***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Incautadas 41 toneladas de picadura de tabaco de contrabando en una operación del Servicio de Vigilancia Aduanera y Guardia Civil

​Las investigaciones, llevadas a cabo de forma coordinada por la Unidad de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Granada y la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Baeza (Jaén), se iniciaron tras tener conocimiento, a través de la Asociación de Estanqueros de Jaén, de la circulación y venta ilícita de bolsas de cigarrillos entubados y comercializados sin cumplir los obligatorios requisitos sanitarios y fiscales.

Los investigadores contrastaron que, efectivamente, las ventas en estancos de labores de tabaco habían sufrido un fuerte descenso en la provincia de Jaén, y muy especialmente en localidades como Jódar, Linares y Bedmar.

Tras, poner los hechos en conocimiento del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Úbeda (Jaén) se abren diligencias penales y se continúan con las pesquisas que condujeron a una página web con servidor en Bangladesh y dominio de una empresa española, a través de la cual se efectuaban ventas de tabaco apto para ser fumado.
Actividad manufacturera oculta

La empresa simulaba ser una mera comercializadora mayorista de hojas de tabaco sin acondicionar por lo que, en consecuencia, eludía el control de las autoridades competentes sanitarias, fiscales y reguladoras del mercado de tabaco, que hubiesen intervenido su actividad en caso de que las ventas se destinaran al consumo de las hojas como labores del tabaco.

No obstante, los investigadores detectaron cómo esta empresa, en un corto periodo de tiempo, aumentaba significativamente tanto sus compras a productores nacionales como sus importaciones de productos de tabaco  sin manufacturar, procedente de diversos países, como Bangladesh y Polonia. En paralelo, se incrementaban las importaciones de EEUU de maquinaria relacionada con la picadura del tabaco, situación que carecía de sentido para una empresa con finalidad exclusivamente comercializadora de tabaco no elaborado.
Naves en Madrid

Tras numerosas vigilancias y seguimientos de los objetivos  sospechosos, los investigadores del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y de la Guardia Civil, detectaron, en relación con esta empresa, dos naves en Fuenlabrada y Leganés (Madrid) donde se estaban realizando labores de manufacturación del tabaco en rama para su conversión en producto apto para ser fumado.

Esta conversión fraudulenta de las hojas de tabaco en un producto que, sin necesidad de una sofisticada manipulación industrial, se transforma en tabaco apto para su consumo, se realizaba incumpliendo los requisitos legales y sanitarios establecidos por la ley, incurriendo con ello la organización en presuntos delitos de Contrabando, contra la Salud Pública y contra la Hacienda Pública.
La mercancía se distribuía posteriormente, bien a través de otros miembros de la organización en las localidades jienenses donde se iniciaron las actuaciones, bien a través de internet mediante envíos efectuados por empresas de mensajería. En el caso de la distribución local, se llevaba a cabo una última transformación que implicaba su conversión en cigarrillos o picadura para fumar ya empaquetada.
Tabaco valorado en más de 6,6 millones de euros

Tras las oportunas comprobaciones, el pasado día 19 se realizaron los registros de las naves industriales en Madrid, procediéndose a la incautación de 41.500 kilos de tabaco manufacturado y apto para ser fumado, listo para su comercialización y distribución, y valorado en 6.640.000 euros. La aprehensión, la mayor de picadura de liar realizada hasta ahora en España, supone una equivalencia aproximada de más de cuatro millones de cajetillas de cigarrillos.

Con posterioridad, fueron detenidas once personas, entre las que se encontraban los titulares de la actividad y las personas dedicadas a la venta al por menor de este tipo de tabaco en las provincias de Jaén y Madrid. A su vez, en los registros de las naves de Madrid se intervinieron dos furgonetas y dos vehículos de la organización.

Tanto los detenidos como los géneros intervenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 3 de Úbeda (Jaén). La investigación continúa abierta, por lo que no se descarta la realización de nuevas detenciones en los próximos días.

