***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

martes, 15 de noviembre de 2011

ASALTAN DEPOSITO JUDICIAL DE MALAGA Y ROBAN CIENTOS DE KILOS DE COCAINA

Las citadas fuentes señalaron que el objetivo exclusivo era la cocaína, ya que no tocaron ni un kilo de las toneladas de hachís que había. Aunque en el día de ayer se realizaba inventario de la droga procedente de las distintas operaciones antidroga realizadas por la Policía Nacional, la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera

«Posiblemente estemos ante el mayor robo de coca del país». Esta es la frase y con la que un investigador resume lo ocurrido este fin de semana en el depósito judicial donde se custodia la droga intervenida en Málaga en las distintas operaciones policiales. Un grupo de delincuentes profesionales abrieron con lanzas térmicas las cajas fuertes en las que se custodiaba la cocaína y se hicieron con centenares de kilos de esta sustancia que posteriormente transportaron en una furgoneta que al parecer fue encontrada ayer carbonizada. Un golpe que pone en entredicho la seguridad de unas instalaciones dependientes de la Subdelegación del Gobierno cuya custodia recae en vigilantes privados hasta las nueve de la noche. A partir de esa hora y los fines de semana la responsabilidad pasa a manos de la Guardia Civil, encargada de controlar todo el recinto portuario.

Fuentes cercanas al caso señalaron que los ladrones estuvieron horas «trabajando» en el edificio, ubicado en el puerto de Málaga y en el que se custodiaban toneladas y toneladas de droga como paso previo a su destrucción. Tras violentar la puerta exterior extrayendo el bombín de la cerradura, inutilizaron el sistema de alarmas y de grabación de las cámaras de seguridad y comenzaron a abrir las cajas fuertes de acero en las que se guarda la droga. Como el grosor de las mismas era considerable, emplearon lanzas térmicas, una «herramienta» únicamente al alcance de delincuentes profesionales.

El fallo de las cámaras de seguridad no fue detectado por los agentes del Instituto Armado porque, según las fuentes consultadas, «dejaban de funcionar con mucha frecuencia y, cuando se avisaba, tardaban varios días en venir a arreglarlas». Los ladrones pudieron operar con total tranquilidad a pesar de que el cuartel está a unos 200 metros de distancia.

Las citadas fuentes señalaron que el objetivo exclusivo era la cocaína, ya que no tocaron ni un kilo de las toneladas de hachís que había. Aunque en el día de ayer se realizaba inventario de la droga procedente de las distintas operaciones antidroga realizadas por la Policía Nacional, la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera, y que en ese momento estaba almacenada en el depósito, fuentes de toda solvencia cifraron en varios cientos de kilos la «coca» sustraída. «Perfectamente podría superar la media tonelada y su valor en la calle sería de decenas de millones de euros. el golpe ha sido brutal», manifestaron, para añadir que el asalto había sido perfectamente planificado con anterioridad.

Furgoneta calcinada

Los ladrones utilizaron una furgoneta de tamaño medio en la que, además de las lanzas térmicas y otras herramientas, transportaron la droga. Los investigadores de la Policía Nacional, cuerpo que se ha hecho cargo de las pesquisas, requisaron las cintas de todas las cámaras de seguridad para tratar de determinar el trayecto de huida, ya que el vehículo tuvo dos opciones de salida controladas por agentes de la Benemérita y la Policía Portuaria. Las fuentes consultadas manifestaron que los investigadores pudieron localizar ayer la furgoneta empleada y que al parecer fue incendiada para borrar todas las huellas. Todo indica que era robada.

Los responsables del caso también realizaron ayer una primera toma de declaración al mando de la Guardia Civil que esta de guardia el fin de semana, así como a los cinco agentes que estaban bajo sus órdenes. Ninguno vio nada extraño. También se habló con los vigilantes de seguridad que entraron a trabajar a primera hora de ayer y que fueron los que se percataron de que la puerta principal había sido violentada.

Durante toda la mañana especialistas de la Policía Científica realizaron una concienzuda inspección ocular, sobre todo en el interior, donde se encontraban las cajas fuertes. Probablemente sea el robo de droga en custodia más importante que se haya producido en el país. Las fuentes se preguntan cómo es posible que un edificio de tales características no esté vigilado durante las 24 horas.

Cónclave policial en el puerto