***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

sábado, 30 de octubre de 2010

LA RUTA DE LA "COCA" SE ASIENTA EN LA PROVINCIA DE CADIZ.

Hace más o menos diez años, agentes de la Benemérita desmantelaba una red de narcotraficantes cuya ruta no era nueva: transportaban los estupefacientes desde Marruecos hasta la provincia de Cádiz. Lo que era una novedad era el vehículo utilizado: una avioneta con más de 600 kilos de hachís.

Comenzaba entonces una nueva ruta tanto para la entrada de hachís como de cocaína, una ruta que hoy en día trae de cabeza tanto a los órganos policiales españoles como a los marroquíes. Y es que hasta Marruecos mostraba hace escasos dos años su preocupación por el asunto ante el Gobierno español.

Que Marruecos ‘exporte’ hachís no es ni mucho menos una novedad, teniendo en cuenta los grandes latifundios dedicados al cultivo de cannabis que cruzan el país del noroeste al sudeste del mismo, desde más al sur de Ketama hasta casi el océano atlántico. Pero en los últimos años, desde el país vecino ha aumentado vertiginosamente la entrada de cocaína procedente de Latinoamérica, desde donde zarpan grandes buques que más tarde desembarcan su mercancía en Cabo Verde, Mauritania y otras zonas de la costa atlántica del norte de África.

La provincia de Cádiz, en contraposición con la costa gallega, acoge la entrada de cocaína especialmente desde aeródromos escondidos en fincas y pistas de aterrizaje camufladas en la zona norte de la comarca de La Janda y de la Sierra.

Una de las razones es que el control de la costa gaditana ha ido en aumento en los últimos años, especialmente desde la implantación del Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) que utiliza un sofisticado sistema de cámaras de infrarrojos que controla el litoral desde Algeciras hasta Sanlúcar de Barrameda, pasando por Barbate y Conil de la Frontera.

Este control ha agudizado el ingenio de los ‘narcos’ que cada día utilizan más el espacio aéreo para cometer sus fechorías. La ‘coca’ sube desde Ghana, Mauritania, Costa de Marfil, Guinea, pasa por Marruecos, mediante sobornos, llega a España, y en muchos casos, se transporta, ya por tierra, hasta el resto de países europeos.

Operación España-Francia

Un ejemplo lo encontramos en la última operación conjunta de la Policía Nacional y la Policía Judicial de Marsella, en la que, a pesar de continuar aún abierta, ya han sido detenidas seis personas, entre ellas el piloto, e incautados casi cinco kilos de cocaína tras aterrizar en Alcalá de los Gazules, en la comarca de La Janda.

En esta ocasión, tal y como informa la Policía Nacional a través de un comunicado de prensa, agentes de este cuerpo de seguridad y de la Dirección Interregional de la policía judicial de Marsella han desarticulado una organización especializada en el transporte aéreo de cocaína y hachís desde Marruecos a nuestro país, para su posterior traslado a Francia por carretera. Alquilaban helicópteros y contrataban a pilotos a razón de mil euros por kilo de cocaína transportado.

La aeronave ha sido intervenida en una instalación agrícola de Alcalá de los Gazules. En la operación han sido detenidas seis personas de origen francés, entre las que figura el piloto, y se han incautado casi cinco kilogramos de cocaína.

Investigación desde Marsella

La investigación comenzó el pasado mes de julio tras recibirse una solicitud de colaboración de la policía de Francia para desmantelar una red de traficantes de droga asentados en España. El grupo investigado, formado en su totalidad por ciudadanos franceses, trasladaba las sustancias estupefacientes desde Marruecos hasta Andalucía para enviarlas posteriormente a Francia.

En España, los agentes de la Policía Nacional realizaron numerosos dispositivos de búsqueda en domicilios, fincas y naves de las provincias de Cádiz, Sevilla y Málaga. En uno de estos operativos, se localizó un vehículo de gama alta con matrícula francesa oculto en un garaje del domicilio de uno de los investigados que resultó de gran interés para la investigación.

