***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 2 de mayo de 2010

DEL TABACO DE CONTRABANDO Y LA REPRESION DEL SVA.

Del "rubio batea" a la falsificación china. El contrabando de tabaco erradicado hace una década de las costas gallegas, intenta ahora volver a abrirse paso vía contenedores y falsificaciones que se realizan el sureste asiático, especialmente China. Cigarrillos de mala calidad sustituyen al otrora genuino sabor americano de las grandes multinacionales tabaqueras que tenían entre sus mejores clientes a Laureano Oubiña, Los Charlines, Sito Miñanco o Marcial Dorado. De su calidad daba fe la propia Tabacalera, que vendía en los estancos de toda España el tabaco intervenido con un gran sello en cada cajetilla que informaba de que había sido decomisado.
Los grandes capos de la droga gallega se iniciaron en el choio do fume, un fraude fiscal que no era delito sino que conllevaba una multa administrativa. A partir de 1982 la legislación cambió y se penalizó como delito, entonces empezó la reconversión a la droga. Los clanes gallegos contaban con una importante infraestructura naval que pusieron a disposición del tráfico de estupefacientes: con el mismo riesgo, mayor ganancia.
En la década de los 80 y los 90 grandes mercantes procedentes de Holanda –con rumbo oficial a África o Asia– y cargados con tabaco americano, fondeaban durante meses en aguas internacionales frente a Galicia para que, a modo de almacén flotante, decenas de lanzaderas y pequeñas lanchas descargaran en las Rías Baixas y a plena luz del día millones de cigarrillos.
Todas las embarcaciones tenían nombre propio, no como ahora que las planeadoras del narcotráfico navegan sin folio. El remolcador Smit Lloyd, La Martinica, el Explorer 8 o la Bucéfalo, son ya leyenda. Los buques nodriza Wendy I o Blue Diamon II, con las lanzaderas Jessie y Haley, conformaron el grueso de la flota de los últimos contrabandistas gallegos. La competencia, la represión del Servicio de Vigilancia Aduanera, los altos precios, la escasez y la mala calidad de los cigarrillos frente a los elevados ingresos que se obtenían con la reconversión a la fariña, marcaron a principios de los años 90 el inicio del fin del "rubio batea".
En el año 2002, con la práctica erradicación del contrabando de tabaco en Galicia, Tabacalera (en la actualidad sustituida por Altadis) incrementó sus ventas en la provincia de Pontevedra un 261 por ciento, pasando de 19.424.000 cajetillas en 1996 a 50.740.500 apenas cuatro años después.
El mercado ilegal de tabaco está ahora en manos de mafias chinas que falsifican las marcas, y la crisis económica fomenta el nuevo consumo. Los alijos viajan en contenedores ocultos entre mercancía legal, como cristalería o prendas textiles. El número de alijos interceptados por Vigilancia Aduanera en el Puerto de Vigo viene a demostrar el resurgir de una actividad que llevaba años erradicada.
http://www.farodevigo.es/sucesos/2010/05/02/rubio-batea-falsificacion-china/434848.html