***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

viernes, 12 de febrero de 2016

El Supremo confirma el decomiso del patrimonio por valor de 21 millones de euros al narco Marcial Dorado

El fallo —que Dorado recurrió ante el Tribunal Supremo— confirma prácticamente la versión de la fiscalía antidroga de la Audiencia Nacional que se basó en la investigación del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, dirigida por los mismos funcionarios que persiguieron a Dorado en sus épocas de contrabandista y que luego lo detuvieron en 2003. El tribunal ha admitido además como indicios de su relación con el tráfico de drogas un envío de madera desde Togo, en 2000, en un contenedor que supuestamente ocultaba un alijo de cocaína y en cuya investigación aparecieron dos empresas del holding de Dorado, además de movimientos bancarios con las sociedades vinculadas al narcotráfico.
La Sección Primera de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la condena de seis años de cárcel por blanqueo de dinero al conocido contrabandista y narcotraficante gallego Marcial Dorado Baúlde, impuesta hace un año por la Audiencia Nacional. El tribunal ordena, además, el decomiso de su patrimonio por valor de 21,4 millones de euros, el mayor de cuantos se han embargado a narcotraficantes en España.

En el largo inventario de bienes que pasarán a manos del Estado figura un chalé en A Illa de Arousa valorado en un millón de euros, además de fincas, inmuebles, cuentas bancarias intervenidas en varios paraísos fiscales y nueve sociedades extranjeras y 20 españolas que constaban como propietarias de todo el patrimonio.

El fallo también da otro varapalo inesperado a Dorado, de 64 años y todavía en prisión, al anular su absolución de un delito de revelación de secretos, decretada por la Audiencia Nacional en su sentencia y que había sido recurrida por la Fiscalía Antidroga para varios de los encausados en este macroproceso.
El Supremo estima el criterio de la fiscalía y ordena a la Audiencia Nacional que reintegre al cuadro probatorio los documentos en los que se basaba la acusación, los valore y resuelva si procede condenarlo también por este delito, como había solicitado el ministerio público, que pidió por ello una pena de dos años de cárcel. El tribunal confirma la pena de dos años de prisión que la Audiencia impuso a Zabala por delitos de blanqueo, tenencia de útiles para la falsificación y simulación de delito; y la de un año y seis meses de prisión por blanqueo dictaminada para su esposa, Sara Sánchez Rodríguez.
El Supremo corrige la sentencia de la Audiencia Nacional al anular las condenas y absolver a los gestores de sociedades Eduardo Macho y José Miguel Trías Rovira. Rebaja de tres años y dos meses de prisión a un año y seis meses la condena de la hija de Marcial Dorado, María Dorado, y la de su actual compañera sentimental, Otilia Ramos. La misma rebaja fue acordada para el abogado de Madrid Félix Pancorbo Negueruela y para el intermediario de Dorado, Ángel María Ríos Pérez, al entender el tribunal que no pertenecían a una organización criminal.

El fallo vuelve a situar a Marcial Dorado como jefe de una organización que blanqueaba "ingentes cantidades de dinero desde principios de los años noventa". Su pasado como jefe de una de las tres compañías tabaqueras que surgieron en Galicia hace cuatro décadas quedó completamente eclipsado al confirmar los tribunales que "los ingentes beneficios obtenidos procedían del narcotráfico". Sus abogados centraron el recurso de apelación en que la mayor parte de su fortuna procedía de sus negocios tabaqueros (no como contrabandista, sino como comisionista de las multinacionales), con los que levantó una red societaria nunca antes descubierta a un contrabandista o narcotraficante.