***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 17 de octubre de 2010

LOS HISTORICOS NARCOTRAFICANTES RINDEN CUENTAS.

El primero fue Laureano Oubiña, también en esto un precursor. Fue en el año 1995 cuando los funcionarios de Hacienda llamaron a las puertas del pazo de Baión y, viendo que las cuentas no cuadraban con los registros oficiales, acordaron embargarle el pazo y otras propiedades basándose en la sospecha de que todos esos bienes habían sido comprados con dinero del narcotráfico, y por lo tanto, sin pagar los impuestos correspondientes a los que todo ciudadano honrado está obligado en sus negocios legales.
Quizás en lo de Laureano Oubiña tuvo mucho que ver lo ostentoso del pazo de Baión, y que las madres contra la droga hicieran de él un símbolo de su campaña para acabar con el narcotráfico en Galicia. Sin embargo, ese mismo año se le intervino también a Manuel Charlín el pazo de Vista Real, y aunque el proceso para despojar al patriarca de sus bienes fue mucho más complicado, porque eran muchos los negocios y muchas las sociedades, todos aquellos movimientos dejaron claro que la cosa iba en serio, y que ya nunca más los clanes iban a trabajar en Arousa con la impunidad del pasado.
Uno y otro entraban y salían ya entonces de la cárcel, hasta que la acumulación de procesos los dejó definitivamente entre rejas. Primero, condenados por narcotráfico, y después, por blanqueo de dinero, tras un arduo trabajo de los juzgados, las fiscalías y la Agencia Tributaria, que dedicó años a desenmarañar aquellas complejas sociedades tras las que los narcos históricos ocultaban sus negocios. Así fue cómo a Laureano Oubiña se le embargó el pazo, valorado en unos cinco millones de euros, y más tarde, en otro proceso, bienes ubicados no solo en Galicia, sino también en otras partes del territorio español, tasados en otros diez millones.
Paralelas a las penurias de los Oubiña corrían las del clan de los Charlines, a los que se les despojó en los años noventa de un patrimonio valorado en veinte millones de euros. Parte de ese patrimonio es el que ahora se subasta en la Agencia Tributaria de A Coruña, en el que figura el pazo de Vista Real y otras propiedades por valor de ocho millones.
Con los históricos entre rejas y su patrimonio más visible embargado, parecía que ya habían rendido cuentas con la sociedad, pero operaciones posteriores de las fuerzas del orden y de la Justicia demostraron que la mayoría de ellos seguían moviendo los hilos desde prisión, y de no ser ellos, lo hacían sus hijos o sus lugartenientes.
No tardó en caer el hijastro de Oubiña, David Pérez Lago, detenido en el año 2006 cuando fue sorprendido en una embarcación dirigiendo un desembarco de cocaína. Se le confiscaron 65 propiedades, entre ellas, un chalé en Aguete (Marín) y otro en Las Rozas (Madrid) valorados en más de 50 millones. Entre esas propiedades figuraba la casa familiar de A Laxe, una antigua vivienda de su madre, Esther Lago, que con el tiempo se convirtió en una auténtica fortaleza.
Y con los Charlines, más de lo mismo. Estaba a punto el patriarca de abandonar la cárcel tras casi veinte años entre rejas cuando se supo de una nueva operación de blanqueo bautizada como Repesca por la que de nuevo se le embargaban al clan propiedades y se le intervenían cuentas por un valor total de quince millones. Entre esos bienes figuraba la casa familiar de Cálogo y varias depuradoras. Según trascendió entonces, la investigación sospechaba que Manuel Charlín, con 78 años a sus espaldas, seguía dirigiendo desde la cárcel los negocios familiares.
Enfocado el objetivo en los dos grandes capos más famosos de la ría, hacía tiempo que nada se sabía del que en un tiempo llenó páginas de información por su carácter campechano y su trascendencia social: Sito Miñanco, que llevaba también unos cuantos años en la cárcel después de que en el 2001 fuese sorprendido en su chalé de Madrid cuando dirigía un transporte en alta mar. Pero el año pasado se hizo público el balance de una de las más grandes operaciones contra el blanqueo de dinero en la ría, la Suntuarias, con embargos por valor de 650 millones. Entre los investigados se encontraban los Gerardos, la familia que creó en los últimos veinte años un auténtico emporio económico en Vilagarcía. En los papeles de la sociedad a la que pertenecía la bolera Kaiser, embargada a finales del año pasado, figuraba la hija de Sito Miñanco, por lo que también fue llamada a declarar. Ahora, la Fiscalía de Delitos Económicos de Pontevedra sospecha que el narco cambadés blanqueó a través de esta sociedad cerca de seis millones procedentes del narcotráfico, y de momento, ya figura como imputado.
De aquel lema de que Hacienda somos todos ya no se libran ni los reos.

http://www.lavozdegalicia.es/pontevedra/2010/10/17/0003_8788898.htm