***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

miércoles, 26 de octubre de 2011

SOBRE LA EVASION DE CAPITALES

Rara es la semana que no se publica en algún medio noticias relacionadas con cuentas opacas de grandes fortunas en Suiza, con procedimientos judiciales a entidades financieras por esta causa o con el descubrimiento de desvíos masivos de dinero de ciudadanos europeos a este país. El último ha sido el protagonizado por ciudadanos griegos, que han desviado más de 200.000 millones de euros a Suiza desde que comenzó la crisis presupuestaria y financiera del país.

En España estamos bien servidos en este tipo de fraudes. Hace poco más de un año, la Agencia Tributaria se vio obligada a regularizar la situación de casi 700 evasores fiscales incluidos en una lista aireada por un empleado de la entidad HSBC. En relación con este caso, la Audiencia Nacional investiga todavía si la familia Botín y otros once miembros de su familia se encuentran al día en la regularización de sus cuentas opacas en el HSBC Private Bank Suisse.

El común de los mortales no entiende como es posible que en una coyuntura de necesidad fiscal como la actual, los fiscos de los distintos países no se empleen más a fondo para atajar esta práctica tan antigua como es la fuga de capitales.

En el caso español, ¿realmente puede?. Es importante aclarar que, en virtud de la libre circulación de capitales existente en la Unión Europea, cualquier ciudadano puede abrir una cuenta en Suiza sin traba alguna siempre que pague los debidos tributos por ello, otra cosa muy distintas es desviar fondos a cualquier otro país que previamente se ha escondido a Hacienda.

Según los expertos fiscales, la administración tributaria española no lo tiene nada fácil a la hora de perseguir este tipo de delitos, ya que el procedimiento que utilizan los empresarios y hombres de negocio a la hora de materializar la fuga de capitales es tan sofisticado que impide un exhaustivo seguimiento al rastro del dinero.

Como apuntan desde el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), las grandes fortunas ya no sacan el dinero del país en los míticos maletines. Ahora abren una filial y la correspondiente cuenta bancaria en algún paraiso fiscal. Posteriormente hacen transferencias periódicas a esa cuenta a cargo de un trabajo o servicio ficticio. De ahí se envía en pocas horas o días a otra cuenta en Suiza. Y más tarde, el evasor en cuestión se lo imputa como un gasto o pérdida en las cuentas de sus negocios, lo que hace que ese dinero no tribute.

Para las autoridades fiscales es complicado investigar estas operaciones opacas, ya que muchas veces no tiene acuerdos con el fisco de esos paraísos fiscales. Además, los organismos tributarios de los países utilizados a modo de intermediarios apenas consiguen obtener información de los infractores ya que ni los nombres de los titulares ni de la empresa guarda relación alguna con la verdadera identidad del evasor.

Aún así, ¿es tolerable que sigan disfrutando de esta impunidad los más ricos cuando son las clase medias y las bajas las que más se están viendo castigadas por la crisis?. Conviene no olvidar que combatir el fraude fiscal es uno de los grandes aliados de los estados para aumentar sus ingresos y combatir el déficit presupuestario sin necesidad de recurrir a medida tan impopulares como la elevación de los impuestos o el recorte de servicios básicos de la sociedad del bienestar.

Y es que según el banco Merrill Lynch el montante total de dinero opaco oculta por grandes fortunas en paraisos fiscales a nivel mundial alcanza la nada despreciable cifra de entre 5 y 7 billones de dolares.

http://www.invertia.com