Esta operación se ha realizado dentro del marco de colaboración que la Agencia Tributaria y la Guardia Civil vienen manteniendo para la represión del contrabando de tabaco, y en la lucha contra el fraude en el comercio

sábado, 21 de noviembre de 2015

Una operación policial conjunta permite desarticular una red de narcotráfico e incautar 400 kilos de cocaína

El Ministerio del Interior acaba de asestar uno de los mayores golpes de los últimos años contra las redes de narcotráfico establecidas en la provincia. La operación, desarrollada de manera coordinada por el Cuerpo Nacional de Policía, Vigilancia Aduanera y la Guardia Civil, ha llevado a la detención de trece presuntos miembros de una organización especializada en introducir en España grandes partidas de droga procedentes de Ecuador. Los agentes han requisado algo más de 400 kilos de cocaína que viajaba oculta en maquinaria pesada.
La sustancia estupefaciente fue confiscada hace escasos días en tres contenedores enviados al puerto de Valencia.

Tras burlar la vigilancia de la terminal valenciana, los miembros de la banda trasladaban la droga hasta una nave ubicada en Villena, desde donde más tarde era transportada hasta Madrid. Los cabecillas utilizaban un polígono madrileño como centro de distribución a gran escala, desde el que vendían la mercancía por toda España, según indican a este diario fuentes conocedoras del caso.

Para no llamar la atención, los narcotraficantes compraron una empresa con sede en Dénia, que ya estaba en funcionamiento, y que la han hecho servir como tapadera del negocio del tráfico de cocaína, según revelan las investigaciones. Precisamente, es un juzgado de la localidad dianense, el de Instrucción 3, el que centraliza las diligencias relacionadas con este entramado de narcos desmantelado por el Ministerio del Interior, gracias al trabajo conjunto de la Policía Nacional, la Agencia Tributaria, a través del Servicio de Vigilancia Aduanera, y la Guardia Civil.

La organización criminal llegó a crear un sistema tan perfeccionado de ocultación de la droga que ésta resultaba indetectable en los habituales controles rutinarios, ni siquiera con la utilización de un escáner. La cocaína iba escondida en cilindros dentro de enormes máquinas, de hasta veinte toneladas de peso.
La red contaba con un entramado de empresas para poder llevar a cabo su actividad sin levantar sospechas. El rastreo de esas mercantiles abarca lugares de Ecuador y España. En territorio español, se ubican firmas en la provincia de Alicante, en concreto en Dénia, Villena y la capital provincial, y también en Valencia y en Madrid. Siete de las trece detenciones se practicaron en la provincia alicantina, mientras que el resto se centró en suelo madrileño. Los implicados, de nacionalidades española y ecuatoriana, pasarán en las próximas horas a disposición del juzgado de Instrucción 3 de Dénia, responsable de las diligencias.

lunes, 16 de noviembre de 2015

Condenas que suman 10 años para implicados con un alijo de mas de dos toneladas de hachís

La Sección número 5 de la Audiencia Provincial ha condenado a tres individuos a penas que suman diez años y medio de cárcel y a pagar cada uno de ellos una multa de cinco millones de euros por un delito de tráfico de drogas, al haber sido sorprendidos con 65 fardos de resina de cannabis con un peso de 2.018 kilos a bordo de una embarcación a 15 millas de la costa de Cartagena.

   Los hechos se remontan al 4 de mayo de 2015, cuando los tres acusados fueron localizados por el Servicio de Vigilancia Aduanera sobre las 22.42 horas a bordo de una embarcación. Con la correspondiente autorización judicial, los agentes de Vigilancia Aduanera procedieron al registro del barco, encontrando 65 fardos de resina de cannabis que alcanzaría en el mercado ilícito un valor de 3,3 millones de euros.

   Los acusados, dos de ellos con antecedentes penales y condenados por delito contra la salud pública a tres y cuatro años de prisión respectivamente, se disponían a destinar al tráfico de estupefacientes la sustancia intervenida, según los hechos considerados probados por la sentencia.

   En trámite de conformidad y tal y como pedía el Fiscal, la Sala ha condenado a los dos acusados con antecedentes penales a las penas de tres años y nueve años de prisión como autores de un delito de tráfico de drogas de sustancias que no causan grave daños a la salud con la agravante de reincidencia; mientras que el acusado restante ha sido condenado a tres años de cárcel como autor del mismo delito.