A finales de septiembre se produjeron los primeros arrestos en Francia. Se detuvo a tres miembros de la organización cuando viajaban por una autopista cercana a Persignan con 4,8 kilos de cocaína.
Días después, en París se procedió a la detención del piloto del helicóptero con el que transportaban los estupefacientes hasta nuestro país y la de otros dos implicados.

Tras producirse los arrestos, se llevaron a cabo varias entradas y registros en Cádiz y Sevilla, procediendo al embargo de un helicóptero marca Ecureuil modelo Ardilla, hallado en el interior de una nave agrícola del municipio de Alcalá de los Gazules. También fue intervenida numerosa documentación relacionada con la investigación.

De Marbella a Marsella

Entre los arrestados en Francia figura el principal responsable de la organización, encargado de distribuir el estupefaciente en la región francesa de Provence Alpes Cote D´Azur y en zonas aledañas de Italia. Su lugarteniente, también detenido, se encargaba de coordinar el alijo de la droga trasportada en el helicóptero hasta el sur de la península. Impartía instrucciones al resto de miembros del grupo afincados en Marbella para asegurar la correcta recepción de la droga.

Desde esta localidad malagueña transportaban posteriormente la cocaína o el hachís por carretera hasta la ciudad francesa de Marsella, donde era almacenada.

La investigación ha sido desarrollada de manera conjunta por agentes de la Dirección Interregional de la policía judicial de Marsella, GRECO Cádiz y GRECO Costa del sol. El operativo se mantiene abierto.

Pistas de aterrizaje camufladas

Según varias fuentes, en los últimos cuatro años, la mayor parte de la cocaína incautada en España se llevó a cabo en aeropuertos o aeródromos como los de la Sierra de Cádiz y La Janda, con pistas de aterrizaje camufladas como accesos a viviendas o fincas ganaderas. Y es que atravesar el Estrecho Gibraltar mediante avioneta es en la actualidad, más fácil y seguro para los narcotraficantes que hacerlo mediante la tradicional ruta por mar.

Y aquí entran las avionetas fumigadoras, capaces de cargar hasta 50 kilos de cocaína, volar lentamente y lo suficientemente bajo para que sea muy complicado detectarlas, porque no es obligatorio su control, porque no existen radares y controles civiles, y porque los radares que hay son de uso militar, y éstos no se preocupan por avionetas viejas, lentas y sin mayor peligro para la seguridad del Estado, en teoría…

Por esta razón, el hombre que falleció en un accidente de avioneta registrado este verano Villamartín, junto al camino La Norieta - La Cierva, a la altura del kilómetro 5 de la carretera CA-7101, siempre tuvo sobre sus espaldas la sospecha de que realizaba algún tipo de acción relacionada con el narcotráfico, tal y como señalaron fuentes de la propia Guardia Civil.

Otro dato lo encontramos en la publicación 20 minutos que señalaba en sus páginas que “desde 2007 Marruecos ha interceptado 40 de estos ‘narcovuelos’, 13 de ellos en 2009.

El aumento de estos ‘narcovuelos’ también fue alertado por la Asociación Unificada de Guardia Civiles (AUGC) en diferentes entrevistas y comunicados de prensa en los últimos años, solicitando un trato especial y preferencial para la provincia de Cádiz para contar con más medios personales y materiales en la lucha contra el narcotráfico proveniente de Marruecos, siempre un paso por delante de la policía y abriendo nuevas rutas y con mejores medios.

La AUGC lleva años denunciando esta situación y alertando de la ruta aérea que ya, desgraciadamente, está implantada en la Janda y la Sierra gaditana. De nuevo, los agentes de las fuerzas de seguridad parten con desventaja y tarde… No en vano, la AUGC pide para la provincia de Cádiz inversión en dinero y personal para crear y potenciar las unidades de investigación, la única forma de luchar de tú a tú contra los clanes de narcotraficantes.

Un negocio en auge

Fuentes de la AUGC alertaron igualmente de la eficacia de estos vuelos, puesto que las pequeños aeroplanos, además de volar bajo, lentamente, y de desactivas el transponder (emisor electrónico de posición obligatorio) “son prácticamente indetectables y sólo necesitan una pinta de aterrizaje de apenas 300 metros de longitud para aterrizar en mitad de la comarca de La Janda o de la Sierra. A esto hay que añadir que cuentan con una capacidad de transporte importante (superando incluso la media tonelada) y reduce el número de intermediarios”… es decir, un negocio en auge.

