***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

martes, 24 de julio de 2012

NI UNA EXPLICACION POR LAS PENAS MINIMAS IMPUESTAS A LOS INTEGRANTES DE UNA RED DE NARCOTRAFICANTES.

 Los procesados de la organización liderada por El Tomate también fueron detenidos en 2010. En marzo de ese año, una embarcación cargada con hachís subió río Guadalquivir arriba hasta un lugar en el término de Lebrija. Agentes de la Guardia Civil y de Vigilancia Aduanera que participaban en la investigación sobre la red consiguieron frustrar la operación. Cayeron 83 sacos de arpillera que contenían 2,5 toneladas de hachís.


La sentencia de la Audiencia Nacional que ha condenado a penas mínimas a doce miembros de una organización de traficantes de hachís radicada en Sanlúcar aplica una atenuante de dilaciones indebidas (por retraso injustificado en la tramitación de la causa) y otra de confesión tardía pero no aporta ni una sola explicación acerca de esas circunstancias ni por qué las tiene en cuenta en este caso. La resolución, pactada entre la Fiscalía y las defensas de los procesados, se limita a recoger el acuerdo, que supone una rebaja antológica respecto a la calificación inicial del fiscal.

El fiscal pedía seis años de prisión para Carmelo Hermosilla, jefe de la organización de traficantes, que ha sido condenado a dos años y tres meses de cárcel. Y solicitaba también penas elevadas para otros miembros de la red, que han conseguido condenas de dos años de prisión. Todos fueron detenidos en 2010, tras una investigación que llevó a la captura de un cargamento de 2,2 toneladas de hachís en el río Guadalquivir. Pese a esa fecha, la sentencia aplica la atenuante de dilaciones indebidas. Aunque, eso sí, no proporciona ni un solo dato que permita entender por qué lo hace y despejar así dudas razonables sobre tan extraña decisión.

La comparación con otros casos muy parecidos contribuye a situar en una posición polémica el pacto alcanzado por el fiscal y los abogados defensores (entre los que se encuentra Manuel Montaño). Hace un año, la Audiencia Provincial de Cádiz juzgó a seis acusados de pertenecer a una organización de traficantes de hachís, también radicada en Sanlúcar, dirigida por una persona conocida como El Tomate, que se encontraba entonces en paradero desconocido. La sentencia, contra la que fue presentado un recurso que resolverá el Tribunal Supremo, condenó a dos de los procesados a seis años de prisión. A los otros cuatro, a cinco años y medio de cárcel.

La resolución de la Audiencia Provincial de Cádiz, tal como la de la Audiencia Nacional, consideró probado que los procesados formaban parte de una red de traficantes que se dedicaba a introducir por la costa de Cádiz cargamentos de hachís procedente de Marruecos. Como la otra sentencia, atribuye a cada uno de los acusados un lugar y una actividad en la organización, dirigida por una persona que cuenta con sus hombres de confianza, cada uno en su papel en un sistema jerarquizado.

Los procesados de la organización liderada por El Tomate también fueron detenidos en 2010. En marzo de ese año, una embarcación cargada con hachís subió río Guadalquivir arriba hasta un lugar en el término de Lebrija. Agentes de la Guardia Civil y de Vigilancia Aduanera que participaban en la investigación sobre la red consiguieron frustrar la operación. Cayeron 83 sacos de arpillera que contenían 2,5 toneladas de hachís.

Frente a las penas de seis años y de cinco años y medio de prisión a los acusados de pertenecer a la organización de El Tomate, a casi todos los procesados que han admitido que formaban parte de la red dirigida por Carmelo Hermosilla les han correspondido penas de dos años de prisión.

El propio Hermosilla (que fue absuelto en 2007 tras ser anulada por irregularidades una operación antidroga que capturó 3,3 toneladas de hachís) ha aceptado una pena de dos años y tres meses de prisión. Otro acusado ha pactado esa misma pena. Sólo uno, C.M., supera a los demás con creces, ya que suma cuatro años de cárcel por dos delitos: contra la salud pública (tráfico de drogas) y blanqueo de capitales. Una procesada ni siquiera llega a los dos años: aceptó un año y nueve meses de prisión por blanqueo de capitales.

 http://www.diariodecadiz.es/article/provincia/1313754/ni/una/explicacion/la/sentencia/penas/minimas/una/red/traficantes.html