***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

miércoles, 30 de enero de 2013

CONDENADOS A ENTRE 6 Y 11 AÑOS DE PRISION POR UN ALIJO DE 2 TONELADAS DE COCAINA

La Audiencia Nacional ha condenado a penas de entre 6 y 11 años de cárcel a los seis miembros de una red que intentó introducir en 2009 dos toneladas de cocaína camufladas en un cargamento de flores proveniente de Colombia.
Los hechos, sentenciados por la Sección Primera de la Sala de lo Penal, se remontan al 23 de diciembre de 2009, cuando aterrizó en el aeropuerto de Vitoria Foronda un avión procedente de Bogotá con una carga declarada de 43.038 kilos de flores frescas que tenían como destino unos viveros de la zona.
Al proceder a inspeccionar la mercancía, los agentes de vigilancia aduanera encontraron dentro de los palés que cargaban las flores 2.016 paquetes de cocaína "perfectamente encajados" en sus travesaños.
En total, se sacaron de los palés 2.005 kilos de droga con una pureza del 61%, que habría alcanzado un valor en el mercado de 58,5 millones de euros, según recoge la sentencia.
El responsable de la trama que importó la cocaína desde Colombia es José Ramón Jiménez Villamil, un colombiano condenado a 11 años de cárcel que presidía la compañía de "handling" International Air Cargo Lines, que gestionaba envíos aéreos con base en el aeropuerto El Dorado de Bogotá.
Jiménez Villamil, indica la sentencia, mantuvo desde 2008 varios encuentros con empresarios del sector aeronáutico para planear la manera de introducir la droga, entre ellos Miquel Rafael Martínez Navarro, condenado a 10 años de cárcel y que trabajó hasta enero de 2009 en el despacho aduanero ATB Transitorium.
En un principio, el líder de la red contactó con representantes del aeropuerto de Ciudad Real, entre ellos Ricardo González Placer (condenado a 10 años), quien captaba clientes y gestionaba cargas para el aeródromo de gestión privada.
Al ver que era difícil llevar la droga hasta la localidad manchega, González Placer presentó entonces al cabecilla a varias personas del aeropuerto de Vitoria, donde poseía "importantes contactos".
Jiménez Villamil encargó a Martínez Navarro que se constituyera una sociedad como destinataria de las flores, la cual figuró a nombre de otros dos condenados: Francisco Javier Lozano Santoro, sobre quien recae una pena de 6 años de cárcel como cómplice de un delito de tráfico de drogas, y Mario Sergio Sánchez Santoro, condenado a 10 años como autor.
El sexto condenado, en este caso a 10 años de cárcel, es Diego León Jiménez Utima, quien se habría encargado de controlar la llegada de la cocaína y las labores de descarga en la nave que la empresa había alquilado en Jundiz (Vitoria).
Cinco días antes de la llegada de la droga, la sentencia narra que se hizo un vuelo de prueba con mercancía legal para que los implicados en la trama se pudieran cerciorar de los controles, trámites y medidas de seguridad del aeropuerto vasco.
La sentencia cuenta con un voto particular del magistrado Javier Lázaro en el que considera que solo quedó probado el delito de tráfico de drogas en el caso del líder de la red, y no en los cinco restantes condenados.
Lázaro explica que en el juicio, celebrado el pasado diciembre, no se practicó ninguna prueba directa que probara que los cinco supieran los propósitos del cabecilla, ya que ni se ocupó droga en su poder ni ninguna declaración les incrimina directamente.
elmundo