***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

lunes, 18 de octubre de 2010

SVA: LOS REYES DEL SUR.

Sonó el teléfono y sabía que no iba a morir. El destino, como él dice, le había colocado en el lado de los buenos. Sólo una vez le vio la hoz a la parca, en una intervención de la que dice 'haber aprendido'. Dos horas en el mar en mitad de la noche, tras estrellarse tu helicóptero, dan mucho que pensar. Javier Collado, comandante del helicóptero Argos I, vigila desde hace 24 años la zona más caliente de las costas españolas: el Estrecho de Gibraltar. Él y dos compañeros más, uno de ellos su sobrino, conforman 'el pájaro de Algeciras'. Los pájaros o helicópteros son el medio de Vigilancia Aduanera más temido por los narcotraficantes.
Ellos son la punta de lanza de un equipo que cuenta con más de 400 personas, un aviocar, tres helicópteros y 14 lanchas de alta velocidad. La sección andaluza de Vigilancia Aduanera es la más activa de esta dirección de Agencia Tributaria. Al año incautan más de 100 toneladas de hachís, la mitad de lo que se aprehende en todo el país. De ahí que no sólo acumulen halagos por parte de las administraciones nacionales y europeas, también la literatura se fijó en ellos. Arturo Pérez- Reverte les inmortalizó en 'La reina del sur' (de ahí el inicio del reportaje). No obstante, los flashes no les gustan a estos seres nocturnos. El único foco que aceptan es el suyo apuntando a una 'goma' en medio de una descarga de alijo.

En eso consiste el operativo de vigilancia, horas y horas en el aire escudriñando el mar con una cámara térmica que podría registrar los ojos de un hombre a 5.500 pies de altitud. Cuando se detecta una goma, avisar a las lanchas rápidas, y perseguir a la embarcación a más de 150 nudos (unos 300 kilómetros por hora) hasta que alijen en la playa. 'Es la única forma de coger mercancía que es lo que nos interesa' dice el piloto de una de las lanchas rápidas. 'Antes había respeto entre buenos y malos', dice Javier. 'Ahora se ha perdido el misticismo, cada uno hace su labor desde el lado que le ha puesto el destino', añade.
Todo ello, se realiza en una franja de territorio amplísima apenas separada por trece kilómetros de la costa africana. Ése es el punto débil, la cercanía. 'Al ver ellos la costa siempre van a intentar huir y eso dificulta mucho la persecución', comentan desde la patrullera. A pesar de que las 'Águilas', lanchas rápidas de vigilancia, tienen una potencia de 1200cv y pueden superar los 50 nudos (unos 100 kilómetros hora), los traficantes tienen 'Fórmulas Uno' del agua. 'Las de tres motores en persecución son inalcanzables pero a las de dos se les puede dar guerra', puntualizan los funcionarios. No obstante, muchas veces, aunque no les cojan ese acoso sirve para que los contrabandistas tiren la mercancía al mar.

Al trabajo activo de vigilancia e interceptación hay que sumarle la prevención informática, una no menos oscura labor que la que se realiza sobre el agua. Internet se combina con el clásico chivatazo para favorecer el trabajo de las unidades operativas. Una de las últimas intervenciones se saldó con la aprehensión de un velero llamado Phoenix III en cuyo interior había más de 30 sacos de hachís con un peso de más de 5.700 kilos. Probablemente, mientras lean estas líneas las aspas del helicóptero ya habrán olido nuevas víctimas y los motores de las lanchas ya habrán rugido tras otros 'malos'. Y esta novela jamás tendrá fin.
http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/latrinchera/2010/10/17/los-reyes-del-sur.html