***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 5 de agosto de 2012

EL PATRON DEL "RATONERO" A JUICIO JUNTO A EL CLAN DE "O MULO"

Desde Baiona hasta O Grove. Decenas de fardos de cocaína aparecieron flotando en las costas gallegas en agosto de 2008. Formaban parte de los 4.000 kilos de droga (valorados en 120 millones de euros) que transportaba una potente lanzadera que los narcos vararon e incendiaron en la playa A Lanzada el 15 de agosto tras fondear el alijo cerca de cabo Silleiro cuando eran perseguidos por las fuerzas antidroga. Cuatro años después, el Juzgado de Instrucción 3 de Cambados ha cerrado la causa y dictado auto de procesamiento contra 33 imputados del último gran clan del narcotráfico gallego liderado por el cambadés Rafael Bugallo Piñeiro, "O Mulo", para quien la fiscalía podría solicitar más de 18 años de prisión.
Entre los procesados se encuentra el patrón y armador del pesquero grovense Ratonero, José Luis Devesa Devesa, en prisión provisional desde que el barco fue abordado el pasado mes de febrero con 3.000 kilos de cocaína que transportaba desde Venezuela a Galicia en el primer gran alijo marítimo intentado en los últimos tres años. Curiosamente, entre los tres pilotos de la planeadora que debía recoger el alijo en Madeira y que fueron detenidos allí se encuentra un yerno de "O Mulo".
El juez cambadés sostiene en el auto de procesamiento que Bugallo contrató al armador grovense para que abasteciera de combustible a sus planeadoras en mar abierto. Así, el Ratonero sería el barco gasolinera de la flota de la organización en aquella descarga. Las fotografías de los servicios antidroga muestran la macha de combustible alrededor del pesquero el 13 de agosto tras el supuesto repostaje de la lanzadera de 6 motores.
Con Rafael Bugallo Piñeiro compartirán banquillo en la Audiencia Provincial de Pontevedra varios de sus hijos y otros allegados, como su novia colombiana, acusados de realizar labores de vigilancia. También un pariente del capo Sito Miñanco y otros conocidos narcotransportistas de Arousa, así como tres colombianos asentados en Vilagarcía. Por primer vez se imputa a José Luis Orbáiz Quintans, hijo de un exguardia civil ya fallecido que fue socio de los históricos capos José Luis y Manuel Charlín Gama.
El auto de procesamiento sostiene que Rafael Bugallo Piñeiro liberaba una red "integrada por individuos unidos entre si, algunos de ellos por lazos familiares, que se organizan con la finalidad de introducir cantidades ingentes de sustancias estupefacientes en España, empleando medios sofisticados de comunicación y lanchas rápidas para el transporte". El grupo, según el juez, "se dedica a efectuar las construcciones de las embarcaciones diseñadas especialmente para grandes cantidades de droga, el transporte y la descarga".
Así, se indica que "O Mulo" construía y modificaba las lanchas en naves aisladas de O Salnés. Una de estas lanzaderas es la que realizó el transporte de los 3.500 de cocaína que aparecieron flotando en las rías gallegas a mediados de agosto de 2008. La lancha, bajo vigilancia aérea, varó en la playa de A Lanzada donde sus tripulantes le prendieron fuego. En los registros practicados tras las detenciones se intervino otra planeadora similar de 15 metros, 9 potentes motores y decenas de garrafas de combustible vacías, además de documentación.
Lo que la organización de Bugallo no sabía cuando varó la lancha era que desde varios meses atrás estaba bajo vigilancia. Sus encuentros, los viajes a Sudamérica de alguno de los procesados para preparar el transporte de cocaína y sus conversaciones fueron grabados por el Greco Galicia; y el Servicio de Vigilancia Aduanera frustró el desembarco al perseguir a la embarcación, avistada cuando se aproximaba a las costas gallegas, cerca de la desembocadura del Miño. El fiscal prepara ahora el escrito de acusación contra los 33 imputados de la organización, entre los que se incluyen además del cabecilla los presuntos tripulantes de las lanchas, los responsables de las naves donde se construían y ocultaban, y quienes hacían labores de intermediación y financiación.
Parte de la droga fue robada en el cuartel de O Grove
El mismo 15 de agosto de 2008, tras hallarse en A Lanzada varada e incendiada la potente planeadora €valorada en más de 300.000 euros€ , el Servicio de Vigilancia Aduanera recuperó "con escaso encharcamiento y semihundidos" 1.880 kilos de cocaína en las proximidades de cabo Silleiro. La Guardia Civil aprehendió otros 1.995 kilos. Otros fardos llegaron a la costa arrastrados por la marea. En A Lanzada se recuperó uno de 20 kilos de coca que se guardó en el cuartel de la Benemérita en O Grove como prueba contra la organización de "O Mulo". Meses después y con las instalaciones en obras se descubrió que faltaban unos 12 kilos de droga. La investigación abierta no permitió dar con el autor del robo y el juez de Cambados archivó el caso.
Un narco de película que evitó a mordiscos ser enterrado vivo
Rafael Bugallo Piñeiro, "O Mulo", es a sus 52 años un veterano y escurridizo superviviente con más de 25 años en un negocio que ha compatibilizado con distintas estancias en prisión. Experto en caracterizaciones para cambiar de apariencia y en el uso de documentación falsa para ocultarse durante sus fugas €no dudó en arrollar un coche policial€ por dos veces escapó de lo que parecía una muerte segura a manos de su socio, Tucho Ferreiro. Una deuda de 9 millones de las antiguas pesetas llevó a Ferreiro a cavar una fosa en el cementerio de Caldas en 1992. Su intención era enterrar vivo a "O Mulo". A pie de tumba le encañonó con una escopeta, pero Bugallo se revolvió y, a mordiscos, logró huir monte a través pese a los disparos que sonaban a su alrededor. Meses después Ferreiro asesinaba a Danielito Carballo, lugarteniente de Sito Miñanco y a otro narco arousano. Su tercer objetivo era otra vez "O Mulo", pero no lo encontró y tras recorrer Cambados en su busca se suicidó.
Experto y temerario piloto de planeadoras, Bugallo Piñeiro dio el salto del tabaco a la droga en los 90 y montó una de las mayores infraestructuras de narcotransporte marítimo. Aunque colaboró con los grandes capos de la cocaína, como Sito Miñanco, siempre permaneció autónomo limitándose a alijar lo que otros traían de Colombia. Y entre esos "otros" figuraban importantes dirigentes de cárteles colombianos, caso del paramilitar Carlos Castaño, jefe de Autodefensas Unidas de Colombia. El fiscal decano de la Sección de Narcóticos y Drogas Peligrosas de Washington, Daniel J.Cassidy, que dirigía el proceso contra el colombiano en EEUU, viajó en octubre de 2002 a Arousa con responsables de la DEA para investigar estos contactos.
 http://www.farodevigo.es/sucesos/2012/08/05/patron-ratonero-juicio-ultimo-gran-clan-narcotrafico-gallego-liderado-o-mulo/671480.html