***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

viernes, 15 de mayo de 2015

Aduanas-Vigilancia Aduanera intercepta un cargamento de 16 toneladas de cigarros de contrabando

Prisión incondicional sin posibilidad de fianza por presuntos delitos de fraude fiscal, contrabando y pertenencia a organización criminal. El magistrado de Instrucción 2 de Vigo envió ayer a la cárcel de A Lama a un empresario chipriota asentado en Grecia y especializado desde hace 25 años en la compraventa internacional de tabaco tras la aprehensión de un tráiler cargado con 16 toneladas de cigarrillos supuestamente ilegales al no haber abonado los aranceles correspondientes en la Zona Franca.

Se trata de una de las mayores incautaciones de tabaco de contrabando en Galicia en los últimos años, pero el juez vigués se ha inhibido en favor de un juzgado de Alicante que el año pasado abrió diligencias secretas para investigar la misma trama internacional de contrabando de tabaco y que en las últimas horas acordó nuevos arrestos en Levante, además de la del chipriota arrestado en Vigo.

El empresario griego negó todos los cargos y cualquier relación con una organización criminal, a la vez que se considera víctima de la trama pues manifestó que estaba convencido de que había negociado con una empresa viguesa de duty free (libre de impuestos), que era la falsa destinataria del tabaco interceptado el pasado 30 de abril por el Servicio de Vigilancia Aduanera en la Zona Franca. Los responsables de la firma, a cuyo nombre figuraba la mercancía procedente de la fábrica griega Sekap (privatizada recientemente), se negaron a recoger las más de 1.200 cajas de cigarrillos Brooks y Absolut Gold y Black ya que no habían realizado tal pedido.

El tráiler con el tabaco entró en la Zona Franca "justo antes" de un fin de semana largo (puente del Primero de Mayo), con lo que se pretendía "intentar dificultar" el rastreo por parte del depósito fiscal de Vigo, según fuentes de la investigación. Para conseguirlo, se habría falseado una identidad en el sistema, con lo que el depósito fiscal "no era consciente" de que se estaba introduciendo ese tabaco de contrabando.

El empresario, que residía en un hotel desde que se descubrió el tabaco, expuso que viajó hasta Vigo para coordinar la venta y conocer a su nuevo cliente, pues si la primera operación comercial salía bien los envíos serían de un camión de tabaco cada mes.

Su versión de los hechos apunta que un extranjero contactó con él en Grecia y se hizo pasar por intermediario de la firma viguesa. Tras recibir el encargo y una transferencia con dinero para los primeros gastos, optó por transportar el tabaco por carretera y no mediante contenedores marítimos -como trabaja habitualmente- dada la urgencia del cliente en recibir la mercancía.

Alquiló un tráiler en Bulgaria y contrató seguridad privada en una empresa especializada para proteger la mercancía. Por eso dos coches cubrían al camión, uno delante y otro detrás, en su viaje desde Grecia. El tráiler cruzó en ferry hasta Italia y desde allí por carretera viajó a Galicia. El empresario griego sostiene que recibió una llamada del intermediario ya en ruta. Le reclamó el resto del dinero que debía transferirle y éste apuntó que tenía que desviar la mercancía y no entrar en Vigo, a lo que se negó porque la documentación establecía la entrega en la Zona Franca y así lo hizo.

El empresario griego, antes de entrar en prisión, apuntó que en Zaragoza alertó a la Policía porque temió un atraco en un área de servicio. Explicó que tiene depositado un aval de un millón de euros en la Aduana griega por su actividad y que trabaja habitualmente con zonas francas de Alemania y Holanda. El tabaco interceptado fue trasladado a un depósito de Vigilancia Aduanera y el camión podría devolverse a su propietario, una empresa de transporte en las próximas horas. Alojados en el mismo hotel vigués se encuentran todavía los dos chóferes del camión y los dos vigilantes de seguridad. En los próximos días regresarán a su país.