su cliente debía viajar a Marruecos de inmediato para asistir al funeral de su madre.

En un piso de Santa Eulària, los agentes de la Guardia Civil y de Vigilancia Aduanera responsables de la operación encontraron casi ocho kilos de hachís y una balanza electrónica. En el registro del apartamento en el que vivían los otros condenados, todos en la Villa del Río, hallaron más droga.

Además, el 16 de agosto del año pasado sorprendieron in fraganti a uno de los traficantes en el puerto deportivo Marina Botafoch, con un paquete que contenía casi cien gramos de cocaína.

Cuatro de los encausados llegaron al juicio esposados y custodiados por agentes de la Policía Nacional, mientras que la pareja se encontraba en libertad.

domingo, 12 de julio de 2015

Aduanas-Vigilancia Aduanera y Guardia Civil intervienen un alijo de 161 kgs. de cocaína en Algeciras.

La Guardia Civil y el Servicio de Vigilancia Aduanera-Aduanas de la Agencia Tributaria han aprehendido un total de 161,300 kilos de cocaína transportados en un camión inspeccionado en el puerto de Algeciras en el marco de una actuación en la que además se ha detenido a cuatro personas.
La intervención se ha realizado dentro de las investigaciones de movimientos de mercancía que la Unidad de Análisis de Riesgo (UAR), compuesta por funcionarios de Vigilancia Aduanera y Guardia Civil, realiza en las dependencias aduaneras del puerto de Algeciras.

   De esta manera, los agentes detectaron un camión en tránsito por el recinto portuario cuyo conductor, al observar la presencia policial, "paró el vehículo y salió corriendo".
Además de este conductor, han sido detenidas otras tres personas localizadas en la cabina del camión, "ocultas en la zona destinada a la cama", y se han incautado "varias bolsas deportivas con 140 tabletas de cocaína".

   Los cuatro detenidos --uno de nacionalidad colombiana y tres españoles-- han sido puestos a disposición de la autoridad judicial en unión de los 161,300 kilogramos de cocaína intervenida.

viernes, 10 de julio de 2015

Desarticulada una organización dedicada a la falsificación y estafa a través de exportaciones comerciales

La 'Operación LED' se inició a finales del mes de abril cuando saltó la alerta en Tenerife sobre un grupo empresarial que estaba enviando una importante cantidad de contenedores desde Tenerife hacia varios puertos de China, teóricamente cargados con una conocida marca de cerveza europea, cuando realmente sólo estaban cargados de agua mineral o, a lo sumo, de 'palets' de otro tipo de bebidas de inferior valor.

En las posteriores investigaciones se logró conocer y localizar a varios de los implicados en el grupo criminal, se pudo paralizar la actividad comercial, se procedió a bloquear un importante número de cuentas bancarias controladas por el grupo empresarial, se recuperaron bienes obtenidos de los beneficios de las estafas, inmovilizaron los contenedores que estaban preparados para su carga en el puerto de Tenerife, así como otros que se encontraban aún en tránsito por diferentes puertos repartidos por todo el mundo.

Además, en esas primeras actuaciones se llevó a cabo de igual manera una entrada y registro en una nave industrial ubicada en el polígono de La Campana, donde se intervinieron una importante cantidad de vehículos y mercancía obtenidos de igual manera de la actividad fraudulenta, así como un elevado número de ordenadores, teléfonos y documentación, los cuales han sido vitales para poder desenmarañar el complejo entramado y operativa de este grupo criminal, con actuación en diferentes sectores comerciales y a escala internacional.

Tras haber paralizado la actividad comercial y analizados todos los efectos intervenidos en la primera fase de la operación, se ha podido constatar que la operativa delictiva, aunque dirigida por un hombre ya en prisión, precisaba de la participación de un grupo de personas que colaboraban de forma continuada en la actividad delictiva.

La investigación aún no ha finalizado, pero ya puede señalarse que existen ramificaciones de este grupo criminal en la Península, con potenciales víctimas en otros países (además de China) como Holanda, Alemania, Irlanda, Senegal, India o Israel.

Se trata de una investigación de carácter económico y con un alto grado de complejidad, debido a que el grupo criminal se servía de ingeniería financiera y comercial para llevar a cabo las estafas y prolongar todo lo posible los plazos de entrega de la mercancía con objeto de dilatar el descubrimiento del engaño y lograr así aumentar el número de contenedores irregulares facturados y cobrados.

Según la Guardia Civil, no dudaban en falsificar cualquier tipo de documentación bancaria, aduanera, sanitaria o comercial al objeto de poder justificar las supuestas compra-ventas que realizaban a nivel internacional, considerando hasta la fecha que habrían alcanzado un beneficio de varios millones de euros.