   Además, los tres acusados han sido condenados a pagar cada uno una multa de cinco millones de euros, con un mes de arresto sustitutorio en caso de impago, y al pago de las costas procesales correspondientes.

viernes, 13 de noviembre de 2015

12 detenidos en Gran Canaria en una operación contra las falsificaciones

Agentes de la Policía Nacional y del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, en una operación conjunta desarrollada en el sur de la isla de Gran Canaria han detenido a 12 personas, varios de ellos con antecedentes policiales, como presuntos autores de un delito contra la propiedad intelectual. Tras las inspecciones realizadas en 11 establecimientos comerciales, los agentes incautaron la cantidad de 6.165 prendas y complementos falsificados. La comercialización de los efectos intervenidos supondría un perjuicio económico superior a los 2 millones de euros a las marcas afectadas.

La investigación se inició a raíz de las denuncias interpuestas por representantes de las diferentes marcas afectadas, que confluyeron con información previa obtenida por la Agencia Tributaria en controles aduaneros realizados en el Puerto de las Palmas. Las prendas eran vendidas en establecimientos ubicados en conocidos centros comerciales de la zona turística del sur de la isla de Gran Canaria

Los clientes, principalmente turistas, adquirían los productos bajo el convencimiento de que se trataban de prendas originales.

Una vez localizados todos los comercios, que tenían expuestos a la venta los efectos falsificados, se planificó el correspondiente operativo policial.

Así, el pasado día 4 de noviembre de 2015, equipos conjuntos formados por agentes de la Policía Nacional y del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria procedieron a la inspección de 11 establecimientos ubicados en dos conocidos centros comerciales de la zona turística de San Bartolomé de Tirajana.

En total se intervinieron 6.165 prendas falsificadas, principalmente camisetas, pantalones y equipaciones deportivas de conocidos equipos de fútbol, y complementos como bolsos y carteras de reconocidas marcas a nivel internacional. La comercialización de los efectos incautados hubiera supuesto un perjuicio económico superior a los 2.000.000 euros a las marcas afectadas.

Detenciones

Fueron detenidos un total de doce personas, siete de nacionalidad española, y el resto extranjeros, todos ellos residentes en las Islas Canarias.

Instruidos los correspondientes atestados policiales, fueron remitidos a la Autoridad Judicial, encontrándose los detenidos en libertad con cargos.

La intervención policial fue llevada a cabo por funcionarios adscritos a la Unidad Operativa de Vigilancia Aduanera de la Delegación Especial de la Agencia Tributaria en Canarias y agentes de la Policía Nacional Grupo U.D.E.V-Personas de la Brigada de Policía Judicial de la Comisaría Local de Maspalomas.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Aduanas-Vigilancia Aduanera desarticula red de contrabando de tabaco e incauta 420.000 cajetillas

SEVILLA.-El Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria ha desarticulado una red de contrabando de tabaco que operaba en la provincia de Sevilla, deteniendo a tres personas e interviniendo dos vehículos de la organización.

El operativo desplegado por funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia ha permitido la aprehensión de 432.000 cajetillas, valoradas en más de 1.700.000 euros.

La operación, denominada ‘Cítrico’, se inició hace varios meses con la detección de actividades sospechosas de contrabando de tabaco en el área de Los Molares, en Sevilla, dando lugar a una investigación de Vigilancia Aduanera en Cádiz y Sevilla.

En el marco de las investigaciones, en la mañana del pasado 30 de octubre los funcionarios detectaron la presencia de un vehículo que realizaba labores de contravigilancia con el objetivo de proteger la recogida o entrega de tabaco de contrabando.

A partir de ese momento, se organizó un dispositivo de vigilancia y seguimiento del vehículo sospechoso que llevó a los funcionarios de la Agencia Tributaria hasta una nave industrial en el polígono de La Red, en Alcalá de Guadaira, Sevilla. Los funcionarios que realizaban el seguimiento observaron cómo una furgoneta se introducía en la nave, saliendo unos minutos después precedida por el vehículo.

Los funcionarios de Vigilancia Aduanera realizaron un seguimiento de ambos vehículos hasta la localidad sevillana de Los Molares, donde los miembros de la red contrabandista intentaron esconder la furgoneta en el garaje de una vivienda.

