***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

viernes, 19 de marzo de 2010

EL NEGOCIO GLOBAL DE LAS DROGAS.

El negocio global de las drogas
Viernes, 19/03/2010
Lo que está claro es que el narcotráfico es un negocio global y solo como tal puede entenderse. Cualquier intento de explicarlo nacionalmente o de informar sobre él como si se tratara de un asunto local está condenado al fracaso. Paradójicamente, esto es lo que se hace casi todo el tiempo. Desean saber como funciona este oscuro negocio de las drogas? Pues comparto con ustedes parte de un importante curso de especialización sobre drogas del Centro Knight para el Periodismo en las Américas, que se dicta desde Costa Rica.

Entonces, si nos detenemos a revisar a nivel regional (América Latina), el impacto del tráfico de drogas ilegales en ciudades como Medellín, Río de Janeiro o Tijuana, es tan avasallador que se tiende a cubrir como si se tratara de un ciclón, informando sobre sus efectos, sus víctimas y toda la destrucción social que deja a su paso.

Pero, seguramente pocos saben que esta es una catástrofe que se prolonga por años, la rutina de la violencia y del tráfico se instala en la información y en la sociedad. Tanto es así que solo son noticia los hechos más truculentos, mientras que del fondo del problema se habla poco. De ahí que algunos periodistas que investigan estos casos, confirman que los capos, cada cierto tiempo suelen soltar globos inflados para la distracción.

Cada país, por importante que sea para el narcotráfico, no es sino una pequeña pieza del vasto universo del negocio global de las drogas ilegales. Si hay algo que la palabra globalización describe a la perfección es el narcotráfico. Los narcos se mueven en el mundo de la geografía, de las finanzas y de las redes clandestinas –y el comercio legal– internacionales como peces en el agua.

En los poco más de cien años que lleva la prohibición de ciertas drogas –sin la cual el negocio no existiría los países afectados han cambiado. Por ejemplo hoy China, Turquía, Java o Malasia muy raramente figuran en las noticias de las drogas; sin embargo a mediados del siglo XIX o comienzos del XX eran las Colombia, México y Afganistán de hoy.

La cocaína solo es una droga recreativa importante desde fines de los años setenta del siglo XX, y desde entonces el negocio ha pasado por las manos de chilenos, cubanos, bolivianos, colombianos, dominicanos y mexicanos, y los consumidores han pasado de ser negros pobres y latinos de Estados Unidos, a jóvenes blancos y de familias adineradas de Wall Street y la Citi de Londres, solo como ejemplo.

Hasta hace poco más de cinco años pocos imaginaban que una pequeña nación como Guinea-Bissau, en África Occidental, se iba a convertir en punto de tránsito de cocaína colombiana hacia Europa. Y pocos saben que el principal productor de coca, por años, fue Java, donde los holandeses la sembraban, a principios del siglo XX, para la firma Bayer (para los agroquímicos). Mientras la compañía alemana de drogas procesaba la heroína para remediar males bronquiales como la tos.

Pero tan igual que el consumo de las drogas es global, lo es también el consumo, aunque con algún patrón por continentes: América consume más cocaína y cannabis (marihuana); Europa y Asia, opiáceos; África, marihuana; y Oceanía es la más “diversificada” en materia de gustos: cannabis, opiáceos y drogas de tipo anfetamínico (ETA, Estimulantes de Tipo Anfetamínico) se consumen allí en proporciones importantes.

El primero es que los datos del negocio de las drogas ilegales deben tomarse con extrema precaución. Como se trata de un negocio criminal, clandestino y de un consumo penalizado y perseguido, la mayoría de las cifras deben ser consideradas como el primer ministro británico Winston Churchill veía a la Unión Soviética de mediados del siglo XX: Churchill hablaba de que, para un observador externo, lo que pasaba dentro del Kremlin era como mirar una pelea de perros debajo de un tapete.

Pero lo que sí está claro, son las enormes ganancias de los duros o los capos de la droga. Lo que no saben los campesinos que se rompen el lomo en el Vrae o el Huallaga, es que el narcotráfico es una cadena en la que los distribuidores en los países ricos se quedan con más de la mitad del total de los ingresos que genera, mientras al pequeño campesino productor en los diversas cuencas cocaleras de Perú, de Colombia, Bolivia o el productor de Afganistán o Mianmar solo le corresponde apenas entre 2 y 5%, el resto se queda en los eslabones nacionales o internacionales del tráfico.

Además como acontecieron en otros países de inicios del siglo XX, cuando la droga se haya alejado de nuestras cuencas, sólo nos quedaremos con nuestros suelos totalmente empobrecidos por el uso indiscriminado de agroquímicos y los ríos muertos por la descarga de toneladas de insumos químicos que los traficantes utilizan en la elaboración de la droga.

Semejante contraste ¿verdad? Este es uno de los temas centrales del narcotráfico, realidad de la que debieran tomar en cuenta quienes sueñan con llegar al poder como próximos alcaldes o presidentes regionales.

http://www.cronicaviva.com.