***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

sábado, 11 de febrero de 2012

ESPAÑA Y LA AMENAZA DE LA MAFIA

Ha sido una de las historias financieras de más viralidad la semana pasada. De acuerdo con el informe publicado por la Asociación Nacional de Comerciantes italiana, Confesercenti, la Mafia se ha convertido en la mayor “empresa” por beneficios de toda Italia y, cabría decir, de toda Europa y del mundo mundial. Genera unos resultados anuales de 100.000 millones de euros, el equivalente al 7% del Producto Interior Bruto de aquel país. Un tamaño que con la crisis no ha hecho sino crecer al permitir la diversificación de su actividad hacia nichos sectoriales y geográficos aún no suficientemente explotados.

Es el caso de la financiación al sector privado. El espacio dejado por los bancos ha sido aprovechado por estos criminales para ampliar su presencia en el negocio de la usura. No en vano Mafia Inc. tiene, según el cálculo de los empresarios, 65.000 millones en caja y cerca de 200.000 “clientes”. La desesperada situación de muchas empresas les lleva a caer en sus garras y firmar, en definitiva, su sentencia de muerte. Además ha extendido su presencia hacia Lombardía y otras regiones ricas del norte, haciendo de la necesidad del tejido societario, virtud para sus finanzas. No ha dudado así en crecer en territorio propio del otro para poder italiano: la burguesía corporativa milanesa.

Esto podría parecer un problema local de nuestro vecino en la periferia europea del que no hay por qué preocuparse. Pero tal indiferencia sería un error de juicio de tamaño mayúsculo. Al final, el fenómeno de la economía sumergida, cuestiones culturales aparte, puede tener su origen en dos realidades extremas no excluyentes: un excesivo intervencionismo gubernamental, especialmente en materia fiscal, que lleva al ciudadano a operar fuera del sistema para proteger su renta; y/o la percepción de que la clase política solo defiende su propio interés, lo que justificaría un desapego respecto a su acción que se concretaría en el desarrollo de actividades fuera del ámbito administrativo de influencia.

De ambos factores tenemos para dar y tomar en España. Un ciudadano medio, entre impuestos directos e indirectos, deja el 50% de su renta disponible en las arcas del estado y demás entes regionales y locales, siendo conservadores. Sumen IRPF, IVA, Impuesto sobre los Carburantes, IBIs, tasas y similares, hagan sus propios cálculos y me cuentan. Por su parte, del carácter sistémico de corrupción nacional son buena prueba los casos que hay ahora sobre la mesa en casi todas las regiones de España donde ha quedado probado que, de jefes trincones, subalternos más ladrones todavía. Andemos calientes todos.

Es evidente que, una vez instalada la informalidad como compañera habitual en el devenir económico de un país, quedan sentadas las bases para su control desde atalayas ilegales. No parece factible a día de hoy la reproducción en nuestro país de entramados de la importancia de la Mafia, con sus más de cien años de historia y su extraordinaria presencia institucional. Pero no es descartable que, de perpetuarse la situación actual en el tiempo, puedan surgir conatos de organizaciones criminales de alcance que traten de capitalizar la situación en beneficio propio.

La ocasión, de hecho, la pintan calva para tan siniestros actores. No en vano, tales entramados comienzan, en muchas ocasiones, siendo benefactores de sus miembros, lo que facilita la captación. El desarrollo posterior ya se ha encargado de glosarlo la filmografía varia sobre la materia. Pueblos enteros del Sur de España, quebrados y con parados a cientos, ya están dominados por redes de drogas y tabaco. No es una broma.

De ahí que sea tan esencial, acción policial preventiva y reactiva aparte, uno, que nuestros representantes recuperen su credibilidad y su vocación de servicio ciudadano; dos, que ser ajuste el tamaño del Estado a la necesidad y realidad del país; tres, se persiga el fraude por activa, pasiva y perifrástica en lugar de aumentar la presión fiscal; cuatro, que exista tolerancia cero y castigo ejemplar para la corrupción y así sucesivamente. Incorporen sus ideas. Nos jugamos la italianización política de España, con todo lo que eso supone en términos de desapego y actividad paralela. Cuidado.

belt.es