En ese momento, los funcionarios de la Agencia Tributaria intervienen y comprueban que la furgoneta transporta un total de 81.000 cajetillas carentes de las reglamentarias precintas fiscales, procediendo a la detención de los tres implicados, vecinos de Los Molares. Posteriormente, se realizó un registro de la nave industrial en el polígono La Red, encontrando otras 351.000 cajetillas.

El tabaco total intervenido asciende a 432.000 cajetillas de contrabando, con un valor estimado de 1.700.000 euros. También se procedió a la intervención de la furgoneta, el turismo y varios teléfonos móviles. Tanto la mercancía intervenida y los detenidos han sido puestos a disposición del Juzgado de Utrera, Sevilla, en funciones de guardia. La investigación continúa abierta, por lo que no se descarta que se produzcan nuevas detenciones en las próximas horas.

La intervención forma parte del plan de lucha contra el contrabando de tabaco establecido por la Agencia Tributaria.

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Aduanas-Vigilancia Aduanera registra el ayuntamiento de Pontevedra en el marco de la oposición "Pokemon"

Funcionarios del Servicio de Vigilancia Aduanera realizan esta mañana un registro en el Ayuntamiento de Pontevedra, a instancias del Juzgado de Instrucción 1 de Lugo, donde están recopilando documentación relacionada con la empresa Aquagest.
Los miembros de Aduanas llegaron al Consistorio pontevedrés sobre las 10.00 horas por orden de la titular del citado juzgado, que instruye la «operación Pokemon», y su presencia se produce en el marco de una investigación perteneciente a una pieza judicial separada abierta en el año 2014 de una causa previa, ya de 2011.

Fuentes municipales han confirmado que la orden judicial reclama todos los contratos y prórrogas, en caso de existir, que haya firmado el Ayuntamiento de Pontevedra con el Grupo Agbar (Aguas de Barcelona) desde el año 2008, así como la facturación con empresas del grupo desde el año 2009 y también la del Consistorio con la empresa de transporte de viajeros Viuda de Cándido desde ese mismo año 2009.

En el caso de Aguas de Barcelona, grupo al que pertenece Aquagest, desde el Ayuntamiento de Pontevedra aseguran que tan solo existen contratos con Aquagest y que se trata de uno único, vigente desde el año 1997 y hasta 2017.

martes, 10 de noviembre de 2015

Vigilancia Aduanera y Guardia Civil efectúan cinco nuevas detenciones en relación al fraude millonario en las obras del Ave

Agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera, dependiente de la Agencia Tributaria, y de la Guardia Civil detuvieron este martes a cinco personas en el marco de la investigación por un supuesto fraude fiscal multimillonario a la Hacienda Pública por las obras del AVE.

Durante la operación se efectuaron varios registros, entre ellos, la sede de una de las empresas que están siendo investigadas por su relación con este supuesto delito fiscal, que ascendería a unos 15 millones de euros y que, según fuentes policiales, podría ir en aumento en las próximas semanas conforme se vayan explotando policialmente nuevas fases de esta operación.

Las investigaciones se centran en una red de empresas que habría obtenido importantes subcontratas para participar en los trabajos que deben traer la alta velocidad a la Región, abriendo un tramo desde Alicante hasta Murcia. Un caso por el que ya fueron detenidos en los últimos días el antiguo titular del Juzgado Privativo de Aguas de Orihuela y el exsecretario de la misma institución.

viernes, 6 de noviembre de 2015

Op. conjunta de Vigilancia Aduanera, Policía Nacional y Guardia civil se salda con la intervención de 219 kilogramos de cocaína en Algeciras

En una operación conjunta de la Policía Nacional, Guardia Civil y del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, han sido aprehendidos 219 kilogramos de cocaína en Algeciras. La droga fue hallada en un contenedor procedente de Brasil oculta mediante el método de 'gancho ciego'. En este marco se están realizando en la comarca del Campo de Gibraltar, una serie de controles conjuntos entre las tres Instituciones que ha arrojado frutos a lo largo de la semana pasada, con la aprehensión en el puerto de Algeciras, de una importante cantidad de sustancias estupefacientes.

Las actuaciones se iniciaron gracias a la información obtenida la  Policía Nacional y  del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, a través de los canales de contacto con otras agencias internacionales. Así, se apuntaba el posible uso de un contenedor para introducir droga en España, que viajaba a bordo de un buque con llegada al puerto la madrugada del pasado 27 de octubre.

