***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

lunes, 17 de marzo de 2014

EL SERVICIO DE VIGILANCIA ADUANERA INTERCEPTA UN MERCANTE QUE TRANSPORTABA 12 TONELADAS DE HACHÍS

Un mercante de 63,5 metros de eslora llamado 'Mayak' ha arribado este lunes al Puerto de Málaga con 12 toneladas de hachís a bordo, tras ser interceptado por el Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en una operación desarrollada en el Mar de Alborán. El barco ha quedado bajo custodia policial.

El dispositivo en alta mar fue desarrollado este domingo por el buque de operaciones especiales Fulmar, del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA), adscrito a la Agencia Tributaria, en colaboración con las autoridades aduaneras francesas e italianas.

En la operación han sido detenidos ocho miembros de la tripulación, todos ellos de origen sirio, y se han recuperado 400 fardos de 30 kilogramos de hachís cada uno.

Los detenidos, junto con la embarcación y la droga intervenida, han pasado a disposición judicial, según han informado el delegado de la Agencia Tributaria en Málaga, Juan Rico Martínez, y el capitán del Fulmar, Jesús García de Leániz Caparrós.

El buque llamó la atención de las autoridades porque hacía maniobras en el Mar de Alborán, y la zona en la que se encontraba no es habitual para un barco de estas características. Por ello, establecido el oportuno dispositivo aeronaval, el patrullero de operaciones especiales Fulmar de Vigilancia Aduanera se dirigió a la zona para interceptar el buque.

Una vez localizado y con autorización del país de abanderamiento, se abordó el mercante, y se localizaron unos 400 fardos distribuidos entre la bodega de popa y la propia cubierta, por lo que "era relativamente fácil verlos", según Rico Martínez.

El barco fue de hecho abordado cuando acababa de completar la carga, y la tripulación no opuso resistencia porque "estaba todavía estibando". "Se les sorprendió totalmente", ha apostillado.

La nueva ruta de la droga

Por el rumbo que llevaba el buque mercante, que podría haber sido utilizado en otras actuaciones de este tipo, se prevé que se dirigiese hacia las costas gaditanas.

Según el capitán del Fulmar, ha habido un cambio en la manera de operar por parte de estos grupos, empleando ahora barcos más grandes para introducir la droga. Con esta operación, desde el pasado mes de junio son ya seis las aprehensiones de grandes cantidades de hachís realizadas por Aduanas en la nueva ruta del Mediterráneo oriental, con un balance de más de 75 toneladas de droga incautadas.

Para ello, ha sido fundamental la implantación de dispositivos de análisis y control en la ruta comercial del Mediterráneo por las autoridades de Francia, Italia y España, que han derivado en la interceptación de 11 buques que portaban grandes cargas de hachís.

Esta nueva operación ratifica la importancia de esta ruta abierta para el tráfico de hachís. En el último año, por parte de las autoridades de Italia, Francia y España se ha procedido a la aprehensión de los buques Adam, Gold Star, Luna-S, Moon Light, Avenir de Safi II, un pesquero egipcio sin nombre, dos más en Italia, Berk Kaptan, A la Voluntad de Dios y ahora el mercante Mayak.

Seis de estas operaciones se han realizado por Vigilancia Aduanera. Todas ellas transportaban cantidades que llegaban hasta las 30 toneladas de hachís.

Con la finalidad de controlar esta nueva ruta del tráfico del hachís, el Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria ha establecido una vigilancia intensiva y permanente sobre la zona, evaluando el riesgo del tráfico marítimo de mercancías e intensificando la colaboración internacional.

Como en sus cinco anteriores actuaciones, la aprehensión del mercante Mayak ha sido resultado de esta estrategia. Las organizaciones de narcotraficantes son ágiles y flexibles, adaptándose rápidamente a los nuevos escenarios.

El control de la ruta del Mediterráneo oriental y de este tipo de embarcaciones es sumamente complejo. Los investigadores sospechan que esta ruta estaría siendo empleada por organizaciones situadas en países del norte de África.

Transportarían importantes cantidades de hachís en barcos de tipo mercante o pesquero, buques comerciales que efectuarían transportes legales y, a su salida, con una breve parada técnica, reciben importantes cantidades de droga para su traslado a los países más orientales del Mediterráneo.

Estos barcos también pueden ser utilizados como buques nodriza para transbordar el hachís a otras embarcaciones menores, que las introducirían directamente en la costa comunitaria, española, francesa o italiana.