***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 4 de julio de 2010

DETENIDO UN CEUTÍ COMO PRESUNTO CABEZILLA DE LA RED DE NARCOS QUE INTRODUCÍAN DROGA EN MOTOS DE AGUA

LA ORGANIZACIÓN FUE DESMANTELADA POR UNIDADES DEL SVA Y POLICÍA NACIONAL.

Agentes del GRECO le arrestaron en Puerto Banús aunque ahora se encuentra en libertad con cargos tras la orden dictada por un juzgado de Marbella.

Fue bautizado como el “método infalible”. O al menos así lo consideraban los integrantes de una organización que se dedicaba al tráfico de drogas submarino. ¿Cómo? Según la Policía enganchando fardos de hachís en el fondo del mar a través de motos de agua que, luego, eran recuperados por buzos. La operación ya se saldó, a mediados de junio, con el arresto de ocho personas. Pues bien, ahora se ha producido el del considerado por las fuerzas de seguridad como líder de la organización. Se trata del ceutí Karim D.A., que fue interceptado esta misma semana en Puerto Banús, tras girarse una orden de busca y captura que fue ejecutada por los GRECO de la Policía Nacional. Un juzgado de Marbella ha estimado su puesta en libertad con cargos mientras mantiene el secreto de sumario sobre una investigación en la que faltan nuevas detenciones.
La Policía, que ha trabajado en coordinación con la Agencia Tributaria, ha calificado el modus operandi de esta organización como inédito. El hachís, procedente de Marruecos, era fondeado y anclado por los proveedores de la droga a unos veinte metros de profundidad en unas coordenadas previamente acordadas. La parte española de la organización marcaba el punto con una boya y un buceador, provisto de un equipo de respiración autónoma, se sumergía y amarraba con un cabo los fardos a una moto acuática para llevarlos hasta las proximidades de la orilla.
De momento la Policía ha decomisado más de 1.000 kilos de hachís, recuperando 700 del fondo del mar, cerca de la playa del Saladillo en Estepona. La organización adquiría la droga en Marruecos y, a través de diversos colaboradores, captaban a sus clientes y obtenían los vehículos y la infraestructura necesaria para el transporte de la droga. Los detenidos se dedicaban al fondeo, buceo y arrastre de la droga hasta la costa. Tras obtener la droga, esta era transportada a través de una embarcación semirrígida hasta un punto concreto frente a la costa malagueña. En este lugar, predeterminado y concertado por la organización, fondeaban la sustancia estupefaciente a unos veinte metros de profundidad. Los diferentes fardos eran enlazados entre sí mediante cabos y anclados al fondo marino. Posteriormente, la rama española de la organización se desplazaba al lugar de fondeo en una embarcación neumática de pequeñas dimensiones. Con el equipamiento adecuado, un buzo se sumergía para localizar los fardos y marcar mediante una boya el lugar donde se encontraban.
Al día siguiente y a plena luz del día, enviaban al punto de coordenadas balizado con la boya a una pequeña embarcación de un solo motor, así como a una moto acuática, para proceder a arrastrar la droga sumergida hasta pocos metros de la playa. En primer lugar, la moto de agua realizaba una contravigilancia de la zona de playa donde estaba fondeada la droga. Una vez que consideraba que no existía vigilancia policial, se acercaba la embarcación semirrígida de pequeñas dimensiones y se unía a la moto acuática en las coordenadas de fondeo.
Seguidamente, un buzo con equipo de respiración autónoma procedía a enganchar la droga a la moto náutica a través de un cabo. Tras esto, la moto de agua arrastraba la droga, la cual no se observaba porque era trasladada sumergida, y la acercaba hasta unos diez metros de la playa. Allí aguardaba el resto de los integrantes de la organización llevando a cabo también funciones de contravigilancia. Para el paso final y con el estupefaciente a escasos metros de la orilla, los investigados esperaban a que llegaran las primeras horas de la noche para tirar con un todoterreno del cabo con el que iban atados los fardos de droga y sacarlos a la superficie. Finalmente eran cargados en furgonetas y trasladados a los clientes, tal y como avanzó en su día elmundo.es.

http://www.elfarodigital.es/ceuta/sucesos/12208-detenido-un-ceuti-como-presunto-lider-del-trafico-de-drogas-en-motos-.html