***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 14 de agosto de 2011

LOS GRANDES CAPOS GALLEGOS CON UN PIE EN LA CALLE

U. FOCES | A CORUÑA Los cinco grandes capos del narcotráfico gallego parecían intocables, pero una década después de sus sonoros procesos y con más de la mitad de las penas cumplidas no quieren seguir rodando de penal en penal por su condición de presos especiales FIES, ni acabar su días en la cárcel. Sus letrados pelean en los tribunales excarcelaciones, refundiciones de condenas o bien beneficios penitenciarios que les permitan la salida algún fin de semana como ocurre con otros presos comunes. Este es el caso de Laureano Oubiña, que extinguirá sus tres condenas por tráfico de hachís -una de 4 años y medio y dos de seis años y nueve meses- el próximo verano. El Supremo ha dado la razón a su abogado y ha puesto fecha de salida. Hasta ahora Oubiña no ha disfrutado ni de un permiso y concatenado sus tres condenas. La Audiencia Nacional tiene ya una nueva petición de permiso de fin de semana sobre la mesa.

Reincidentes, fugados de la Justicia cuando tuvieron ocasión, contactos al más alto nivel, y dinero a salvo, la Fiscalía Antidroga tiene dudas sobre la reinserción de los que fueron amos de las Rías Baixas. Algunos, como Miñanco, fueron sorprendidos preparando nuevas operaciones desde prisión, y todos están imputados en nuevas causas por blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico y con todos sus bienes conocidos intervenidos.

Laureano Oubiña, Manuel Charlín y José Ramón Prado Bugallo -Sito Miñanco- estaban destinados a compartir banquillo en el macroproceso de la operación Nécora dirigida en el año 2000 por Garzón contra las principales organizaciones contrabandistas de Arousa que habían dado el salto a las drogas. Pero Miñanco no llegó a ser procesado, Manuel Charlín Gama, el Patriarca, fue absuelto tras pasar 4 años en prisión provisional y Laureano Oubiña y su mujer, la fallecida Esther Lago, fueron condenados solo por delitos fiscales.

Los tres grandes jefes del narcotráfico gallego, en el punto de mira de la Fiscalía Antidroga, caerían con posterioridad por otros casos. Marcial Dorado uno de los históricos contrabandistas de tabaco logró mantenerse al margen del tráfico de drogas y se sospechó que blanqueaba dinero de los demás grupos, pero hace dos años fue condenado con los responsables de uno de los alijos más importantes intervenidos en los últimos años: los 7.000 kilos de cocaína del buque South Sea. El Supremo ratificó en abril los 10 años de prisión que le impuso la Audiencia Nacional.

El patriarca logró su excarcelación por orden del Supremo hace ahora un año, tras casi 20 ininterrumpidos en centros penitenciarios; el próximo verano le seguirá Laureano Oubiña, y Prado Bugallo ya consiguió el segundo grado y disfrutó de su primer permiso de 72 horas en mayo en contra del informe de la Fiscalía Antidroga. La sala entendía que había que prepararle para "la vida en libertad" aunque su condena no se extingue hasta 2018 y en el mismo auto se aludía a la posibilidad d e reincidencia o incluso fuga. Miñanco ya ha solicitado otra nueva salida que deberá resolver la Audiencia Nacional.

A la sombra de Manuel Charlín dieron el salto al frente del negocio su hija Josefa Charlín Pomares -que lo sustituyó al frente del grupo tras su ingreso en prisión- y su hermano José Luis Charlín Gama, así como su exsocio Alfredo Cordero o Francisco Javier Martínez Sanmillán, Franki. Éste último, el más escurridizo de los narcos gallegos, figuró entre los delincuentes más buscados de España. Tras 14 años de fuga, al ser detenido en 2006 en un chalé de lujo en Denia, se había operado y cambiado las huellas dactilares de las manos por las de los pies. El Supremo acaba de ordenar a la Audiencia Nacional la revisión de penas que denegó al hermano menor del Patriarca, que cumple 35 años. Exige que antes de tomar una decisión se le escuche, como reclamó su abogado

Charlín, Prado Bugallo y Alfredo Cordero compraban directamente cocaína a "capos de capos" sudamericanos como Pablo Escobar, los hermanos Ochoa, el hondureño Matta Ballesteros -que residió un tiempo en A Coruña y con el que Miñanco coincidió en prisión- o el mexicano Félix Gallardo. La DEA considera a estos sudamericanos unos de los mayores narcotraficantes del mundo. Al igual que sus aliados gallegos, a lo largo de estos años han sido detenidos y cumplen largas condenas en Estados Unidos, a donde fueron extraditados.

