***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

jueves, 16 de junio de 2016

El TS da por buenas y crean jurisprudencia las diligencias practicadas por Vigilancia Aduanera que derivaron en el desmantelamiento de uno de los clanes del narcotráfico más activos

Benito G.M., condenado a tres años y nueve meses de prisión por intentar introducir un alijo de unas tres toneladas de hachís por el Estrecho (no pudo ser recuperada toda la droga), tenía contactos con la organización criminal hispanocolombiana que lideraba el cambadés Ramiro Vázquez Roma, que era uno de los líderes del tráfico de cocaína en Europa cuando fue detenido por el Servicio de Vigilancia Aduanera de Pontevedra.

Precisamente son los agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria quienes precisan que las pesquisas que sirvieron para iniciar la operación contra el traficante de hachís partieron de sus relaciones con personas del clan Roma que, a su vez, estaban siendo investigadas por integrar un grupo criminal dedicado a introducir cocaína en Europa, por una parte, y a fabricar lanchas rápidas para su posterior venta a otras organizaciones criminales de uno y otro lado del charco, por otra.

El Tribunal Supremo dio por buenas las diligencias previas de los agentes de Vigilancia Aduanera, que obtuvieron los datos del teléfono móvil de Benito G.M. argumentando la citada relación con Vázquez Roma, sin solicitar la autorización judicial necesaria.

El dictamen, que sienta jurisprudencia, indica que sí es precisa la autorización en el caso de que posteriormente se intervengan las comunicaciones del terminal identificado.

La información aportada por el Servicio de Vigilancia Aduanera (que, paralelamente, logró desmantelar la organización del citado Roma en un operativo que explotó con anterioridad) sirvió para seguir la pista del ahora condenado, que, "junto a otras personas que no pudieron ser identificadas", orquestó la adquisición de unos 3.000 kilos de hachís "que el referido acusado pretendía introducir en España para destinarla a su difusión y venta", señala el dictamen.

La entrega del hachís iba a ser, según revela la sentencia, en algún punto de la costa norteafricana, desde donde iba a ser trasladada a la Península a bordo de otra embarcación.

El condenado, que cuenta con antecedentes penales por delitos contra la salud pública, deberá abonar una multa de siete millones de euros que, en caso de impago, se convertirán en una estancia en prisión de un año más.

La pena se redujo sensiblemente por la atenuante de dilaciones indebidas, pues el procedimiento, que se inició en 2008, no fue juzgado hasta 2015 en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra.