***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 22 de enero de 2012

EL CAPO QUE DEJO DE FUMAR

Manuel Gulías, detenido esta semana por el SVA en un golpe a la mayor red de tabaco ilegal de Galicia, llevaba 30 años traficando.

La caída de Manuel Gulías no es una muesca más en la pistola del juez José Antonio Vázquez Taín, azote de los narcos arousanos y un especialista en todo tipo de mafias. Gulías, considerado como un histórico del contrabando de tabaco, era una pieza cotizada en media Europa y hasta ahora nadie había podido echarle el lazo. Y eso que los primeros informes sobre él de la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) datan de hace treinta años.

Natural de Dornelas, en Silleda, se fue muy joven a Andorra. Dicen sus vecinos que ya apuntaba maneras de niño, que, en ese sentido, era espabilado y listo. Y la policía cree que en el principado aprendió pronto el oficio ocultando bajo el transporte de lo que fuese, desde fruta y muebles hasta ropa para el tercer mundo, una red a la que atribuyen haber distribuido por toda Europa tabaco comprado en Andorra a bajo precio por su baja fiscalidad.

Allí estuvo veinte años y con andorranos emparejó a sus hijas. Sus yernos estaban con él cuando lo detuvieron esta semana en Madrid y los investigadores creen que ellos le ayudaron a establecer las potentes conexiones internacionales con las que operaba esta organización, considerada una de las mayores de Europa.

Un emporio inmobiliario

Sus actividades le dieron para montar un emporio inmobiliario que creció al calor del bum del ladrillo. La Agencia Tributaria le ha intervenido 60 inmuebles entre viviendas, naves industriales y locales comerciales. Una de sus hijas tenía una tienda en la calle Molinera, de Lalín, famosa por tener complementos de marca a bajo precio. Un indicio sospechoso.

El ladrillo no le fue muy bien. La inmobiliaria que le montó a uno de sus yernos en Bandeira (Silleda) tuvo problemas que hicieron que Gulías desapareciese un poco de la vida pública. Incluso un banco tenía una ejecución hipotecaria de unas naves industriales de su propiedad. Quizás por tantos líos, ya hacía seis meses que sus vecinos no le veían, pero dicen que era un hombre espléndido que daba buenas aportaciones a la comisión de fiestas. Fumar, fumó, pero parece que tuvo que dejarlo por problemas de salud, lo que no le animó a abandonar también sus negocios. Más bien al contrario.

En Silleda, la familia contaba con dos mansiones muy cerca la una de la otra. En la que vivía la hija hay una piscina y hasta una habitación del pánico, blindada y con grandes paredes. En el jardín, una excavadora que ofrecía a los vecinos cuando la necesitaban para alguna chapuza. En la otra, una casa restaurada, residían Manuel Gulías y su mujer. Ahora el presunto capo vive en prisión. Taín ha puesto fin a una vida de leyenda.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2012/01/22/capo-dejo-fumar/0003_201201G22P17992.htm