Los remolcadores y pesqueros propiedad de las compañías tabaqueras que los grandes capos arousanos lideraban en los años 70, cruzaban diez años después los mares cargados de droga hasta Galicia donde un centenar de asalariados de cada grupo la descargaban con potentes planeadoras en la costa. En ocasiones un gallego se quedaba como rehén en Colombia hasta el pago de la cocaína. Así, un hijo de Manuel Charlín permaneció secuestrado hasta que su familia zanjó la deuda reclamada.

Forjaron su poder a golpe de dominar el mar. Con más medios que las fuerzas antidroga, en las Rías Baixas se vivieron espectaculares persecuciones que en ocasiones costaron la vida a funcionarios del Servicio de Vigilancia Aduanera, y también a míticos pilotos de planeadoras, como Kubala. En aquel accidente iba también como tripulante el que años después sería uno de los narcotransportistas más importantes: Manuel Abal Feijóo, Patoco, fallecido en accidente de tráfico.

La lucha antidroga se centra ahora en el fraude fiscal y el blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico. Hacienda investiga ahora las fortunas ilegales de los históricos, pero también de sus sucesores, antiguos subalternos que tienen ahora el negocio como narcotransportistas de los colombianos. En las operaciones de los últimos tres años se han intervenido patrimonios que suman un centenar de millones de euros .

A Laureano Oubiña, principal objetivo de la operación Cohiba, se le ha embargado un enorme chalé en Vilagarcía, y una finca de 2.300 metros en Sanxenxo tasadas en 1,5 millones de euros. El famoso traficante de hachís que saltó a los medios de comunicación por sus enfrentamientos con el fiscal Zaragoza durante el juicio de la Nécora, al que compareció en zuecos para asegurar que guardaba el dinero en una "vija", ya perdió en un decomiso anterior el emblemático Pazo de Baión.

Otro con bienes intervenidos en la actualidad y pendiente de juicio por blanqueo es Marcial Dorado Baúlde. Su primera condena por narcotráfico ha permitido agilizar una causa que estuvo secreta durante años. Los bienes con embargo preventivo están valorados en 20 millones. En el inventario de la Agencia Tributaria figuran dos fincas en Portugal, un aparcamiento de cinco plantas, locales comerciales, diez áticos en Málaga o una finca de 50 hectáreas en Ávila. En la investigación se bloquearon varias cuentas en Suiza con un saldo de 1,8 millones de euros; en Bahamas 1,5 millones y en Portugal, 300.000 euros.

Una de las últimas investigaciones abiertas por Hacienda incluye a Sito Miñanco. Ha sido imputado con una de sus hijas, Rosa, y los hosteleros de Vilagarcía, Gerardo Sánchez Pérez y su hijo Gerardo Sánchez Villalba. En este caso la juez de Cambados que lleva el caso ordenó la intervención de bienes y negocios por valor de alrededor de cuatro millones de euros.

La lucha contra el blanqueo de capitales de los narcos se ha extendido en los últimos años a antiguos condenados, caso del septuagenario vigués Juan Carlos González Martín, Culebra, uno de los históricos del contrabando de tabaco y del tráfico de hachís, que acaba de ser procesado con otras 13 personas, entre ellas su mujer y sus hijos, por la titular del Juzgado de Instrucción 3 de Vigo.

El empresario vigués, antiguo socio de Los Viriatos -un clan que operaba en el sur de la provincia y Portugal-, tenía 5,8 millones de euros en una entidad bancaria de Portugal, y piedras preciosas y dinero en la guantera de sus coches. Se le intervinieron inmuebles, yates, coches de lujo, obras de arte y varias sociedades. La familia se enfrenta multas que suman 100 millones de euros y penas de entre 5 y 6 años de cárcel. La fecha del juicio está por decidir.
http://www.laopinioncoruna.es/sucesos/2011/08/14/pie-calle/523357.html