Fruto de las gestiones realizadas y gracias a la colaboración de la Unidad de Análisis de Riesgos de la Aduana, unidad de naturaleza mixta compuesta por funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria y agentes de la Guardia Civil, se centró la búsqueda en diez contenedores que transportaban como carga legar azúcar procedente de Brasil.

Tras un minucioso análisis, se abrió uno de los contenedores, descubriendo en su interior varias bolsas de deporte donde se ocultaban un total de 202 pastillas con un peso aproximado de 219 kilogramos que dio positivo en el narcotest por cocaína.

Con el fin de descubrir a los encargados de la recepción  de la droga intervenida, se estableció un dispositivo de vigilancia en el que participaron agentes de la Policía Nacional y del Servicio de Vigilancia Aduanera. Estos se percataron de la llegada a la terminal de contenedores del puerto de Algeciras, de una furgoneta conducida por un individuo, que realizaba movimientos sospechosos en torno al perímetro cercano donde se encontraba el contenedor descubierto con droga.

En un momento determinado, cuando la presencia de trabajadores en la zona era menor,  los agentes intervinientes observaron como de la zona de carga de la furgoneta salieron tres individuos y se dirigieron al contenedor vigilado para proceder a su apertura.

Inmediatamente, al comprobar que la droga no se hallaba en el lugar, huyeron a bordo de la furgoneta, dirigiéndose  con total celeridad al control de accesos de la terminal. En este lugar les interceptaron  los agentes de la Policía Nacional y del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria. El conductor de la furgoneta fue detenido junto con otros tres individuos que permanecían escondidos bajo una manta en la zona de carga.

Los agentes intervinieron a los  cuatro detenidos unas tenazas (con las que presumiblemente violentaron el precinto del contenedor), tres pares de guantes, pasamontañas, tres teléfonos móviles, un precinto nuevo y dos equipos de radio-transmisiones, además del vehículo utilizado.

Los detenidos  junto con el atestado policial y la droga  intervenida, fueron puestos a disposición  del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia en la ciudad de Algeciras quien tras oír en declaración a los arrestados decretó su ingreso en prisión provisional.

La operación ha sido llevada a cabo de manera conjunta por agentes de la Unidad  de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Comisaría de Algeciras miembros  del Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria con sede en Algeciras y agentes de la Guardia Civil  adscritos a la Unidad de Análisis de Riesgos de la Aduana en el Puerto Marítimo de Algeciras (Cádiz)

lunes, 2 de noviembre de 2015

Fiscalia considera a "Manzanita", Vigo y Magdalena cabezillas del alijo de 2,9 toneladas de cocaína del “Riptide”

