***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

lunes, 22 de agosto de 2011

'Hawalas', 'pitufeos' y otros caminos de vuelta.

Un narcotraficante no suele renegar del negocio. Ni siquiera el día en que lo detienen. Lo considera parte del juego. "Sabe que antes o después le van a pillar", dice un mando policial. A partir de ahí intentará escurrirse por las cloacas formales de la causa, minimizar la pena y conservar a toda costa el patrimonio amasado. "Al final, lo que le importa es la pasta. Poder mantener a su familia a pesar de la cárcel", explica un inspector jefe de UDYCO especializado en golpear al narco donde más le duele. "Cuentas corrientes. Coches. Barcos. Antiguamente íbamos solo a quitarles la droga. Ahora queremos quitarles los bienes". Lo dice el comisario al mando de las unidades GRECO. Y la frase la concluye un compañero de gafas y mirada estrábica: "Para que no sigan viviendo de puta madre". Viven holgados. Pero la riqueza les supone un quebradero de cabeza. Su empresa factura en metálico. Dinero B que trepa desde la calle hasta el ático y "se va diluyendo por la cadena de valor añadido". Luego ha de regresar al origen. A Colombia... "El dinero se acaba yendo al blanqueo. Aunque una parte se queda en España. Hablamos de millones de euros en billetes de 10, 20 y 50 euros. Es complicado de sacar". Pesa y ocupa más espacio que la droga por la que paga. "Un kilo de cocaína equivale a kilo y medio en billetes de 20 euros", comenta un hombre dedicado al trabajo minucioso de "cotejo y cruce de datos".

Los sistemas de blanqueo convencionales, empresas legales de una "amplia gama social", son una opción. Pero no la única. El dinero también viaja en contenedores. Y en avión. Como la droga. Para reducir su volumen existen comisionistas que lo cambian a billetes de 500. "En Portugal se paga al 7%", explica un inspector jefe con experiencia en Galicia. Algunos se buscan algún emprendedor con necesidad de liquidez. Quizá se financie con el dinero un nuevo envío de drogas. Otros acuden a la hawala, una banca paralela cuyo origen se remonta al mundo medieval islámico. Similar a un sistema de vasos comunicantes, transfiere deudas entre corredores o agentes en puntos geográficamente distantes. Así es posible lograr que cinco millones de euros aparezcan como por arte de magia en Medellín (Colombia). Las empresas dedicadas a este negocio cobran hasta un 15% de la transacción. Un mecanismo común entre narcotraficantes o vendedores de armas, según la policía. También entre grupos terroristas internacionales.

A la DEA (agencia antidroga estadounidense) le hizo gracia la imagen: una cola de personas a las puertas del locutorio, esperando a realizar envíos de efectivo en pequeñas cantidades. Sus agentes lo bautizaron como pitufeo, por la serie de dibujos animados, y se trata del método más habitual de blanqueo del dinero procedente de la cocaína en España. Lo explicaba en su declaración ante la policía uno de los detenidos por la Operación Guadaña, dueño de una tienda de ropa y entrenador personal del presunto delegado del cartel colombiano en España: "Los envíos rondaban los 800 o 1.000 euros. Me lo entregaban y me indicaban a quién enviarlo. Siempre era para Colombia, pero no me decían quién era el destinatario. Por cada envío me pagaban 50 euros. Y no me suponía ningún trastorno". En una ocasión, el delegado le regaló un coche a cambio de unos vestidos. En otra acudieron juntos al concesionario. El enviado del cartel pagó al contado un Ford de 20.000 euros y lo registró a nombre del supuesto pitufo. Este añadió en su declaración: "El Ford no es mío. Pero pensé que iba a ser para mí". En la operación, la policía halló 5,5 millones de euros en efectivo y 65 vehículos.