***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

miércoles, 5 de octubre de 2011

SOBRE LA OPERACION "CAMPEON"

Jorge Dorribo y su entramado empresarial hicieron correr ríos de tinta durante años por su sorprendente capacidad de crecimiento, y el declive de su increíble imperio no le va a la zaga. Desde que saltó la operación Campeón en el mes de mayo no han dejado de sucederse los acontecimientos tanto a nivel judicial como empresarial. A continuación, se reseñan los hechos claves de los últimos meses.

Salta la operación

Una macrorredada impulsada conjuntamente por Vigilancia Aduanera y el juzgado número 3 de Lugo, en colaboración con la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (Olaf) y el Banco Europeo de Inversiones, sacó la investigación a la luz pública a finales de mayo. Se registraron domicilios, sedes de la Xunta, el laboratorio de Nupel y las empresas Proitec y Coveluma. En un primer momento llegó a haber 16 detenidos, entre ellos Jorge Dorribo, el único que permanecería luego en prisión. También fueron detenidos el director del Instituto Galego de Promoción Económica (Igape), Joaquín Varela de Limia Domingues, y el subdirector de Informaciones Especiales de este organismo, Carlos Silva Liste, que salieron en libertad sin fianza al cabo de unas horas y que más tarde fueron apartados de sus cargos. Todos ellos mantienen la condición de imputados. La investigación perseguía una trama de fraude en subvenciones públicas que habría necesitado de delitos como falsedad documental, alzamiento de bienes, blanqueo de capitales y fraude fiscal. El detonante fueron unas escuchas telefónicas por un caso de drogas en las que Dorribo ofrecía a un amigo la posibilidad de pedir ayudas al Igape de forma fraudulenta. A partir de ahí, se inició una investigación aparte.

Nupel hace aguas

Al mismo tiempo que se desarrollaba la operación judicial, la empresa principal de Jorge Dorribo, Nupel, era objeto de un embargo judicial debido a las deudas acumuladas por la firma, procedentes tanto de créditos bancarios como de pagarés y obligaciones incumplidas con varios particulares por un valor total de 3,5 millones. El servicio de Ejecución se incautó de las naves de O Ceao, inmuebles y varios vehículos de alta gama. La jueza nombró un administrador judicial para gestionar la empresa mientras durase su intervención. Días después, la dirección de Laboratorios Nupel presentó concurso de acreedores voluntario con una deuda acumulada de 29 millones de euros. De este modo se paralizó también la ejecución del embargo.

Más denuncias por estafa

A principios de junio, los socios de Jorge Dorribo en la empresa Tramipharma SL, -creada para gestionar y administrar oficinas de farmacia facilitando a los farmacéuticos el dinero necesario para hacerse con una oficina a cambio de quedarse con un porcentaje de los beneficios- presentaron una denuncia contra él por estafa. Esta acción desencadenó otras querellas impulsados por farmacéuticos de varios puntos del país que también se consideraban estafados. Tiempo después, Tramipharma también entraría en concurso de acreedores, del mismo modo que Innova Farmacéutica, otra firma en la que Tramipharma era socia mayoritaria y en la que también tenía presencia Dorribo.

Implicaciones políticas

Las primeras informaciones sobre las posibles vinculaciones políticas de las actividades de Dorribo salieron a la luz en el mes de junio, cuando trascendió que Xoán Manuel Bazarra, el que fuera jefe de gabinete de Fernando Blanco mientras este era conselleiro de Industria -departamento del que dependían las ayudas del Igape- fue fichado por Dorribo nada más dejar la Xunta.

Libertad para Dorribo

A principios de agosto, el empresario Jorge Dorribo consiguió finalmente la libertad condicional. Su abogado, Ignacio Peláez, había solicitado esta medida en dos ocasiones sin éxito, pero la magistrada que lleva el caso, Estela San José, había decidido mantener la situación de prisión argumentando fundamentalmente que apreciaba un elevado riesgo de fuga debido a que buena parte de la labor empresarial de Dorribo se desarrollaba en países extranjeros. Sin embargo, a la tercera fue la vencida y San José, inmediatamente después de la declaración prestada por Dorribo el día 8 de agosto, lo dejó libre. El empresario lucense se trasladó poco después a Alicante, donde permanece. Allí, un socio y buen amigo le ha ayudado a rehacer su vida y a retomar su actividad empresarial.

http://elprogreso.galiciae.com/nova/119247.html