***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 6 de enero de 2013

LA LUCHA CONTRA LA DROGA EN ESPAÑA BAJO MINIMOS

Sea en camiones, en contenedores o en embarcaciones de todo tipo, la droga nunca ha dejado de entrar en España desde el norte de Africa en las últimas décadas. No es el caso tampoco ahora, ni mucho menos. Aprovechando las dificultades de las autoridades españolas para mantener la guardia alta ante los embates de la crisis económica, las mafias del narcotráfico intensifican sus actividades en el Mediterráneo, engordan sus arcas y mejoran día a día su logística. "Cada vez nos cogen más ventaja", lamentan fuentes de Vigilancia Aduanera en Andalucía.
Las fuente no dan cifras, pero los agentes de la Guardia Civil y de Vigilancia Aduanera confirman que cada vez son menos. "Los recortes han congelado las oposiciones y las vacantes por jubilaciones no se cubren. Y a ello se suma que no es fácil que los agentes elijan destino en zonas calientes, como el Campo de Gibraltar, por la acumulación de trabajo que supone", explican los aduaneros.
UN SOLO HELICOPTERO Escasean, pues, los recursos humanos, pero también los técnicos. No hay presupuesto para la adquisición de nuevos medios. Prueba de ello es que la Agencia Tributaria destina hoy por hoy un solo helicóptero y dos patrulleras a vigilar el Estrecho. Ese helicóptero, un Dauphin equipado con cámara térmica para la visión nocturna, es el medio más eficaz con que cuenta la Agencia en la lucha contra los narcos y en especial frente a las desafiantes y rapidísimas lanchas neumáticas, equipadas a menudo con varios motores y que alcanzan veloc¡dades de hasta 60 nudos (unos 110 km/h). "Necesitaríamos al menos dos helicópteros más y tenían que llegar, pero se frenó por la crisis", lamenta un agente de Algeciras (Cádiz).
El servicio marítimo de la Guardia Civil tiene en Andalucía seis helicópteros y 15 embarcaciones, pero ninguno de estos medios se dedica de forma específica a la lucha contra el narcotráfico, sino que trabajan también en el control de la pesca, el contrabando y la inmigración clandestina. Participan en operaciones concretas, pero no hacen labor preventiva. "Lo ideal sería una patrulla que saliera todos los días y acompañara el trabajo de información que se hace, pero no la hay", explica un agente.
Así las cosas, los traficantes ni siquiera necesitan esperar a la noche; la autopista de la droga --sobre todo hachís y, en menor medida, cocaína-- funciona a plena luz del día. "Ellos poseen muchos más medios que nosotros. Embarcaciones de última generación, avionetas, comunicaciones vía satélite...Y una amplísima red de informadores. Conocen bien cómo hacemos nuestro trabajo, cuándo salimos y cuándo volvemos, y saben cómo y cuándo actuar", relatan las mismas fuentes. Para ejercer un control efectivo de la costa mediterránea y el Estrecho "se necesitaría un ejército", admiten. Y hoy por hoy las autoridades consideran el narcotráfico "una amenaza menor" comparada con otras, como la lucha antiterrorista.
POCA COLABORACION Otro factor decisivo es la colaboración del vecino del sur, que a menudo fluctúa en función de intereses políticos y económicos. Además, la corrupción atenaza a sus fuerzas de seguridad. La región del Rif, en el norte de Marruecos, es tierra dominada por narcotraficantes de poca y mucha monta. El cannabis cultivado en las faldas de la abrupta cordillera no solo da de comer a más de 30.000 familias --y enriquece desmesuradamente a un puñado de ellas--. El hachís es hoy uno de los principales motores económicos del país, de donde procede el 80% del que se consume en Europa y en el que se estima que deja unos 2.000 millones de euros al año de los 10.000 que genera este negocio.
"Somos conscientes de que la lucha contra el narcotráfico es una batalla perdida, pero debemos estar presentes para mantener la presión sobre las mafias y disuadir en la medida de lo posible", afirma un agente de la Guardia Civil. "Nuestros medios no dejan de ser precarios si los comparamos con los suyos", añade. La única ventaja, relata, es que las mafias marroquís no utilizan armas de fuego en sus operaciones. "Aun así, siempre vamos armados, porque las cosas pueden cambiar de un día para otro", concluye.
diariocordoba