***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

OPERACION "POKEMON": DETENIDO EL JEFE DE LA POLICIA LOCAL DE ORENSE

Tres agentes de Vigilancia Aduanera detuvieron ayer al jefe de la Policía Local de Ourense, Abelardo Ulloa Pardo, por su relación con la trama de adjudicaciones públicas irregulares y presunto tráfico de influencias que investiga la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo, Pilar de Lara. Este arresto se produjo ayer al mediodía en el despacho de Ulloa Pardo, situado en la primera planta del edificio municipal de A Ponte. Fue trasladado a los calabozos de la Guardia Civil, donde espera ser requerido por la juez instructora para prestar declaración, previsiblemente hoy.
También fue arrestado ayer en el marco de la Operación Pokémon el excoordinador de la Policía Local de Lugo, Daniel Corral, en la actualidad retirado del servicio.
La detención de Ulloa Pardo podría no ser la última, ya que no se descartan nuevas implicaciones. La declaración prestada por el expresidente de la Confederación Hidrográfica Miño-Sil y exedil socialista del Concello de Lugo, Francisco Fernández Liñares, podría haber abierto nuevas líneas de investigación que derivaron en los dos arrestos que se produjeron ayer y que elevan a 15 el total de personas detenidas en esta operación.
La relación de Abelardo Ulloa con la adjudicación de servicios públicos a Vendex se remonta al año 2006, cuando todavía bajo el gobierno del PP, la empresa se hizo con el contrato de la grúa y la ORA a través de la firma Doal. El jefe de la Policía Local, que por aquel entonces solía formar parte de las mesas de contratación, firmó el informe técnico decisivo que resolvió el concurso, arrebatando la concesión a Setex Aparkisa. La adjudicación fue recurrida por la perjudicada, que acusaba a Ulloa de valorar de forma "injustificada" la propuesta de Doal, y el juez instructor llamó a declarar al jefe de la Policía Local. Doal ganó en primera instancia y Aparkisa decidió retirarse para evitar los gastos procesales.
Fuentes próximas al detenido aseguraron ayer que Abelardo Ulloa pasó parte de la mañana del pasado sábado encerrado en su oficina, un hecho "insólito" dado que nunca acude al despacho en fin de semana. En ese momento la trama de la Operación Pokémon estaba ya desgranada y entre los detenidos estaba Adrián Cordero, delegado de Vendex en Ourense. Los que le vieron intuyeron que su jefe podría estar retirando o destruyendo documentación.
Además, en la investigación dirigida por la juez Pilar de Lara hay constancia y se analizan pagos efectuados a policías locales. No se descarta por ello que se produzcan nuevas detenciones.
La detención del jefe de la Policía Local de Ourense no ha sorprendido demasiado en el entorno del edificio de A Ponte.
A pesar de la polémica puesta en marcha de una oficina de multas para controlar la gestión de las infracciones de tráfico, adjudicada a la empresa Servicios de Colaboración Integral SL, fuentes consultadas relacionan a Ulloa directamente con la adjudicación de la ORA y la grúa a Vendex.

VENDEX OBLIGO A SUS EMPLEADOS A HACER FACTURAS EN "B"

El trabajo de la juez Pilar de Lara se ha complicado más de lo previsto tras las declaraciones de los responsables del Grupo Vendex. Según informaron fuentes próximas a la causa, una de las piezas probatorias que serán fundamentales para el futuro de la investigación y del proceso judicial ha contribuido a enmarañar todavía más el rompecabezas en vez de arrojar luz sobre la supuesta trama empresarial.
A raíz de las escuchas telefónicas decretadas desde el Juzgado de Instrucción número 1 de Lugo sobre los directivos de Vendex, los agentes del Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) descubrieron que la compañía había encargado una auditoría interna para determinar cuál era el estado "real" de las comisiones que habían pagado y quiénes eran las personas que más contrapartidas habían recibido a cambio de la adjudicaciones.
De esta forma, el pasado mes de mayo, la empresa dio órdenes a todos sus delegados para que "aclarasen" el destino de sus pagos. El desfase entre el dinero que se estaría abonando por los favores prestados y las cuentas internas de la compañía, provocó que los directivos se viesen obligados a explicar dónde estaba el dinero que faltaba en la caja B, aseguran fuentes cercanas al caso.
Las conversaciones grabadas por orden judicial dejan en evidencia un sinfín de "mordidas" que la juez va recopilando de cara a descifrar el papel de cada pieza del puzzle. El problema con el que no contaba la magistrada es que muchos de los responsables de Vendex anotaron sus pagos de forma aleatoria para ponerle nombre al dinero adjudicado previamente sin que constara de modo oficial. Cinco meses después, en los interrogatorios que se llevan a cabo en Lugo, los mismos directivos no reconocen las cantidades y, algunos de los pagos reales que sí admiten, no coinciden con los reflejados en la auditoría, siempre según las mismas fuentes. La confianza con la que se movían los imputados queda reflejada en el hecho de que ninguno de ellos sospechaba que estaba siendo sometido a vigilancias por parte de los investigadores del Servicio de Vigilancia Aduanera y mucho menos que sus teléfonos estuviesen intervenidos por orden judicial.
Por el contrario, algunos de los ahora detenidos sí temían que su propia empresa llevase a cabo una investigación interna para aclarar cuál era el destino de los fondos que destinaban a las comisiones. La auditoría interna del Grupo Vendex puso en alerta a los delegados repartidos por las 40 provincias españolas en las que tienen intereses, ya que creció la desconfianza hacia los máximos responsables de la compañía.