***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

viernes, 2 de noviembre de 2012

SOLICITAN 36 AÑOS DE PRISION PARA CUATRO ACUSADOS DE INTRODUCIR EN ESPAÑA MAS DE 985 KILOS DE COCAINA

 Yucas con un corazón muy blanco
 
Nunca dos cargamentos de fruta fresca valieron tanto. Claro está que no se trataba de unas piñas tropicales y unas yucas cualesquiera; éstas tenían el corazón muy blanco. Tan blanco y, sobre todo, tan valioso, que habrían servido para solucionarles la vida a unos cuantos 'comerciantes', a sus hijos y hasta a los hijos de sus hijos.
Las particularidades de este cargamento se descubrieron en junio de 2009, a raíz de una operación iniciada por agentes de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Comisaría de Alicante y del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT). Éstos obtuvieron algunos datos que apuntaban a que una empresa dedicada a la importación de fruta, con domicilio en La Matanza (Fortuna), estaba aprovechando supuestamente esos portes para introducir en España grandes cantidades de cocaína.
Con la oportuna autorización de un juzgado de Instrucción de Orihuela, los agentes procedieron a intervenir el teléfono de la empresa Polfrut S.L. y de los dos socios propietarios, Francisco O.G., de 48 años, y Ginés E.G., de 54 años, lo que permitió descubrir que éstos «estaban preparando la importación de dos contenedores, procedentes de Ecuador, en cuyo interior se ocultaría cocaína, en concreto escondida dentro de la fruta tropical. La fecha de llegada a territorio nacional estaba prevista para el 16 de junio de 2009 por el puerto de Algeciras, para su posterior traslado a Murcia». Así lo señala la fiscal antidrogas en el escrito de calificación, al que ha tenido acceso 'La Verdad'.
Junto a los dos sospechosos de importar la droga se descubrió a otros dos presuntos implicados más: José Manuel C.G., de 55 años, encargado de la empresa y supuesto responsable de su recepción, extracción y almacenamiento, y un ciudadano sudamericano, Oswaldo R.M., de 33 años, presunto responsable de garantizar la llegada de la droga y su posterior distribución.
El Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) de la AEAT y la Policía Nacional lograron identificar los contenedores que llevaban la droga en su interior, el MWCU 6161414 y el MWFU 6004056, en los que figuraba como empresa exportadora Agripo Corp de Ecuador. Ambos, según la documentación oficial, transportaban 1.800 cajas de piña tropical, con unos 20.000 kilos, y 1.120 cajas de yuca, con otras 20 toneladas.
Uno de los contenedores llegó a Algeciras el 17 de junio y fue trasladado en un camión hasta la sede de la empresa Polfrut S.L., en la que ya esperaban Ginés E.G., Francisco O.Y., José Manuel C.G. y Oswaldo R.M., todos los cuales fueron detenidos, así como una quinta persona que logró escapar cuando los agentes intervinieron.
En el contenedor fueron hallados 522,414 kilos de cocaína de gran pureza, que fueron decomisados, al igual que 460.000 euros en metálico que fueron encontrados durante el registro de la nave. Lo mismo se hizo con un Audi Q7, un Audi A4, un BMW 530 y un Peugeot 308 que conducían los sospechosos.
El segundo contenedor llegó unos días más tarde a Algeciras y se procedió a allí mismo a su apertura, con autorización judicial, lo que permitió intervenir otros 272,700 kilos de cocaína de gran pureza que, como había ocurrido con el primer envío, iban ocultos en el interior de la yuca fresca en unos cilindros prensados, precintados y recubiertos de cera.
Los más de 985 kilos de cocaína tenían un valor calculado por la Fiscalía en 13,9 millones de euros.
Ahora, más de tres años después del decomiso del que es, hasta la fecha, el mayor alijo de cocaína intervenido en la Región, el sumario está concluido y el fiscal ha redactado su escrito de conclusiones provisionales. En el mismo solicita cuatro penas de nueve años de prisión para cada uno de los cuatro sospechosos, por un delito contra la salud pública de sustancias que causan especial daño a la salud, así como al pago conjunto de una multa de 13,9 millones.
Está previsto que en el juicio declaren hasta 43 agentes de los grupos especializados UDYCO, GRECO, Policía Judicial y Policía Científica, así como de Aduanas, que participaron en la investigación sobre la gran operación de narcotráfico.