***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 4 de marzo de 2012

GALICIA DEBE CORTAR DE RAIZ EL RENACER DEL NARCOTRAFICO

El apresamiento del pesquero grovense "Ratonero" con 3.500 kilos de cocaína en sus bodegas y la incautación de 100 kilos de heroína en un zulo en Tomiño, el mayor alijo de esta droga en Galicia en una década, suponen todo un aldabonazo que viene a confirmar lo que desde hace tiempo sospechan las fuerzas de seguridad: que nos encontramos ante un intento de relanzar las redes del narcotráfico en la comunidad, y en concreto en las Rías Baixas.
Las dos son reveladoras, pero especialmente la del "Ratonero", que se saldó, además, con la detención del patrón, tres marineros y un enlace colombiano, mientras todavía se busca en Madeira a los tres tripulantes de la lanzadera que iba a trasladar la carga a Galicia. Para calibrar en sus justos términos toda su relevancia basta reseñar que se trata del mayor cargamento de droga apresado por vía marítima a traficantes gallegos desde hace tres años, concretamente desde mayo de 2009, y que está valorado en 100 millones de euros.
Hay otros dos datos de enorme relevancia: la vuelta a la ruta tradicional del Atlántico como vía de entrada, y la procedencia del alijo, suministrado de nuevo por los cárteles colombianos. Es decir, que los narcos gallegos vuelven a contar con la confianza de los propietarios de la droga. La habían perdido hace años, como consecuencia de una cadena de operaciones fallidas y de impagos de la mercancía que originaron sangrientos ajustes de cuentas en Arousa.
Afortunadamente, hasta ahora hablamos de operaciones abortadas con enorme diligencia y efectividad policial. Pero son, como decimos, las primeras relevantes que se producen en tres años. El último gran cargamento se intervino a bordo del "Oceanía", que atracó en mayo de 2009 en el puerto de Vigo con 4 toneladas de cocaína en sus bodegas. En marzo de ese mismo año había caído cerca de Canarias el "Doña Fortuna", con casi 5 toneladas, que iban a repartirse históricos narcos gallegos y la Camorra italiana.
Pero sin duda el golpe más demodelor a los narcotransportistas se asestó en febrero de ese año en la denominada "Operación Tabaiba". La madrugada del 12 de febrero aparecía varada en una playa de Nigrán la más imponente planeadora de última generación intervenida nunca en Galicia: 20 metros de eslora, 7 motores de de 300 caballos de potencia cada uno y con capacidad para alijar 5.000 kilos de cocaína.
La redada, en la que fueron procesadas 32 personas, permitió la desarticulación de dos de los grupos de lancheros más importantes, el liderado por el fallecido Manuel Abal, "Patoco", y el dirigido por Juan Carlos Fernández, "O Parido". Con ellos cayeron empresarios, profesionales de la náutica y del transporte, proveedores y suministradores de equipamientos, que formaban el entramado legal que prestaba servicio a las bandas y que preparaba las embarcaciones. Y con él, una poderosísima infraestructura logística: dos yates, doce lanzaderas, tres camiones, tractores y grúas, remolques y todoterrenos, y un cargamento de 3.600 kilos de cocaína en la costa de Muxía.
La "Tabaiba" mermó la capacidad operativa de los nuevos clanes y obligó a los "cachorros" a desplazarse al sur de España para transportar pequeños alijos. La fuerte presión policial provocó en 2010 un cambio de tendencia, pues más del 60% de la cocaína llegaba ahora a España a través de los contenedores. La debilidad de los narcotransportistas gallegos llevó a un relativo desabastecimiento del mercado y a un notable incremento de los precios, que aún se mantiene (el kilo de cocaína se paga a 35.000 euros). La posterior intensificación de los controles portuarios ha frenado en parte aquella tendencia, pero los narcos se las siguen ingeniando para ocultar la cocaína de mil maneras, cada cual más innovadora.
Resulta, pues, evidente que no se puede bajar la guardia lo más mínimo. El crimen organizado evoluciona y se adapta con rapidez a las circunstancias cambiantes. La crisis económica facilita una mano de obra asequible que incrementa la nómina de aspirantes a narcos. A pesar del fracaso en la travesía del "Ratonero", los cárteles suramericanos son conscientes de que las planeadoras tripuladas por pilotos de las Rías Baixas siguen siendo de los instrumentos más eficientes y rentables a la hora de trasvasar la mercancía.
De ahí que Galicia y el Ministerio del Interior no deben de escatimar ningún medio para acabar con esta lacra, descabezar los grupos emergentes y evitar que se reorganicen los históricos. Falta por ver qué ocurrirá cuando recuperen la libertad los grandes capos como Oubiña, Josefa Charlín, Alfredo Cordero o "Sito Miñanco", de los que se cree que todavía conservan en el extranjero grandes fortunas que no se han podido intervenir. Gran parte de los actuales narcotransportistas se formaron y trabajaron en sus organizaciones, lo cual obliga a estar especialmente vigilantes.
Galicia no puede admitir recortes en la lucha contra el narcotráfico, ni en medios materiales ni en medios humanos. El Servicio de Vigilancia Aduanera mantiene sus presupuestos, pero la Guardia Civil y la Policía Nacional pasan por momentos delicados que hacen temer por el futuro del grupo especializado de la policía Greco-Galicia y del Equipo Contra el Crimen Organizado (ECO) de la Guardia Civil, los dos dependientes de Madrid pero con unidades en Pontevedra. Los ajustes parecen también estar detrás del retraso en la puesta en marcha en Cíes y en Ons del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior, un novísimo radar que se encuentra paralizado.
Persistir en la vigilancia naval y aérea, profundizar en la investigación en tierra y, sobre todo, ahondar en la lucha contra el blanqueo de capitales en paraísos fiscales son piezas claves para frenar a los narcos. Como lo es que los jueces sigan inflexibles en su persecución a las bandas y que las fundaciones antidroga, herederas de las madres coraje que hicieron cambiar la conciencia social en los años 80, mantengan viva la llama contra esta lacra y sus cómplices. ¿El objetivo? Cortar de raíz cualquier intento de renacer de un narcotráfico que tanto daño hizo a esta tierra y sus gente

http://www.farodevigo.es/opinion/2012/03/04/galicia-debe-cortar-raiz-renacer-narcotrafico/629369.htmls.