En el desarrollo de las investigaciones y explotación de esta nueva fase de la 'Operación LED', y como fruto de la colaboración e intercambio de información entre cuerpos policiales y aduaneros, han trabajado mano a mano componentes de la Guardia Civil junto con los propios del Cuerpo Nacional de Policía y División Adjunta de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria.

Fruto de esa coordinación y estrecha relación, se ha logrado obtener un mayor volumen de información, reducir tiempos de actuación y ampliar el conocimiento sobre el entramado de este grupo criminal. La operación permanece abierta y no se descartan nuevas detenciones.

El TS eleva la pena de prisión a un condenado por un alijo de 27 kgs. de cocaína

El Tribunal Supremo ha elevado a seis años de prisión la condena para el zamorano al que se le intervinieron 27 kilos de cocaína en una nave de su propiedad en el polígono industrial de San Jerónimo en Zamora en el año 2011. Esta sentencia del Supremo aumenta en dos años el fallo emitido por la Audiencia Provincial de Barcelona en el que se consideró al hombre culpable de un delito en grado de tentativa contra la salud pública. Esta nueva sentencia se emite por el máximo órgano de la justicia en España, después de que el Ministerio Fiscal interpusiera un recurso de apelación considerando que el delito estaba consumado y no se podía penar tan solo la tentativa.

El Supremo también modifica el fallo en cuanto a la multa a la que tendrá que hacer frente el condenado que será de 927,323 euros, el doble de lo que fue condenado en un primer momento por la Audiencia Provincial de Barcelona. La multa corresponde al valor que habría adquirido en el mercado los 27 kilos de cocaína que fueron incautados en 26 tabletas ocultas en el interior de 3 rodillos de caucho, de los cinco que contenía el envío. Tanto el zamorano como su pareja, una joven de origen rumano que también fue condenada en el procedimiento a cuatro años de internamiento, interpusieron un recurso de apelación que fue desestimado por el Tribunal Supremo. El órgano estima que además, la mujer deberá de pagar una multa de 463.661 euros.

El motivo por el que en la primera sentencia se considera el delito en grado de tentativa es porque la droga, llegada desde México y con destino la empresa zamorana del condenado "no constaba que ninguno los acusados hubieran intervenido en la operación previa de traer las sustancias". Un extremo que desmonta el Supremo destacando que el condenado "participó en la importación de la cocaína, figurando como destinatario de la sustancia y siendo recibida en persona por el propio acusado con pleno conocimiento del contenido de la misma". Igualmente, el fallo afirma que "firmó el documento acreditativo de la recepción, por lo que es autor del delito en grado de confirmación".

El Supremo compara la situación de la compañera sentimental del zamorano, a la que mantiene el delito en grado de tentativa, ya que "no figura como destinataria ni receptora del paquete que contenía los rodillos con la cocaína, ni consta hubiese intervenido en la operación previa de envío y su intervención concretada en preparar la documentación necesaria para el envío del paquete y los tramites y papeleos necesarios para el transporte de la sustancia, desde Barcelona a Zamora", desgrana la sentencia.

Los hechos se desarrollaron a principios del 2011 cuando agentes de la Guardia Civil y del Servicio de Vigilancia Aduanera en una operación conjunta detectaron en el puerto de Barcelona un contenedor sospechoso procedente de México y con destino a una nave de Zamora, que resultó que contenía 27 kilos de cocaína que se interceptaron en la capital.

sábado, 4 de julio de 2015

DENUNCIAS Aduanas-Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria


Si conoce cualquier hecho relacionado con:
*CONTRABANDO
*BLANQUEO DE CAPITALES
*ECONOMÍA SUMERGIDA
*CONTROL DE CAMBIOS
*DELITO FISCAL
*NARCOTRÁFICO
Puede ponerlo en conocimiento del Servicio de Vigilancia Aduanera a través del siguiente enlace por cualquiera de los medios en el citados

http://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Inicio/_componentes_/_Contacte_con_nosotros/_Contenido_oculto_/Denuncias_Vigilancia_Aduanera.shtml

viernes, 3 de julio de 2015

Aduanas-Vigilancia Aduanera y Guardia Civil desarticulan organización dedicada al tráfico de cocaína e incautan 17 kgs. de esta sustancia

El Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria ha desmantelado una trama de narcotráfico que traficaba con cocaína oculta en palés con madera para suelos, procediendo a la incautación de 17 kilos de esta droga. En el curso de la operación se ha detenido a siete personas de la organización.

