***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

sábado, 1 de mayo de 2010

UNIDADES DEL SVA ADSCRITAS A MADRID DESCUBREN UNA BOMBA DE COCAINA EN CORREOS.

A simple vista era un paquete postal más, con remite de Costa Rica y destino en Jaén. Pesar pesaba, eso sí: dentro había un motor, una bomba de riego. Y no una bomba cualquiera. Una bomba con un paquete que contenía una cantidad aproximada de 300 gramos de cocaína, según han informado fuentes cercanas al caso. Ha trascendido que se detuvo a dos personas, de origen sudamericano, por su relación con el caso. La operación sigue abierta.
Es la primera vez que se intenta introducir cocaína en Jaén por el procedimiento de camuflarla dentro de maquinaria. Las fuentes consultadas indican que se trata de un trabajo bien hecho: costó dar con la droga, a pesar de que se tenía la completa seguridad de que iba dentro de la bomba. Hubo que proceder a desmontarla prácticamente por completo hasta que apareció el paquete.
La cocaína llegó en un envío postal. Las fuentes consultadas han explicado que fue detectado por los servicios de vigilancia aduanera en Madrid, quienes pusieron el hallazgo en conocimiento de la autoridad judicial correspondiente. El juez decidió que no tenía sentido destapar el pastel en ese momento. Así que ordenó usar el paquete como cebo, manteniéndolo siempre vigilado. La bomba llegó a Jaén.
Ahí entraron en acción agentes de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado en Jaén, en coordinación con los servicios de vigilancia aduanera. Había que seguir el rastro del paquete, comprobar quién lo recibía y llegar lo más lejos que se pudiera entre las personas a las que se dirigía. Fuentes cercanas al caso han revelado que frecuentemente en los envíos postales de droga se usan 'conejillos de indias' como receptores o se ponen direcciones auténticas y destinatarios ficticios.
Hubo agentes que incluso se hicieron pasar por carteros en el transcurso de la operación, han indicado fuentes cercanas al caso. La investigación llegó hasta dos personas que fueron detenidas y puestas a disposición judicial.
Un paquete con alrededor de 300 gramos de cocaína de buena pureza puede convertirse en casi un kilo una vez que los 'químicos' lo han engordado. Unos 60.000 euros puesto en la calle.
En fuentes de la investigación la pregunta que ha surgido tras el hallazgo de la bomba de cocaína es cuántos envíos han podido llegar a su destino sin ser detectados.
Ropa y libros
El envío de cocaína desde Sudamérica a Jaén en paquetes postales no es nuevo. Se detectó ya en el segundo semestre del año pasado, en una operación con cuatro detenidos.
Ésta operación tuvo su inicio el pasado día 17 de septiembre, cuando efectivos de la Guardia Civil del Aeropuerto de Barajas (Madrid), detectaron en el almacén de depósito temporal de Correos, un paquete postal sospechoso de portar en su interior sustancias estupefacientes, dirigido a un vecino de Jaén. Este paquete, indicaron fuentes cercanas al caso, procedía de Argentina.
La Unidad Orgánica de Policía Judicial montó un dispositivo para la identificación del destinatario del paquete. El 23 de septiembre, se realizó su entrega -«una entrega controlada», dijeron fuentes del Instituto Armado- . Del paquete se hizo responsable una persona que fue detenida, pero que no era el destinatario del envío. «Lo cogió un familiar, que no sabía nada», apuntan fuentes cercanas al caso.
Los agentes continuaron con la investigación. Fue detenido el destinatario, quien dijo no tener nada que ver con el asunto. Los investigadores sospechan que cobraba por prestar su dirección. Pasó por el juzgado, donde lo recuerdan porque «se pasó todo el tiempo llorando». La juez lo puso en libertad bajo fianza de 6.000 euros. Después cayeron otras dos personas. Los investigadores suponen que eran los que habían encargado el paquete para las cuales era el envío. Posteriormente se realizó un registro domiciliario en la vivienda de estas personas, donde se les intervino dinero en metálico y varias sustancias estupefacientes.
El paquete detectado en Barajas contenía ropa de bebe, sujetadores de señora y mochila porta bebé, encontrándose todas ellas impregnadas de cocaína. El sistema era novedoso en Jaén. Nunca se había intentado colar droga impregnada en ropa en la provincia.
Continuando con las investigaciones, se tuvo conocimiento de que en las dependencias de Correos de Jaén se encontraba otro paquete dirigido a uno de los detenidos hallándose en su interior un álbum de fotos con cocaína impregnada en su interior, informa la Guardia Civil. Por último, también se localizó un paquete más que había sido interceptado el día 20 de agosto pasado por la Interpol en la ciudad de Lima (Perú).
http://www.ideal.es/jaen/v/20100501/jaen/bomba-cocaina-correos-20100501.html