***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 9 de septiembre de 2012

UNA SENADORA PIDE LA INTERVENCION DEL EJERCITO EN MARSELLA PARA LUCHAR CONTRA EL CRIMEN ORGANIZADO

 El ministro del Interior, Manuel Valls, cree que “se debe cortar la ruta de la droga”, que llega desde el Magreb vía España, a Marsella

Cuando los automovilistas se equivocan en la autopista y entran en la ruta Marsella Norte, los espera una experiencia inquietante: atravesar sin ser asaltados o atacados la Cité de Bassens, el Far West del narcotráfico de Marsella junto a la de la Castellane, y escenario de un ajuste de cuentas con armas de guerra que ha dejado 19 muertos desde enero entre los traficantes de drogas.
Con sus paredes pintadas de color pastel, bajo un sol abrasador de verano, miles de antenas de TV que transmiten en árabe y la ropa tendida en sus balcones, podría ser una Cité – zona suburbana como las otras que existen en la segunda ciudad de Francia, si no fuera que se ha convertido en un supermercado para la marihuana, la cocaína y la heroína . Los fusiles Kalashnikov han entrado en escena para arreglar las diferencias a balazos.
La violencia ha llegado a tal nivel que la senadora socialista y alcaldesa de dos barrios de Marsella, Samia Ghali, nacida y criada en Bassens, reclamó la llegada del ejército para desalojarlos, desarmar a los “dealers” y “bloquear el acceso a los clientes”, que llegan a comprar droga a este “territorio liberado”, donde la policía no consigue imponer la ley .
“Frente a la ingeniería de guerra utilizada por las bandas y sus redes, no hay otro que pueda intervenir”, dijo la senadora. La idea fue rechazada de plano por el gobierno socialista de François Hollande.
Por primera vez en la historia de Francia, 13 ministros del gabinete nacional se reunieron el viernes con el premier, Jean Marc Ayrault, para decidir un plan a aplicar en Marsella. En esta ciudad marítima, milenaria, fenicia, la droga se ha enquistado en los últimos 15 años como producto de la desindustrialización, la desaparición de los trabajos portuarios, un desempleo del 17,3% (30% entre los jóvenes). El sector público se ha transformado en la única salida laboral para una población poco calificada, con ayuda del piston , el tráfico de influencias.
“Vamos a tomar medidas fuertes”, anunció Ayrault un día después del último arreglo de cuentas en Marsella. Deben conseguir una solución para la lucha contra el blanqueo de dinero de la droga, el tráfico y los circuitos financieros subterráneos de la economía, que emplean a chicos de hasta 10 años como “dealers” del narcotráfico.
El ministro de Educación, Vincent Peillon, anunció la formación de los chicos desde los 2 años, para que las madres puedan dejarlos en la guardería, ir a trabajar y que los chiquitos aprendan rápidamente francés. En el Ministerio de Economía estudian la aplicación de una ley “para incautar bienes adquiridos sin justificación”.
El ministro del Interior, Manuel Valls, cree que “se debe cortar la ruta de la droga”, que llega desde el Magreb vía España, a Marsella, donde mayoritariamente viven argelinos, marroquíes y gitanos.
“Esta ciudad se apoya en un sistema político-mafioso que gangrena todo. Es la anarquía republicana y el Estado es demasiado débil”, dijo un ex legislador, que no quiere decir su nombre porque en Marsella reina la omertá en la Cité y el miedo entre la gente.
La crisis marsellesa es el producto de una declinación económica , que convirtió a esta ciudad en la más pobre de Francia. Según las estadísticas, el 31% de la población vive con menos de 954 dólares, pese a que es la puerta abierta al Mediterráneo, con una población mestiza, políglota y multicultural que podría vivir sin tensiones. Está gobernada por un alcalde de la conservadora UMP y el 24,8% de los marselleses no tiene diploma.
Así, en las Cités , los jóvenes no encuentran empleo.
Caen en las manos de los narcos , que controlan el barrio donde viven y los conocen desde niños. “A los 16 años, los chicos se van del colegio. A los 20 se matan entre ellos con armas pesadas. Muchos son con quienes fuimos al colegio y hoy se ametrallan en plena calle”, contó Mounia, que no tiene la “menor esperanza de una solución”.
Castellane es el barrio donde nació el futbolista Zinedine Zidane. Alguna vez fue “un modelo a seguir” para esos chicos franceses de tercera generación de argelinos. Hoy se sienten abandonados por el Estado, no logran entrar al mercado de trabajo y los jefes, que conocen de toda su vida, les ofrecen vender marihuana, cocaína o heroína. La policía observa sin intervenir, denuncian los vecinos.
Un punto de venta de droga representa al menos 50.000 euros por mes a quien lo organiza. La posibilidad de esta plata fácil seduce a los jóvenes. Los “dealers” de Marsella ganan al menos 1.250.000 dólares al mes con la droga. Y las diferencias se arreglan a tiros.

 http://www.clarin.com