La operación se inició en el aeropuerto Adolfo Suarez – Barajas por funcionarios de la Unidad de Análisis de Riesgos, formada por Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y Guardia Civil. En el marco de los controles de mercancías importadas por vía aérea y susceptibles de transportar drogas se detectó un envío procedente de Costa Rica con destino a Onil. El envío consistía en varios palés con más de 600 kilos de madera tropical para parquet de suelos, según fuentes de la investigación.

Analizada la mercancía mediante rayos X se detectó que dentro de los palés podría haber oculta alguna droga. Se solicitó la correspondiente autorización judicial a los juzgados de guardia de Madrid para llevar a cabo la correspondiente entrega controlada por parte de funcionarios de Vigilancia Aduanera. La droga fue entregada el 30 de junio a una empresa de fabricación de plásticos, en una nave industrial de Onil. Se detuvo inmediatamente al gerente de la empresa y otras dos personas.

En investigaciones posteriores se ha detenido a cuatro españoles, responsables de la distribución de la droga por la comarca de L'Alcoia. La droga y los detenidos han pasado a disposición del juzgado de instrucción número 2 de Ibi.

Aduanas-Vigilancia Aduanera y Guardia Civil golpean nuevamente al narcotráfico interceptando 47.890 kgs. de hachís en el puerto de Algeciras

La operación comenzó en la madrugada del pasado viernes. Los agentes de la Guardia Civil y los funcionarios de Vigilancia Aduanera que prestan sus servicios en el puerto de Algeciras, centraron sus sospechas en un camión procedente de Marruecos con destino Bélgica, que transportaba material eléctrico. Fue entonces cuando al inspeccionar el camión y tras una pantalla de 60 cajas de cartón y dos embalajes de madera vacíos, se encontraban 22 cajones de madera que contenían 700 fardos que arrojaron un peso de 24.280 kilos de hachís.

De inmediato se puso en marcha un dispositivo para localizar e interceptar otro camión, gemelo del anterior, de la misma empresa que procedente del puerto de Algeciras, infundió también sospechas. Así se trasladó a las instalaciones portuarias y se comprobó que en su interior transportaba otros 800 fardos que pesaron 23.610 kilos de hachís. El total, 47.890 kilos, prácticamente la mitad de todo lo interceptado en lo que llevamos de año en todo el Campo de Gibraltar.

De inmediato se procedió a la detención de los dos conductores, dos súbditos marroquíes sin antecedentes hasta la fecha. También, en una investigación posterior, se ha podido constatar que la organización criminal que movió semejante cantidad de hachís había utilizado empresas pantalla y cobertura de mercancías para su despacho a través del puerto de Algeciras. La investigación sigue abierta para tratar de comprobar hasta dónde han llegado sus ramificaciones.

El delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, apuntó a que se trata de una buena muestra de que en la comunidad "y en el Campo de Gibraltar se trabaja mucho y bien contra el narcotráfico, especialmente en un lugar tan complejo como el puerto de Algeciras donde se mueven 5 millones de contenedores al año y que, dada su posición estratégica, es un punto clave en las principales rutas del tráfico de drogas, especialmente de hachís".

Por su parte el General de la IV Zona de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, también advirtió sobre la importancia de la "vigilancia para ejercer presión sobre los traficantes, especialmente en las instalaciones portuarias, para que sean conscientes de la imposibilidad de pasar esos alijos".

Por último, el delegado especial de la Agencia Tributaria, Alberto García, apuntó a que el alijo interceptado es "la mayor operación de este tipo llevada a cabo jamás en un puerto o aeropuerto de España, algo que demuestra que existe un trabajo muy importante detrás y una coordinación ejemplar entre los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad que redundan en favor de la seguridad de todos".

jueves, 2 de julio de 2015

"Pompeya" la mayor operación contra el blanqueo de capitales a través de la prostitución

Los investigadores de la Agencia Tributaria contaron con una inesperada ayuda para poner en marcha la operación Pompeya, la mayor contra el blanqueo y el fraude fiscal a través de la prostitución que se ha desarrollado hasta la fecha en España y que desembocó este domingo en el arresto de más de 60 personas y la intervención de 1,5 millones de euros. Decenas de mensajes en foros femeninos de internet afianzaron la sospecha de los agentes de que una empresa con sede en Guipúzcoa que estaba en su punto de mira era utilizada para encubrir el verdadero origen de los ingresos que generaban.
La investigación, que dirige el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, se encuentra bajo secreto de sumario, ayer fueron enviados a prisión los cinco responsables de otros tantos grupos empresariales dedicados a la explotación de prostíbulos en todo el país, detenidos el domingo en el marco de la operación. Los agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera, que han analizado más de 750 cuentas bancarias, estiman que, en los últimos cinco años, la actividad económica en negro desarrollada en los clubes alcanzó una cifra estimada de 400 millones de euros, lo que sitúa el presunto fraude fiscal en el entorno de los 115 millones.

