***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

martes, 10 de mayo de 2011

EL CARTEL DE SINALOA TIENE 150 BASES EN SUELO ESPAÑOL

Iguel pide una caña a
las nueve de la mañana
y enciende el tercer
pitillo mientras espera
en un bar en el centro
de Madrid. Casi no ha
dormido. El día anterior tuvo que llevar
dos kilos de cocaína a unos clientes a las
afueras de la ciudad y en unas cuantas
horas viajará a Galicia para confirmar que
ha llegado una mercancía procedente de
México.
Todos le conocen como El Güero por
su pelo rubio y sus ojos azules. Si no fuera
por la medalla de la Virgen de Guadalupe
que le cuelga del cuello podría pasar por
español, aunque su acento del norte de
México le traiciona. No tiene problemas
en decir que se dedica al tráfico de drogas.
Su trabajo consiste en recoger paquetes
de cocaína y llevarlos a clientes de “élite”
que pagan más de 300 euros por pedido.
Miguel es una de las 600 personas que
trabajan para los carteles de México en
España, según un informe interno de la
Procuraduría General de la república
mexicana (PGR), equivalente a la Policía
Nacional. El documento coincide con las
cifras de la Policía Europea (Europol)
que advierte que los narcotraficantes
mexicanos tienen unas 150 bases en todo
el país y que los carteles de Sinaloa y del
Golfo se han adueñado del negocio de la
cocaína en España, desplazando a los colombianos.
Rob Wainwright, director de Europol,
asegura que estos narcotraficantes están
conquistando Europa a través de España.
Es su puerta hacia el resto de los países.
“Los carteles mexicanos son los más fuertes
y los más violentos. Por eso se han
posicionado en Europa y han desplazado
el mito de los colombianos. Aunque la cocaína
venga de Colombia, ellos la controlan,
la transportan y la distribuyen”, afirma
Wainwright.
El trampolín mexicano. Miguel mira su
Rolex y pide otra caña. Hace cinco años
que se mudó a España. Entonces trabajaba
para la gente de Carlos Ruiz Santamaria,
El Negro. El narco mexicano fue uno
de los 15 delincuentes más buscados por
la Policía Nacional por operar para el cartel
de Cali (Colombia). Un trabajo que
abandonó en 2004 para plantar la semilla
de los carteles mexicanos en España.
Ahora empieza a florecer. Ya lo dijo la
Oficina de las Naciones Unidas contra la
Droga y el Delito (ONUDD) en México,
Centroamérica y el Caribe cuando alertó
por primera vez el año pasado que los
narcotraficantes mexicanos se fortalecían
en el mercado de la droga al encontrar
nuevas rutas, a través de África, para la
cocaína.
“Todo eso lo ingenió El Negro. Los barcos,
las mulas, los acuerdos con los colombianos,
reclutar a pandilleros... Es como
una gran empresa y nosotros somos fichas
de ajedrez de un negocio que se extiende
a decenas de países”, explica Miguel.
Pero ser un peón resulta rentable. Un
gramo de cocaína en las calles de Madrid
cuesta entre 50 y 75 euros, lo que representa
un 25% más que en EE UU, según la
Administración de Drogas y Narcóticos
(DEA, por sus siglas en inglés).
“Los mexicanos se dieron cuenta de
que su producto real no eran las drogas,
sino la infraestructura, las operaciones y
su talento para el contrabando”, explica
Antonio Luigi Mazzitelli de la ONUDD.
El trampolín mexicano —el nombre
que se le dio a México por hacer de intermediario
para el tráfico de droga entre Colombia
y EE UU— lanzó a los carteles a
Europa. Un gramo de cocaína puede costar
unos 200 pesos (10 euros) en algún
pueblo del estado de Chihuahua (México).
A 9.079 kilómetros de distancia vale hasta
siete veces más; 70. Según el informe de la
PGR, elaborado con la colaboración de la
Policía Nacional española, 150 kilos de cocaína
provenientes de México valen 13,4
millones en las calles de Madrid.
Esta fue la principal razón por la que
los mexicanos decidieron hacer su mina
de oro al otro lado del Atlántico, en opinión
del embajador de México en España,
Jorge Zermeño. Este año, indica, 402
de los 410 mexicanos detenidos en España
están relacionados con el tráfico de
drogas.
La cárcel no es una preocupación para
Miguel, el camello. Cree que no será detenido
por ser un narcotraficante menor, a
pesar de que varios colegas suyos se encuentran
en manos de la justicia española.
Algunos fueron detenidos por la Guardia
Civil en junio pasado cuando los agentes
desmantelaron una red de narcos capitaneada
por mexicanos. Detuvieron a 31
personas con 550 kilos de cocaína en , una zona que la
policía vigila porque varios pisos son utilizados
como almacenes de droga. Allí, la Policía
Judicial ha realizado ocho incautaciones
de droga que llegó de México los últimos
dos años.
Tanto el Cartel de Sinaloa, como el del
Golfo, han logrado traer la cocaína mediante
envíos por el mar que pasan desde el
Caribe a África Occidental. De allí viajan a
puertos como Barcelona o Galicia, dice el
informe. A su vez la Brigada contra el Crimen
Organizado de la Policía Nacional ha
detectado el empleo de vuelos a baja altura
con avionetas para dejar caer bultos de
droga. Esta ruta se origina en Marruecos y
llega a Extremadura o Andalucía.
Miguel dice que apenas se entera de
cómo recibe los paquetes de cocaína que
después reparte. “No me encargo de eso.
Es de las grandes ligas. Trabajaba en México
hasta que descubrí que aquí era menos
peligroso y ganaba más”, dice. Apaga su
último pitillo. Es hora de irse a Galicia._
http://escuela.elpais