En este sentido, Juan Antonio Delgado, secretario nacional de Comunicación de la AUGC, reitera que “hace muchos años que llevamos alertando de que esta situación se podría asentar, como así ha sido, a pesar del peligro que conlleva porque la cocaína no es igual que el hachís”, y explica el porqué señalando que “primero, un alijo de ‘coca’, en cuanto a rentabilidad, es quince o veinte veces mayor que uno de hachís; segundo, las mafias de la ‘coca’ son infinitamente más peligrosas que las dedicadas al hachís; tercero, era de cajón que acabasen ambas mafias compartiendo rutas de entrada a España y Europa a través de la provincia de Cádiz; y cuarto, no podemos olvidarnos que en la actual situación de crisis económica, es una tentación para los jóvenes, y no tan jóvenes, introducirse en el negocio porque es más seguro que el de las pateras de hachís porque estas avionetas vuelan sin pasar por ningún control, no les afecta el SIVE y encima no son detectadas por los radares”. Blanco y en botella…

Radares militares... ¿para qué?

Para qué sirven entonces los radares militares… por ahora, para nada, al menos en la lucha contra el tráfico de drogas. De hecho, en Alcalá de los Gazules, donde se ha realizado la última operación antes citada, está ubicado el radar EVA 11 ( Act Aereo Alcala de los Gazules), cuya dependencia operativa y orgánica recae en la Jefatura del Sistema de Mando y Control (JSMC). Este Escuadrón dispone de una estación radar y de comunicaciones del Sistema de Mando y Control Aéreo.

Los Escuadrones de Vigilancia Aérea (EVA´s) son las unidades aéreas responsables de la obtención, proceso y transmisión de datos radar para su posterior explotación por los Grupo de Mando y Control, para hacer posible el cumplimiento de la misión asignada al Sistema de Mando y Control Aéreo.

En mayo de 2000 se procede a la activación en el Cuartel General del Mando Aéreo del Estrecho de la Jefatura del Escuadrón de Vigilancia Aérea nº 11 - Acuartelamiento Aéreo Alcalá de los Gazules. En 2010, una aeronave es intervenida tras aterrizar en Alcalá cargada de cocaína... muy cerca del EVA 11... El helicóptero y sus tripulantes son detenidos pero gracias a una investigación previa que nace en Francia.

La AUGC insiste, se necesita más inversión en grupos de investigación y más medios materiales porque no es normal que la ruta de la ‘coca’ en la provincia sobrevuele y pase tan cerca de radares militares sin ser detectada.


Los ‘narcos’ no temen a los radares militares

El EVA 11 es una de las nuevas instalaciones del Sistema de Mando y Control, diferenciándose del resto de los EVAs en unas necesidades tanto de personal como de instalaciones mucho menor. El material de dotación es el radar de fabricación española ‘Lanza’. Siendo su misión fundamental la adquisición de datos radar y su envío tanto al Grupo Central de Mando y Control, como al Grupo Norte de Mando y Control.

El recinto de la Unidad, en Alcalá de los Gazules, sirve de soporte para ubicar equipos de comunicaciones de diversos organismos estatales.

La organización de la Unidad consta de la Jefatura, con una Secretaría General, y de dos Escuadrillas, Material y Apoyo. En la crisis del Perejil de Julio de 2002 tuvo una destacada actuación. Evidentemente, esta información extraída de la Página Web del Ejército del Aire no habla sobre su utilización en la lucha contra el narcotráfico, pero no deja de ser extraño, o incluso absurdo, que junto a una instalación tecnológica como el EVA 11, con potentes y modernos radares, pueda colarse una avioneta, o un helicóptero, cargado de cocaína o de hachís, y aterrizar a apenas unos kilómetros de la base.

¿Para qué sirven esos radares ubicados en el interior y en la costa de la provincia?... Por ahora, para nada… al menos en la lucha contra el narcotráfico en el Estrecho de Gibraltar.
http://www.andaluciainformacion.es/portada/?a=148254&i=97&f=0