***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

miércoles, 30 de marzo de 2011

ENTREVISTA A LA DELEGADA EN ESPAÑA DEL PLAN SOBRE DROGA

Según la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la ONU, tres de cada 100 españoles consumieron cocaína el último año. ¿No es un dato alarmante?

No queremos controvertir a la JIFE, pero esos son datos de 2008. Los más recientes nos indican que el consumo es de 2,6%. Igual las diferencias no son tan mayúsculas como para que ni que tiremos las campanas al vuelo ni para que se asegure que es una maldición lo que ocurre.

De todas formas el país superó en consumo al Reino Unido, Italia e Irlanda, siendo el primer consumidor de cocaína de Europa. ¿En cifras redondas, cuánta gente consumió esta droga en la península ibérica?

Los datos de la encuesta en los que se basan las proyecciones comprenden un rango de edades entre los 15 y los 65 años: es el 2,6% de esa población el que en el último año consumió cocaína. Es un porcentaje importante, no puede desconocerse. Pero tampoco se puede inferir que todos los que consumieron coca el último año sean adictos. De hecho, aunque 10 de cada 100 españoles confesaron haber consumido cocaína alguna vez en la vida, tan sólo una cuarta parte (2,6%) lo hizo el último año.

Eso significa, sin embargo, que hay un consumo experimental muy riesgoso. En 1997 el porcentaje de españoles que reconocieron consumir coca alguna vez era del 3,4%; ahora es del 10,2%. ¿No les preocupa mucho esta tendencia?

Definitivamente. Entre otras razones porque no ha habido una percepción de riesgo con el consumo de cocaína, muy a diferencia de lo ocurrido con la heroína. Lo que ocurre es que hay una tendencia alta de pérdida de miedo por el inicio de consumo. Esta tendencia aumenta en la franja de 20 a 45 años y disminuye en la de 15 a 19 años. Eso nos permite mantener esperanza porque este último sector poblacional ha sido sobre el que más hemos trabajado en la prevención.

¿Se podría inferir que la crisis económica en España disparó ese consumo experimental?

Nada hay que nos indique una correlación entre ambos fenómenos. España es el tercer país del mundo que más decomisos de droga logra anualmente, detrás de Colombia y estados Unidos.

¿No le parece curioso que a pesar de la lucha frontal contra el narcotráfico, los precios de la droga se hubieran mantenido estables en la última década?

El precio de la cocaína se ha sostenido, con una variable quizá de 10 céntimos. La Secretaria de Estado de Seguridad tiene sus estudios. En 2008 el kilo de cocaína costaba 33.122 euros; ahora está en 33.039 euros. Por gramos es igual: de 60,03 euros se pasó a 59,64. Es imperceptible la baja.

¿Qué han descubierto las autoridades con respecto a la pureza del alcaloide que llega a España?

Mientras el alijo de cocaína que llega a España tiene el 70% de pureza, al comercializarlo por gramos ésta baja a un 50%. Y para hacer rendir llega a un 40%. Se sigue manteniendo en la mercantilización de la droga el proceso de mezcla, de timo y, claro, de peligro para la salud, más del que ya tiene en sí mismo el consumo.

¿Pero cómo explicar que el precio de esta droga no haya tenido mayores variables?

La demanda y el mercado. La dificultad que tienen estas organizaciones para hacer pasar la droga. No vale lo mismo en todos los países el consumo de cocaína ni puede entrar la misma cantidad. Entonces en función de la demanda y la oferta sitúan el precio.


¿De dónde viene la droga que se consume en España?

De Latinoamérica si hablamos de cocaína, y del norte de África con respecto a la marihuana y el hachís. Hay que seguir trabajando en temas de cooperación internacional y control de tráfico. España, es verdad, es la puerta de entrada de la droga, donde hay más cocaína, pero también el que más recursos destina a combatir este flagelo.

¿Cuánto dinero invierte España en la lucha contra el narcotráfico?

Sólo el Plan Nacional sobre Drogas destinó a programas de prevención 8 millones de euros más que el año pasado. En total este 2011 invertiremos 50 millones de euros, de los cuales 32 millones provienen de bienes que les hemos decomisado a estas organizaciones de ‘narcos’. Uno de los graves problemas que tenemos es que se actuó tan bien y con tan buenos resultados sobre la heroína que la gente tiene miedo de consumirla. Pero con la cocaína ocurre otra cosa: la percepción de que era la droga del yuppie ya pasó y pronto se integró en la sociedad. Sólo a programas de prevención del consumo de coca hemos destinado ahora 17 millones de euros.

¿De todas las drogas ilícitas del mercado, sobre cuál van a hacer mayor énfasis? Por encima de la coca sigue consumiéndose marihuana.

Todas las sustancias nos preocupan, pero los opiáceos tienen mucho riesgo, así como las nuevas drogas sintéticas, como la mefedrona y otras muchísimas que no están vigiladas ni controladas, sobre las cuales no existen estudios y se venden en Internet o a domicilio.

¿Cómo está España con respecto a otros países en consumo de drogas?

Este es un país consumidor, sí, pero no todos los países consumen las mismas sustancias. Si hablamos de cocaína uno podría decir que después de la pandemia de la heroína hubo una transferencia de consumo hacia la coca. España tiene la desgracia de tener un entorno geográfico magnífico, que se necesitan 35 mil veces más de recursos para evitar o disminuir más la entrada de droga por el Atlántico que viene de Latinoamérica y del Mediterráneo de África. Sin rodeos hay que decirlo, la puerta de entrada de la droga a Europa es España.

¿Qué tendencias han detectado al hacer un monitoreo sobre el consumo de drogas?

Hemos bajado un poco en el consumo de cocaína y ha pegado un bajón brutal el de heroína. El alcohol nos está creando una serie de problemas sobre los cuales hay que intervenir con urgencia, más que con ninguna otra sustancia. La encuesta nos dice que desde edades excesivamente tempranas, 12 o 13 años, se inician en la borrachera de fin de semana. Eso sí que es un problema. También detectamos que las mujeres en una franja de edad de entre los 40 y 55 años son las grandes consumidores de ansiolíticos o tranquilizantes.

La comercialización de estos estupefacientes cada vez es más difícil de detectar, concluye la JIFE. ¿Está usted de acuerdo?

Hemos detectado lo que sabe cualquier ciudadano de este país, que uno vende y consume a pesar de las fórmulas de control. El año pasado se levantaron más de 300 mil actas en España por parte de la Policía por consumo de sustancias ilícitas en la vía pública. Seguro que son muchos más, pero la cifra es suficientemente ilustrativa.

Parece haber una percepción más o menos uniforme de que en España es fácil conseguir y consumir drogas.

Hay que educar a la sociedad para que vuelva a tener miedo a los efectos perversos de las drogas. Con la cocaína el lío es que ha habido una muy baja percepción de riesgo. Hace 15 años 40 de cada 100 españoles creían que conseguir coca era fácil o muy fácil. Ahora ese promedio es de casi 60 de cada 100 españoles. Los jóvenes son nuestra prioridad. En el Plan Nacional sobre Drogas somos de la opinión que debemos empezar a educar y advertir desde preescolar. Para que cuando lleguen a los 15 años tengan la información suficiente.

¿Cuál es el perfil entonces del cocainómano español?

No hay un perfil. Toma cocaína gente que está en la universidad y lo mismo el que sale del taller en la noche. Es una droga integradísima socialmente.

http://www.elespectador.com/impreso/internacional/articulo-259926-nuria-espi-hay-una-perdida-del-miedo-al-consumo