***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

lunes, 26 de abril de 2010

LOS NARCOS SE APROVECHAN DE IMPORTADORES PARA INTRODUCIR DROGA EN ESPAÑA.

EN LO QUE VA DE AÑO AGENTES DEL SERVICIO DE VIGILANCIA ADUANERA(SVA),CUERPO NACIONAL DE POLICIA Y GUARDIA CIVIL HAN CONFISCADO CINCO TONELADAS DE COCAINA.

Es como encontrar una aguja en un pajar, pero aparece. Ocurre unas dos veces al mes. El contenedor sospechoso, rodeado de agentes y recién descargado del barco, es abierto ante la mirada atenta de un juez. Tras registrar la mercancía, se descubre la cocaína. Este es el perfil de la droga que llega al puerto de Valencia y es distribuida por toda la Comunidad e incluso viaja a países europeos: traída de Panamá, Colombia o República Dominicana, oculta en mercancías de fruta o madera y enviada en alijos de más de 100 kilos con el método del 'gancho perdido'.
Estas dos palabras han cambiado la manera de trabajar de los agentes de Aduanas de Valencia y han marcado un punto de inflexión en la vigilancia portuaria. De la empresa fantasma asentada en Valencia y que importa mercancía como tapadera para camuflar droga se ha pasado a un modo de envío más barato, sencillo y sin intermediarios: el narcotraficante esconde su cocaína entre los productos de un importador legal sin que este lo sepa, para luego abrir el contenedor antes de que llegue a su destino.
Un ejemplo real. La policía de Perú alerta a la española. Hay pistas de que esbirros de un importante narco suramericano han escondido un alijo de coca en el contenedor de un barco que lleva maíz blanco a una empresa de frutos secos de Valencia.
Los delincuentes han forzado el gran cajón metálico en Suramérica, han introducido mochilas con la droga y han colocado precintos falsos similares a los originales. Junto al estupefaciente, viaja otro juego de precintos para los encargados de abrir el contenedor nada más llegue a puerto. Si todo sale según los planes, la gente del narco en Valencia abrirá de noche el contenedor en el puerto una vez descargado, se llevará la droga y colocará los precintos otra vez para que nadie descubra que la estructura de transporte ha sido manipulada.
José Antonio Mas, Administrador de Aduana Marítima de Valencia, es una de las muchas personas encargadas de que planes como estos naufraguen al llegar a puerto. «El 'gancho perdido' es como el traficante que mete a un viajero una dosis de droga en su equipaje o bolsillo sin que se entere para que otro lo recoja en el lugar de destino con la misma discreción», ejemplifica. ¿Cómo se lucha contra esto? Aduanas y las Fuerzas de Seguridad del Estado han optado por una estrategia clara. «Se ha intensificado la vigilancia en el puerto por parte de la Guardia Civil y hemos apostado por la inmediata apertura de contenedores sospechosos para evitar que duerman en el puerto sin ser revisados, porque entonces existe riesgo de que pillen los posibles envíos», explica Mas.
Al puerto de Valencia llegan aproximadamente unos 3.000 contenedores de importación al día. Todos ellos, sin excepción, pasan por un análisis informático de su documentación. Es el primer filtro. Factores como la procedencia, el peso, el precio, el tipo de mercancía y la experiencia de intervenciones anteriores conforman los criterios para una primera criba. Es lo que se conoce como análisis de riesgo especializado. Varios quedan marcados. Sus paredes metálicas podrían esconder droga. Al cabo de la semana, explica Mas, se abren unos 40 contenedores sospechosos nada más ser descargados.
Todo para evitar el 'gancho perdido'. Los encargados de forzar contenedores al servicio de los narcos actúan casi siempre de noche, provistos de las herramientas adecuadas. Sus grandes aliados son la amplitud de las terminales de depósito y los muchos recovecos para esconderse entre las montañas de contenedores.
A veces lo tienen complicado si el depósito está en zonas de almacenaje elevadas. La Guardia Civil ha intensificado la vigilancia en estas áreas. Si se topan con alguien sospechoso en el recinto portuario es identificado de inmediato. «De hecho, todos los que entran o salen son identificados», detalla Mas.
Los traficantes no siempre se salen con la suya. Puede ocurrir que los intrusos que merodean por las terminales de descarga en busca del contenedor con droga fracasen. La vigilancia impide la recogida o, sencillamente, se equivocan.
En tal caso, si el contenedor pasa los controles de Aduanas, la mercancía con coca escondía sigue su curso. «Ya nos ha llamado más de un empresario sorprendido y algo asustado porque le ha llegado un envío con cocaína del que juraba no saber nada», explica el experto de la Agencia Tributaria.
Otro medio de supervisión previo a la apertura del contenedor es el camión escáner, capaz de analizar la mercancía de los contenedores mediante un sistema similar a los usados con los equipajes de los aeropuertos. Este gigantesco dispositivo desnuda unos 40 contenedores cada día sin necesidad de abrirlos. Su ojo alcanza cada rincón y es capaz de localizar elementos ocultos en la estructura de las mercancías.
En la mitad de las ocasiones en las que se detecta cocaína no son los sistemas de análisis de Aduanas los que permiten señalar el contenedor con droga, sino las investigaciones previas a grupos de traficantes desarrolladas por la Guardia Civil y la Policía Nacional. Es decir, ellos ya van tras la pista y Aduanas remata la labor o apoya con sus métodos de criba y localización.
La razón de tanto esfuerzo es clara. Según el último informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra Droga y el Delito (ONUDD), Valencia es el mayor punto de entrada de cocaína en Europa. Mas, sin embargo, no cree que por Valencia entre más droga que por Barcelona, Algeciras, Bilbao o Vigo. Estima que los narcos introducen el estupefaciente «sencillamente por donde les conviene para distribuirla» y admite que Valencia es un punto caliente «al ser el primer puerto del Sur de Europa en entrada de contenedores».
Aumento de los decomisos
¿Cuanta droga elude los controles? Imposible saberlo. En cualquier caso se ha detectado aumento notable en los últimos meses.
El Servicio de Vigilancia Aduanera, la Guardia Civil y la Policía Nacional han confiscado, en los cuatro primeros meses de 2010, cinco toneladas de coca que fueron introducidas en España por los puertos de Valencia y Sagunto. La cocaína aprehendida en estos meses es casi la misma cantidad decomisada en tierra en todo 2008 en España, y se aproxima a las 6,8 toneladas intervenidas el pasado año.
Los dos últimos alijos fueron incautados por la Policía Nacional a principios de abril en dos almacenes de fruta de Alicante y Sevilla. La cocaína estaba oculta en dos palés de plátanos procedentes de Ecuador. Los agentes decomisaron 1.425 kilos de esta droga.
La presencia de nacrotraficantes en Valencia y la tensión propia de envíos perdidos o robados, las traiciones o los enfrentamientos por el dominio han acabado derramando sangre. Ocurrió el lunes, cuando dos clanes rivales de La Ribera se midieron a tiros en una zona boscosa de Guadassuar. Un narcotraficante de la zona, conocido como Tavio, falleció en la refriega.
http://www.laverdad.es/alicante/v/20100426/provincia/narcos-aprovechan-importadores-valencianos-20100426.html