***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 14 de febrero de 2010

RAYOS X EN LA LUCHA CONTRA LOS NARCOTICOS, EXPLOSIVOS, ARMAS NUCLEARES Y TOXICAS.

Mercancías bajo rayos X
El escáner de contenedores del puerto de Valencia refuerza la seguridad y permite cuadruplicar el volumen de inspecciones
14.02.10 Es una potente herramienta de control arancelario y fiscal pero, también, de seguridad y protección. Lleva funcionando tres años en el puerto de Valencia. Es un equipo de inspección no intrusiva, lo que significa que para revisar la mercancía que llega o sale de la instalación portuaria no es necesario acceder al contenedor donde se transporta. Lo hace mediante un acelerador de partículas de 3,5 megavoltios (MeV). Es un escáner gigante de contenedores que radiografía las
estructuras de hierro y descubre los secretos que guardan en su interior.
El escáner comenzó a funcionar en diciembre de 2006 y está incluido en el programa internacional CSI (Container Security Iniciative), un acuerdo impulsado por Estados Unidos tras los atentados del 11-S en Nueva York para establecer un control de aduanas en origen y prevenir nuevos actos terroristas.
La primera potencia mundial exigió tras los trágicos atentados que los países con los que mantenía relaciones comerciales extremaran al máximo sus medidas de seguridad, de ahí que, junto a Valencia, el sistema se instaló en otros recintos portuarios. Actualmente funciona en Barcelona, Algeciras, Bilbao, Vigo y Santa Cruz de Tenerife, además de en los principales recintos portuarios de todo el mundo. El de Vigo, por ejemplo, supuso una inversión de 1,4 millones.
El sistema se asemeja a un gran camión con un brazo lateral móvil que realiza un barrido de los contenedores para cotejar que la documentación que aporta el importador o el exportador es la que corresponde a la carga. El haz de partículas permite detectar si la mercancía es uniforme, su situación en el contenedor o la densidad del producto.
El sistema, además de reforzar la seguridad, contribuye a mejorar la eficiencia, puesto que se gana en rapidez. El barrido de un contenedor oscila entre los 30 ó 40 segundos, dependiendo de sus dimensiones. En total, el trámite puede costar unos cinco minutos. Antes, el vaciado para la inspección ocular de un camión se prolongaba durante tres o cuatro horas, pero podía durar toda una mañana. La consecuencia de su puesta en marcha es que se cuadruplica el volumen de inspecciones, según fuentes de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria en el puerto de Valencia.
La media de contenedores revisados es de 40 diarios, pero se ha llegado a picos de 60. Funciona en horario de 8.30 a 14.30 horas, aunque no se descarta ampliar en el el funcionamiento del dispositivo a 24 horas.
La ventaja también es para el propietario de la mercancía, que en el caso de vaciado manual del contenedor tiene que abonar una cantidad correspondiente a la contratación de operarios para descarga, además del almacén para realizar la maniobra. Además del tiempo necesario para esa revisión. Con el sistema actual, en función del destino, se puede llegar a ganar un día de viaje.
Sólo se someten al examen de los infrarrojos a los transportes considerados «de riesgo» atendiendo a factores de origen, destino, precio, mercancía o peso declarado. No obstante, también se realizan inspecciones aleatorias. Una de las áreas «sensibles» es Estados Unidos, país que informa sobre los tráficos que le interesa revisar.
La inspección es el último paso de una labor de gestión aduanera y de seguridad compleja que sirve para facilitar la localización de mercancía peligrosa, como explosivos, armas o agentes tóxicos o material nuclear. Gracias a este sistema, por ejemplo, en 2007 se confiscó una tonelada y media de cocaína camuflada en botes de piña procedente de México.
La tasa de infracciones, no obstante, es baja, menor del 1%. El Puerto de Valencia es puerta de entrada del Mediterráneo, con gran peso de tráfico asiático. El año pasado, se movieron 3,6 millones de TEU (contenedor de 20 pies).
Seguridad nuclear
Las instalaciones de inspección sin intrusión están en el acceso sur del puerto de Valencia. Entre cuatro y cinco trabajadores, entre personal del departamento de Aduanas y de la Guardia Civil, se encargan del dispositivo.
La seguridad del personal se mide al milímetro. El Consejo de Seguridad Nuclear autorizó la apertura de estos recintos y realiza un seguimiento de las personas que intervienen en su funcionamiento. Cada trabajador dispone de un dosímetro que mide el volumen de radiación que recibe. En el tiempo que el sistema lleva en marcha, en ningún caso se ha superado el umbral mínimo. El recinto está acotado y unos sensores por infrarrojos paralizan el haz de partículas si alguna persona entra en la zona de seguridad. También hay una persona encargada de vigilarlo.


FUENTE...
http://www.lasprovincias.es/v/20100214/dinero/mercancias-bajo-rayos-20100214.html