Una banda criminal con una estructura jerarquizada y con un preciso reparto de funciones para llevar a cabo “una actividad estable y continuada de narcotráfico”. Los jefes de la organización son tres arousanos: Marcos Vigo, ferrolano aunque vecino de Vilagarcía desde que era un niño; y los históricos Antonio Carballa Magdalena (de Sanxenxo) y el vilanovés José Luis Viñas Morgade, más conocido como “Manzanita” y al que las fuerzas de seguridad le siguen la pista desde la Operación Nécora. Así lo considera el fiscal antidroga Luis Uriarte en el escrito de acusación de un macrojuicio que a partir del 16 de noviembre sentará en el banquillo a 18 acusados por el alijo de 2,9 toneladas de cocaína del “Riptide”.
Para todos ellos pide el ministerio público penas de cárcel que suman 305 años. Las mayores, 21, son para los tres mandos de la organización que, según el fiscal, solo se comunicaban con el resto de la banda a través de un intermediario, el vilanovés Francisco Javier Suárez, para el que se piden 19 años de prisión.
Vigo, Magdalena y Viñas Morgade fueron, según Uriarte, los que encargaron la droga a los proveedores en Sudamérica, que enviaron a otro de los procesados, José Gregorio Hernández (“Goyo”), que llegó Santiago de Compostela a principios de mayo de 2013 para controlar la operación.
La recogida de la droga en altamar se iba a realizar a través del velero Pixapo, que el fiscal considera que era propiedad de otro de los procesados, José Manuel Rodríguez Cameselle, quien según el escrito de acusación habría simulado su venta.
El barco fue preparado durante semanas pero al día siguiente de partir sufrió uan avería que le hizo detener su travesía y entrar en el puerto de Aveiro, por lo que la organización comenzó una frenética actividad para encontrar en pocos días una embarcación de recogida.
Fue así como se precipitó una operación en la que los investigadores pudieron conocer las coordenadas y fecha de entrega de la droga gracias a las escuchas realizadas al enlace venezolano.
A las 2:45 horas del día 29 de mayo de 2013 el buque de operaciones Petrel, del Servicio de Vigilancia Aduanera procedió a interceptar el velero Riptide a unas 1.700 millas de las Islas Canarias.
Los agentes localizaron en su interiro 113 fardos que contenían 2,9 toneladas de cocaína con una pureza del 71% y un valor en el mercado negro de 295.058 euros. Los cinco tripulantes del barco, cuatro de Indonesia y uno de Corea del Sur, fueron detenidos de inmediato. Para ellos pide el fiscal ahora 17 años de prisión.
Al día siguiente se detenía en el aeropuerto de Santiago de Compostela a Goyo Hernández, cuando se disponía a regresar a Venezuela. Ese mismo día “caían” en sus domicilios la mayor parte de los presuntos miembros de la organización criminal, entre ellos los supuestos cabecillas.
Unos días más tardó el arrestro del venezolano J.I.C. y de Rodríguez Cameselle, los tripulantes del velero averiado Pixapo, que fueron interceptados por las fuerzas de seguridad tras varios días de busca por aguas del Atlántico.
El fiscal antidroga considera probados todos estos hechos y acusa a los 18 procesados de un delito contra la salud pública y de otro de pertenencia a una organización criminal, con el agravante de coordinación y dirección para los tres arousanos. A dos de los acusados también se les imputa tenencia ilícita de armas. El juicio, que se prevé largo, será en la sección 5ª de la Audiencia Provincial, en Vigo.

Solicitan penas de 8 años de prisión para cada uno de los cuatro acusados de recepciónar 18 kilos de cocaína procedentes de la República Dominicana

El fiscal ha solicitado una pena de nueve años de cárcel para cada uno de los cuatro acusados (36 años en total) de participar en el envío aéreo de 18 kilos de cocaína desde la República Dominicana con destino a la localidad cántabra de Suesa. El envio que contenía más de 18 kilos de cocaína distribuida en 54 pequeños cilindros hidráulicos y con un valor en el mercado negro estimado de más de 614.000 euros, fue interceptado en Barajas.

   Según el escrito de la Fiscalía, en enero de 2014 se detectó en la aduana del aeropuerto madrileño el envío, que pesaba 524 kilos.

   El paquete, remitido por una empresa de Santo Domingo, tenía por destinatario unos talleres de Suesa, en Cantabria. De acuerdo con el Ministerio Público, los cuatro acusados, de común acuerdo para introducir la droga en España, establecieron la infraestructura necesaria para la recepción de la mercancía y recuperación de la misma.

Según las investigaciónes del Servicio de Vigilancia Aduanera se había recibido, en diciembre de 2013, un envío de cilindros hidráulicos con el mismo remitente y destinatario.

Agentes de la Unidad de Vigilancia Aduanera continuaron con las pesquisas y detuvieron a los cuatro acusados interviniendoles varios teléfonos móviles, documentación, una libreta bancaria, tarjetas para móviles, casi 1.200 euros en metálico procedentes del tráfico de drogas, y un teléfono, además de billetes de lotería y otros efectos.

Tras las detenciones, se efectuaron nuevos registros y se intervinieron más teléfonos, ordenadores portátiles, resguardos bancarios, diversa documentación y material relacionado con el tratamiento de droga, entre otras cosas.

   La Fiscalía considera a los acusados culpables de un delito contra la salud pública de drogas, y otro de pertenencia a grupo criminal, por lo que pide, para cada uno de los acusados, ocho y un año de cárcel por estos delitos, es decir, nueve para cada uno y 36 en total. También solicita que paguen una multa de 800.000 euros.

   El juicio se celebrará en la Sección Tercera de la Audiencia de Cantabria este próximo martes, 3 de noviembre, a partir de las 10 horas.