La actividad de blanqueo del dinero obtenido a cambio de los servicios sexuales de las prostitutas se llevaba a cabo cobrando con tarjeta a través de un terminal. Detrás del mismo se encontraba una cuenta bancaria de la que era titular esa sociedad guipuzcoana que actuaba como facilitadora, aunque figuraba como apoderada una persona vinculada a los clubes de alterne, que cada cierto tiempo retiraba los fondos en efectivo. Fue el elevadísimo tren de vida de una de ellas lo que sirvió de espoleta para las pesquisas.
La sociedad facilitadora y los clubes de alterne declaraban a Hacienda las operaciones entre ellos como compraventas o arrendamientos, ocultando la verdadera realidad de las operaciones.

miércoles, 1 de julio de 2015

Abortados dos alijos de hachís en La Linea

Agentes del grupo de radiopatrullas del Cuerpo Nacional de Policía, junto con miembros de la Guardia Civil y con el apoyo de un helicóptero del Servicio de Vigilancia Aduanera, aprehendieron en la madrugada de ayer en La Línea 53 fardos de arpillera que contenían unos 1.600 kilos de hachís.

El dispositivo policial antidroga consiguió detener a tres personas y se incautó de varios teléfonos móviles. Quedaron en el mar dos gomas, una con paquetes y otra de grandes dimensiones cargada de fardos de hachís.

En otra actuación, agentes de la Policía Nacional lograron abortar un alijo de unos 3.000 kilos de hachís en la zona de Poniente. Los agentes observaron a unas veinte personas corriendo por las rocas. Otras quince personas se encararon con los policías, que se vieron entonces obligados a utilizar las armas reglamentarias e hicieron varios disparos al aire.

Interceptado un mercante con 15.500 kgs. de hachís

La tripulación del buque de carga general que fue apresado el domingo y que atracó en el puerto de Málaga con un alijo de droga ha sido detenida en su totalidad por haber cometido un supuesto delito de tráfico de estupefacientes. Son al menos nueve los arrestados, todos ellos de nacionalidad india y siria. En la actuación, que se ha desarrollado de forma conjunta entre el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y efectivos de la Unidad Central Operativa (UCO), órgano central del servicio de Policía Judicial de la Guardia Civil, se aprehendió un cargamento de aproximadamente 15.500 kilos de hachís tras una exhaustiva inspección, según indicaron a este periódico fuentes cercanas a la investigación, que resaltaron que la primera estimación que se realizó reflejaba que podría transportar un mínimo de 10.000.

Asimismo, las fuentes consultadas por este periódico destacaron la gran pureza de la droga que ha sido incautada y subrayaron que su valor en el mercado ilegal podría haber sido "notoriamente elevado".

La interceptación del mercante Just Reema, de 85 metros de eslora y 1.934 toneladas de registro bruto, se fraguó en el contexto de una operación llevada a cabo entre responsables de Alicante y Madrid. La agencia consignataria Servimad Global fue la encargada de iniciar la descarga de la sal. Ya se habían desestimado unos 15.000 kilos de sal cuando los propios detenidos -que hasta entonces se habían negado a pronunciarse al respecto- reconocieron que el hachís no se encontraba en el lugar que inicialmente se contemplaba e indicaron dos puntos concretos: una de las bodegas y en el castillo de proa, donde finalmente fue hallado el alijo.

El mercante atracó el lunes, en torno a las 10:00, en el muelle número siete y llegó escoltado por la patrullera oceánica de la Guardia Civil Río Miño, una lancha rápida de este Cuerpo y otra de Aduanas-Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria.

El apresamiento y abordaje se llevó a cabo en alta mar. Aunque la orden de vigilancia que sobre el barco pesaba las 24 horas del día fue desactivada en el momento en que se descubrió la droga. El buque, ahora custodiado por Vigilancia Aduanera, permanece atracado en una zona restringida del puerto malagueño sin nadie a bordo, lo que impediría su huida.

El último puerto que el barco tocó fue El Aaiún, la ciudad más importante del Sahara Occidental, el pasado 24 de junio. Cambió su nombre y también su bandera; antes era de Eslovaquia y ahora de República Democrática del Congo, lo que resulta significativo en un vehículo de estas características. Tanto en éste como en los anteriores casos protagonizados por barcos al ser detenidos por tráfico de droga, la Autoridad Portuaria ha proporcionado todas las facilidades a las fuerzas y cuerpos de seguridad para contribuir a la investigación.