***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

sábado, 8 de diciembre de 2012

HEMEROTECA: LOS 2.000 KILOS DE COCAINA DEL "RAPANUI"

ES UNO DE LOS OBJETIVOS DE ESTE SITIO WEB  INTERCALAR ARTICULOS ACTUALES CON AQUELLOS OTROS QUE POR SU RELEVANCIA FUERON PUBLICADOS EN PRENSA HACIENDOSE ECO DE LA LABOR REALIZADA POR EL SERVICIO DE VIGILANCIA ADUANERA EN LA LUCHA CONTRA EL NARCOTRAFICO, EL CONTRABANDO Y EL BLANQUEO DE CAPITALES.
SI DESEA ACCEDER A TODAS LAS NOTICIAS DE HEMEROTECA PUBLICADAS EN ESTE BLOG TAN SOLO TIENE QUE ESCRIBIR LA PALABRA "HEMEROTECA" EN EL RECUADRO "BUSCAR EN ESTE BLOG" QUE APARECE EN LA PARTE SUPERIOR DE LA DERECHA.

NOTICIA PUBLICADA EN 2006

 LOS AGENTES DEL SERVICIO DE VIGILANCIA ADUANERA-SVA ABORDARON EL PESQUERO Y SE INCAUTARON MÁS DE 2.000 KILOS DE COCAÍNA PARA UNA RED GALLEGA EN 2001.

La Audiencia Nacional ha condenado a penas de prisión, que van de los 12 a los 17 años, a los trece imputados por el alijo de más de 2.000 kilos de cocaína dirigido a clanes gallegos, e intervenido el 24 de noviembre de 2001 en el pesquero Rapanui por el Servicio de Vigilancia Aduanera.

El lucense Ángel Toirán Maside recibe la máxima condena, 17 años, al ser reincidente en delito de narcotráfico. Mejor suerte tiene el arousano Manuel Rey Vilela, que se libra de la agravante de jefe de grupo y financiero que le imputaba el fiscal y que se enfrentaba a una petición de 17 años de prisión. Ambos habían sido considerados por la Fiscalía las piezas claves de la red desarticulada
El fallo judicial respalda la labor del juez de Vilagarcía José Antonio Vázquez Taín, quien dirigió la operación. Así, se deniegan las nulidades de actuaciones presentadas por los abogados de la defensa contra la actuación del juez, contra las escuchas telefónicas, contra la actuación de los funcionarios de Vigilancia Aduanera como policía judicial y contra un posible balizamiento del barco que no fue probado.
El abordaje del Rapanui cerca de la isla de Madeira por el patrullero del SVA Petrel, la incautación de más de 2.000 toneladas de cocaína y la detención de 13 personas en mar y en tierra supuso la desarticulación de una red dirigida por supuestos lugartenientes de históricos del narcotráfico que debutaban como máximos responsables con este alijo. De haberles salido bien, los beneficios brutos superarían los 17 millones de euros, ya que el valor del alijo rondaba los 77,5 millones de euros, al cotizarse el kilo de cocaína a unos 35.156 euros.
Los arousanos Jesús Martínez, "Suso", y Manuel Domínguez Oliveira contactaron con el asturiano Francisco Miranda Velasco para que les buscara un barco. De hecho, está imputado en varias causas por fletar barcos para grupos gallegos y en su día fue condenado con Laureano Oubiña. Los vilagarcianos Antonio Otero Berride y José Antonio Fabello consiguieron la tripulación. El Rapanui, barco de apoyo del Estrella Oceánica que aportó Toirén, tuvo que recoger la droga y la tripulación del otro barco, que fue hundido al sufrir una avería.

Una flota de cascajos para una organización con contactos en Marruecos y Colombia

La organización gallega que se estrenaba con el Rapanui tenía contacto con proveedores de hachís y cocaína en Marruecos y Colombia, pero le faltaba liquidez. De ahí que utilizaran el cascajo marítimo que aportó Miranda Velasco y que por varias veces tuvo que tocar puerto, en España y Madeira, para solucionar las averías que se presentaron. El barco encargado del transporte, el Estrella Oceánica, tampoco se encontraba en mejor estado, y acabaron hundiéndolo. Basta recordar que el Rapanui, cuya bandera se desconoce ya que utilizó una hondureña y otra chilena, fue subastado por 100 euros en Vilagarcía tras ser intervenido.

Ambos barcos presentaban también deudas que la organización tuvo que saldar para que pudieran salir de puerto y, de hecho, inicialmente estaba previsto realizar el transporte en un pesquero portugués al que la Guardia Civil impidió zarpar.
La sentencia de la Audiencia Nacional aplica el agravante de organización a los arousanos detenidos en tierra, así como a los tripulantes del Rapanui, caso del capitán Joaquín Montañés Porto; su mujer, Concepción Rodríguez que actuaba de enlace de las telecomunicaciones desde tierra, y José Antonio Domínguez Aragunde. "No son meros subalternos, sino que entran en el seno de la organización como revelan conversaciones y seguimientos".
Agravante que no se aprecia en los dos tripulantes del Estrella Oceánica, el colombiano José Aisnel Moreno así como Roberto Bermúdez.
El fallo descarta como atenuante el hecho de que José Antonio Fabello sea consumidor de estupefacientes y esté sometido a programas de rehabilitación.
Entre los hechos probados se indica que la investigación del Servicio de Vigilancia Aduanera y del juzgado de Vilagarcía se inició tras tener conocimiento de que el titular de la cafetería "Europa" se dedicaba al tráfico de estupefacientes. Éste contactó con Jesús Martínez para preparar un transporte por mar, inicialmente de hachís. Su investigación llevó hasta la organización desarticulada.
Los problemas técnicos y monetarios que salpicaron el transporte del alijo se resolvían en distintos restaurantes de O Salnés, pero también en Ourense (donde residían Montañés y su esposa), en el sur de España, en Madeira y en la bodega de Rey Vilela en Rubiáns (Vilagarcía).
La sentencia decreta, además, el comiso de los vehículos que fueron embargados en su día a los ahora condenados, quienes deberán pagar de forma conjunta las costas del juicio en la Audiencia Nacional.

Suman multas de 108 millones de euros

Las penas impuestas por la Audiencia Nacional suman 181 años de prisión y las multas, 108 millones de euros.