***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

lunes, 17 de febrero de 2014

100.000 EUROS DE FIANZA PARA EL CABECILLA DE UNA RED QUE ESTAFÓ 5 MILLONES DE EUROS A LAS ASEGURADORAS

El titular del Juzgado de Instrucción nº2 de León ha decretado la libertad provisional con fianza para el cabecilla y su mano derecha de una red organizada que estafó cinco millones de euros simulando accidentes de tráfico en la capital leonesa.
Según ha podido conocer en exclusiva leonoticias.com, el cabecilla de la trama, C.H.F., abandonó Mansilla de las Mulas tras depositar una fianza de 100.000 euros. Se trata de un abogado de 32 años que siguiendo un sencillo método de ejecución como si se tratase de un accidente ocurrido de forma fortuita efectuaba los distintos partes de accidentes falsos.

Su mano derecha, F.J.G.F un funcionario del Ministerio de Justicia, abandonó la prisión tras depositar una fianza de 20.000 euros. Asimismo, el acusado ha solicitado su reincorporación a su puesto en los Juzgados de León que, por el momento, está pendiente de recurso.

El empleado público se encarga de dar una mayor celeridad a los procedimientos judiciales que resultaban de interés para la comisión de sus fines delictivos, fotocopiar documentos, sustraer efectos o sellos timbrados del Juzgado, además de encargarse de la captación de otros componentes de la organización.

Una veintena de imputados

Un caso que ahora está pendiente de juicio y en el que además del cabecilla y su mano derecha hay más de una veintena de imputados, entre ellos, otros abogados, procuradores, tramitadores de aseguradoras, médicos y fisioterapeutas, encomendados de dar cobertura legal a las lesiones.

No obstante, según fuentes consultadas, el juez ha estimado el recurso de algunos de los imputados dado que no aprecia delito alguno en la participación de la trama, considerándolos meros intermediarios.

Ahora el juez estudia la documentación aportada en el caso, entre las que se encuentran escuchas telefónicas, las declaraciones de los imputados o actas relativos a los supuestos siniestros, para determinar de qué delitos se imputará a los acusado, remitiendo el caso bien al Juzgado de lo Penal o a la Audiencia Provincial de León.

Desarticulación de la banda

Fue a mediados del mes de marzo cuando agentes de la Policía Nacional desarticulaba una organización en el marco de la operación "Bernesga" por un delito de estafa, fraude y blanqueo de capital. Las primeras investigaciones corroboran la información recibida por el alto nivel de vida que llevaban varios de los miembros de la organización, así como por el incremento de accidentes de tráfico que tramitaba el referido bufete.

Los presuntos autores de los hechos conformaban una organización criminal debidamente estructurada y jerarquizada, compuesta por más de 30 personas que desarrollaban individual y conjuntamente tareas delictivas en función de la actividad profesional que cada uno de ellos tiene. Se dedicaban a estafar a distintas compañías de seguros de vehículos a motor.

La investigación llevada conjuntamente con funcionarios adscritos al servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria de León, determinó que la organización criminal comenzó sus andaduras delictivas a primeros del mes de noviembre del año 2009, si bien ha sido durante los años 2011 y 2012 cuando su actividad delictiva se ha visto acrecentada a consecuencia de la impunidad con que perpetraban los hechos.

Sólo durante el año 2012, la organización abrió más de 170 cuentas bancarias, utilizándolas para los ingresos de las indemnizaciones que recibían los accidentados de las aseguradoras. En esos dos años el montante estafado a las distintas compañías aseguradoras de vehículos ronda los 5 millones de euros, de los cuales se han recuperado 272.000 euros en efectivo. Parte de la cantidad restante ha sido blanqueada con la adquisición de bienes inmuebles y vehículos de alta gama.