***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

lunes, 11 de julio de 2011

DE VERGUENZA, DEJAN LOS MEDIOS AEREOS DEL SVA DEDICADOS A LA LUCHA CONTRA LA DROGA EN MINIMOS RIDICULOS DESPUES DE SER PRIVATIZADOS.

SEGUN FUENTES MILITARES SE ESTAN UTILIZANDO PILOTOS NO PERTENECIENTES AL EJERCITO EN LA LUCHA CONTRA EL NARCOTRAFICO ES DECIR, EL MISMO PILOTO QUE HOY VUELA CON ADUANAS MAÑANA ESTA EN UN SERVICIO DE AEROTAXI CON LO QUE ESTO CONLLEVA YA QUE TIENEN ACCESO A INFORMACION SENSIBLE SOBRE LA OPERATIVA DEL SERVICIO.

El acuerdo entre la Agencia Tributaria (AEAT) y la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada Inaer y Airbus Military (filial de EADS) estaba tocado de muerte antes de ponerse en marcha.

AEAT privatizó el servicio de lucha contra el narcotráfico el pasado año porque los aviones del Ejército del Aire no estaban preparados para realizar vuelos nocturnos, momento del día que aprovechan los narcotraficantes para introducir la droga sin ser vistos. Así, el contrato firmado con Inaer por 5,5 millones de euros y que entró en vigor el 1 de octubre de 2010, no se cumple, rebajando la vigilancia a límites casi ridículos.
Según fuentes militares vinculadas al servicio, el Estrecho es una autopista para los traficantes porque no hay vigilancia. Antes de la privatización, la flota la componían seis aviones. Tras la externalización, el mal estado de estas seis aeronaves cedidas a Inaer ha hecho imposible su recuperación y sólo hay tres aviones que han podido obtener la matrícula civil para poder operar desde las bases de Alicante y la de Santiago. Su precariedad hace que la mayor parte del contrato se haya dedicado a la recuperación de los aparatos, que necesitan pasar por revisiones más de lo habitual y les impide realizar misiones de vigilancia. Así, las bandas organizadas pueden cruzar el Estrecho con total impunidad durante diez días al mes. Las mismas fuentes apuntaron que no hay constancia de que los días que no se patrulla intervenga la Guardia Civil, más preocupada por realizar intervenciones contra la inmigración ilegal y sin los medios necesarios para realizar este tipo de tareas.
Las malas condiciones de las aeronaves y el contrato «leonino» obligaron a reducir las horas de vuelo de 2.700 a menos de la mitad, 1.300. Además, de los dos aviones disponibles (el tercero suele estar parado por avería o revisión) uno siempre está en la base de Santiago, en la que hace más de tres años que no se hace ninguna operación con éxito. Buena culpa de ello puede estar en que la aeronave sólo ha realizado 17 horas de vuelo en los dos últimos meses, operativa que se cumple en tres o cuatro días en la base de Alicante. En esta situación también interviene la política, ya que la Xunta solicitó al Gobierno la presencia de esta aeronave, a pesar de su escasa operatividad. Esto provoca que la base de Alicante realice el 40 por ciento de sus vuelos en zona de Levante y Barcelona, cuando la prioridad debería ser el estrecho, principal punto de entrada de estupefacientes en Europa.
Otro de los obstáculos con los que se encuentra la AEAT en la lucha contra el narcotráfico es la falta de medios. El contrato estipulaba la instalación de cuatro cámaras térmicas de visión nocturna que, a día de hoy sigue sin instalarse. Además, una de las principales justificaciones para la privatización del servicio tampoco se está cumpliendo. Todavía ninguna aeronave ha realizado una misión de vigilancia de noche. Los radares de exploración tienen un ratio de fallo del 95 por ciento y se tienen que utilizar radares meteorológicos, es decir, es como buscar una aguja en un pajar. Por ello, y para intentar lograr un mejor resultado han recuperado el uso de prismáticos, muy limitados y que retrotraen el servicio a hace más de 50 años.

Continuos incumplimientos
Lo más grave es que el Gobierno cedió un servicio que no está dando resultados y al que permite continuos incumplimientos. De los once pilotos que Inaer tenía que contratar, ha empleado a seis, de los que sólo dos tienen dedicación exclusiva. «Cada día sube un piloto diferente y sin experiencia», señala un militar que no quiere identificarse para no sufrir represalias. «Hoy vuelan aduanas y mañana están volando un servicio de aerotaxi por Europa... en fin, un cachondeo», explica.
El problema podría agravarse ya que el acuerdo con el consorcio de empresas está en el aire. Inaer había hecho una apuesta de futuro pero puede echarse atrás. La compañía asumió seis aviones, de los que sólo pueden operar tres y que están constantemente inoperativos debido a su precariedad. Algunos vuelos han tenido que suspenderse porque corría peligro su seguridad. Así, la mayor parte del montante del contrato se ha ido en reparaciones, pero la sangría no cesa.
De esta forma, la UTE tiene las manos atadas y no puede cumplir con el acuerdo porque le exigiría un desembolso que no está dispuesta a realizar. Cada día que pasa el acuerdo está más cerca de romperse. Si esto sucede, sería un fuerte varapalo para la Agencia Tributaria, que privatizó el servicio para ahorrar costes y se vería obligado a volver a firmar un acuerdo con el Ejército que asegurara la viabilidad del servicio. A día de hoy ha quedado demostrado que hay servicios clave que no pueden privatizarse y que la decisión de AEAT sólo ha favorecido a las mafias del narcotráfico, que campan a sus anchas por el Estrecho y que están haciendo el agosto desde finales del año pasado.

Avalancha de inmigrantes
En los últimos días y, coincidiendo con la llegada del buen tiempo, se está produciendo un verdadero aluvión de inmigrantes que tratan de acceder ilegalmente por mar a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Hasta 25 «sin papeles» fueron interceptados ayer, por lo que la cifra de personas que lo han intentado en julio supera ya la centena. Una patera con 17 subsaharianos fue hallada cuando accedía al puerto de Melilla, mientras que otra embarcación con ocho personas a bordo fue rescatada en las inmediaciones de Ceuta.

http://www.larazon.es/noticia/5459-via-libre-al-narcotrafico-en-el-estrecho