***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

martes, 1 de marzo de 2011

LOS HIJOS DE LOS CLANES GALLEGOS DE LA DROGA.

Considerados en su día por los especialistas antidroga como "los narcos españoles más activos", sobre sus espaldas pesan detenciones y alguna condena en firme, pero actualmente, y gracias a los últimos cambios legislativos, uno ya está libertad y el otro, a punto de ser juzgado, recurre a todos los medios a su alcance para sacar partido de la situación. Estos dos treinteañeros integran, además, familias que llevan décadas dedicadas al contrabando y al narcotráfico.

Daniel Baúlo Carballo, primogénito de los Caneos, y David Pérez Lago, hijo de Esther Lago e hijastro de Laureano Oubiña, tienen mucha más suerte que sus predecesores. El primero salió de prisión y ya se pasea por Arousa; mientras que el segundo, recluido en la cárcel de Teixeiro, centro del que ya salió en algunas ocasiones de permiso, será juzgado a partir del próximo 31 de marzo, proceso en el que la Fiscalía podría rebajar de 20 a nueve años de cárcel su solicitud de pena.

Sus vidas y milagros coinciden en algo más: la sospecha de que ambos colaboran con la Policía y disfrutan de beneficios judiciales y penitenciarios. Sobre Daniel Baúlo pesa el estigma de ser un infiltrado; es decir, de participar en operaciones de narcotráfico a instancias policiales. Pérez Lago lo tiene todavía más claro: sus abogados negociaron una sustancial rebaja de condena con el argumento de ser un confidente de las brigadas de estupefacientes. Ninguno va de farol. Aunque también hay quien dice que están señalados, se supone que por bandas de narcos, lo cierto es que gozan de una situación privilegiada.

EL CASO DANIEL BAÚLO. Daniel Baúlo, el heredero de los Caneos, fue absuelto de gran tráfico de drogas tras ser detenido en la operación Destello, despliegue durante el que se aprehendieron cinco toneladas de cocaína. Ya estaba en libertad condicional por su relación con otro cargamento de proporciones similares y fue arrestado cuando acudía al juzgado de Cambados.

A Daniel Baúlo no le cogió por sorpresa este operativo, pero, en su día (enero de 2007), la Policía hablaba de él como "pieza clave de un grupo internacional dedicado al tráfico de drogas", y, más en concreto, se le consideraba el líder de la facción española de un cártel colombiano liderado por Isaac Vélez Garzón, condenado en esta misma causa.

En la sentencia de la operación Destello se considera que Daniel Baúlo podría "no tener constancia" de la misma pese a que asistió a "varias reuniones con el citado Vélez Garzón (condenado a principios de los años 90 con Sito Miñanco) y José Benito Charlín (sobrino del patriarca de los Charlines y cuñado de Daniel Baúlo) en las que se preparó todo el operativo". El Caneo, según la sentencia, "justificó" su asistencia "en que fue a llevar a otro de los participantes en la reunión (Charlín)", así como su presencia en Sevilla, escenario de las citas, "por razones de negocio". Sorprendentemente los magistrados dieron por buena la versión policial y rechazaron la acusación del fiscal argumentando que "ambos hechos son indicios que no tienen suficiente solidez para declarar probada su participación en la perpetración del delito".

Lo curioso es que Baúlo era reincidente, tanto en la comisión del delito como en su condición de presunto agente infiltrado. En 2008 fue condenado a 17 años de cárcel por su relación con las tres toneladas de cocaína intervenidas en el Atlantic Warden, abordado por especialistas de los Geos en 2005. Daniel Baúlo acababa de salir de prisión por otro alijo, y en el asalto al pesquero se utilizó un barco cebo en el que iban los agentes especiales de la Policía enrolados como marineros. Desde el primer momento se sospechó que El Caneo había colaborado en el flete del barco y, sobre todo, en la contratación de los falsos marineros. Las sospechas se acrecentaron cuando Daniel Baúlo consiguió un indulto y salió en libertad.

EL CASO DE PÉREZ LAGO. Más complejo es el tema del hijastro de Laureano Oubiña, que fue detenido en abril de 2006 en el marco de una operación que finalizó con un desembarco frustrado en la playa de Corme de hasta seis toneladas de cocaína, de las que se recuperaron casi dos. También se le acusa de varios delitos de blanqueo de capitales.

El fiscal pedía para él hasta 20 años de cárcel al ser considerado por la Policía, también en su momento, "como el líder de la principal banda dedicada al tráfico de cocaína a gran escala en las costas españolas". Pero Pérez Lago no iba a contentarse, ya que sus abogados plantearon a la Audiencia Nacional una situación inédita: de seguir adelante esa acusación (la petición de 20 años), en su juicio llamaría a declarar como testigos al jefe de la Unidad Central de Estupefacientes, al de la Brigada Provincial de Madrid y al polémico ex comisario jefe de la Udyco de la Costa del Sol para que certificaran su condición de "confidente policial en el momento de su detención".

Pérez Lago dispondría de los suficientes datos, y documentos, para avalar sus acusaciones, lo que obligó a la Fiscalía Antidroga a dar un frenazo para evitar el espectáculo de ver, ante un tribunal, a un narco de las características del hijastro de Oubiña acusando directamente a miembros destacados de la cúpula antidroga en España. Los abogados defensores negociaron durante meses una conformidad con la Fiscalía. La última oferta, de nueve años para Pérez Lago y de siete para cada uno de los otros 13 acusados, fue aceptada por todos menos por la abogada y ex compañera sentimental de Pérez Lago, la arousana Tania Varela (testigo del asesinato de Díaz Moñux), que también solicitó, aunque se lo denegaron, la comparecencia de Javier Zaragoza en calidad de testigo.

Todo parece indicar que el acuerdo de conformidad no se oficializó, ya que la Fiscalía sólo aceptaba un pacto total, mantiene su escrito de conclusiones provisionales. No obstante, es muy probable que la Fiscalía ajuste su petición de pena a la de su última oferta para los procesados reconozcan los hechos una vez que se abra el juicio.

No hay que olvidar que los abogados de Pérez Lago sostienen que su cliente fue detenido cuando participaba en una operación de tráfico de drogas provocada por la Udyco. De hecho, el ex jefe de la Udyco del Costa del Sol llegó a declarar, en instancia judicial, que en una reunión de la cúpula antidroga española "David Pérez Lago y su socio italiano Marco Torello facilitarían la información precisa para localizar un alijo de ocho toneladas de cocaína a cambio de beneficios para el italiano y retrasar la ejecución de la condena por tráfico de hachís" que pesaba sobre el hijo de la fallecida Esther Lago.

http://www.elcorreogallego.es/galicia/ecg/justicia-light-hijos-narcos-historicos/idEdicion-2011-02-28/idNoticia-644296/