***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

lunes, 22 de marzo de 2010

5 AÑOS DE PRISION PARA UNA MUJER DETENIDA POR FUNCIONARIOS DEL SVA Y DE UDYCO AL RECOGER UN PAQUETE CON MEDIO KILO DE COCAINA DE GRAN PUREZA.

La Audiencia de Valladolid ha condenado a cinco años de cárcel a la mujer de 41 años que en julio del 2009 fue detenida tras recoger un paquete postal procedente de Buenos Aires (Argentina) con casi medio kilo de cocaína de gran pureza y alegó que creía que se trataba de alfajores que le mandaba su marido.
En su fallo, la Sala consideró acreditada la culpabilidad de la imputada y, frente a la petición absolutoria de la defensa y los 10 años de cárcel y multa de 90.000 solicitados por el fiscal, impuso a Delia B.E. una pena de cinco años de privación de libertad y el pago de una multa de 40.000 euros, según informaron fuentes jurídicas.
Durante el juicio, Delia B.E. se declaró inocente y en su descargo explicó que acudió a Correos a por el paquete el día 7 de julio del pasado año pensando que contenía únicamente alfajores -un típico pastel argentino a base de galletas recubiertas de chocolate y rellenas de dulce de leche- que su marido, preso por aquellas fechas en Viedma (Argentina) por tráfico de drogas, le mandaba desde aquel país.
La imputada, de 41 años y etnia gitana, recordó que horas antes de su detención recibió en su domicilio un aviso de Correos donde se le informaba de que en la referida oficina había llegado un paquete de Argentina en el que ella figuraba como destinataria y como remitente un tal Carlos Alberto, persona que, como así dijo ella, no conocía. Pese a ello, Delia B.E. acudió a por el envío sin conocer, tal y como sostiene, que en lugar de los alfajores se llevaba para casa casi medio kilo de cocaína con una pureza del 75% que, vendida en dosis, habría alcanzado en el mercado un valor superior a los 45.000 euros.
De hecho, la mujer añadió que varios días después de su detención llegó el paquete con los dulces de Argentina pero no pudo recogerlos ni paladearlos puesto que para entonces ya se encontraba en prisión, donde continúa.
Por su parte, agentes de la UDYCO de la Guardia Civil y funcionarios de la Unidad Operativa de Valladolid del Servicio de Vigilancia Aduanera coincidieron al señalar que detuvieron a la procesada en el mismo instante en que ésta recogió el paquete en Correos, dentro mismo de la oficina, y que al día siguiente el envío fue abierto ante ella en dependencias del Juzgado de Instrucción número 6 de Valladolid y se pudo comprobar entonces que el mismo contenía cocaína disimulada en el interior de los "canutillos" de encuadernación de un recetario de cocina.
Entrega controlada del paquete
El paquete había llegado inicialmente al Aeropuerto de Barajas (Madrid), donde, tras detectar por rayos x la presencia de cocaína, el Administrador del Servicio Aduanero solicitó autorización al Juzgado de Instrucción número 17 de Madrid para transportarlo hasta Valladolid con el fin de realizar allí una entrega controlada del mismo y lograr la detención de la destinataria, como así ocurrió.
En su alegato final, el fiscal calificó de "absurda e increíble" la versión exculpatoria de la procesada pues, como así advirtió, "nadie se puede creer que alguien desde Argentina remita una sustancia de tanto valor a alguien de otro país al que no conoce y sin que vaya a sacar provecho alguno de sus distribución". De ahí su profunda convicción de que la verdadera destinataria de la cocaína era Delia B.E, "cuyo nombre, apellidos y domicilio figuraban en el remite", y que por ello "realizó un acto de cooperación necesaria, relevante, en un delito de tráfico de drogas de las que causan grave daño a la salud".
Además, y frente a la nulidad de la prueba alegada por el letrado defensor, ya que éste sostenía que se rompió la cadena de custodia porque el paquete fue abierto en el servicio aduanero sin autorización del juez, el fiscal mantuvo que no se cometió irregularidad alguna puesto que, a diferencia de la correspondencia postal, dicho servicio, según jurisprudencia del Supremo, está facultado a abrir los paquete postales para cerciorarse de que lo que figura en el albaranes como carga, este caso un recetario de cocina, se corresponde con el contenido de los mismos.

http://www.nortecastilla.es/20100322/local/valladolid/condenada-valladolid-anos-prision-201003221823.html