***

NARCOTRAFICO-FRAUDE FISCAL-BLANQUEO DE CAPITALES-CRIMEN ORGANIZADO-CONTRABANDO

SI POSEE INFORMACION RELACIONADA CON ILICITOS PERSEGUIBLES POR EL SVA PUEDE PONERSE EN CONTACTO EN LA SIGUIENTE DIRECCION:

Departamento de Aduanas e Impuestos Especiales de la Agencia Tributaria

Avda. Llano Castellano 17, 28071 Madrid
Correo electrónico denuncias: denunciasvigilanciaaduanera@correo.aeat.es
Telefono denuncias: 900 35 13 78



DENUNCIAS REFERENTES A DELITOS DE CARACTER FISCAL https://www.agenciatributaria.gob.es/AEAT.sede/Inicio/Procedimientos_y_Servicios/Otros_servicios/Denuncia_tributaria/Denuncia_tributaria.shtml


.

.

domingo, 21 de febrero de 2010

FISCALIA ANTIDROGA DE MALAGA: SOLO CAPTURAMOS EL 20% DE LA DROGA QUE ENTRA.

Entrevista
Gabriel Gómez Ruiz de Almodóvar: ´Sólo se captura el 20% de toda la droga que entra en Málaga´

Asegura que, mientras el Estado no dispone de medios, hay pequeñas redes de tráfico de hachís que se gastan miles de euros cada mes "en cambiar los teléfonos móviles"

Fiscalía. Gabriel Gómez Ruiz de Almodóvar considera "esencial" la investigación patrimonial para acabar con las mafias.

MÁLAGA Gabriel Gómez Ruiz de Almodóvar es el responsable de la sección Antidroga de la Fiscalía de Málaga. Coordina a cinco fiscales y asegura que con uno más el área podría hacerse cargo de todos los casos de narcotráfico de la provincia. En una guerra en la que las redes especializadas tienen dinero para conseguir sus fines y paciencia para asumir la pérdida de importantes partidas de droga, Gómez Ruiz asegura que la legalización de estas sustancias no resolvería nada a menos que se hiciera en todo el mundo; critica el hecho de que se protejan en demasía los derechos constitucionales de los ´narcos´ a la hora de intervenir conversaciones, lo que propicia muchas absoluciones, y aclara que su principal preocupación se centra en la represión del tráfico de nuevas sustancias (MDMA, por ejemplo), especialmente nocivas para la salud de los que las consumen. En esta entrevista repasa el trabajo de un área fundamental para el ministerio público.
–Hace un año y medio se amplió considerablemente la Fiscalía Antidroga. ¿Qué valoración hace de la marcha de la sección?
–Estoy muy satisfecho. La sección está funcionando bien. De las causas que estaban más atrasadas en los juzgados de Málaga y su provincia, prácticamente el 50%, las hemos sacado e incluso hemos ampliado las competencias de la sección. Ahora mismo estamos llevando todos los procedimientos de droga dura. En cuanto a los de droga blanda, sólo asumimos los de extrema gravedad, y todos aquellos procedimientos que llevan aparejada una investigación patrimonial por si existiera un delito de blanqueo de capitales. Creo que la sección está perfectamente constituida, incluso en un futuro cabría la posibilidad de ampliar las funciones. Con un compañero más podríamos hacernos cargo de todos los procesos de droga de Málaga y provincia. Tengo la suerte de que los compañeros que me han asignado son enormemente competentes y trabajadores, y están muy involucrados en la lucha contra la drogadicción y la droga. Cocaína, heroína, pastillas, etcétera..., aunque sean ventas pequeñas en la calle, las estamos asumiendo nosotros.
–¿Cuál es el volumen de trabajo del área?
–En 2009, hemos calificado aproximadamente unas 120 causas. Algunas de ellas muy complejas.
–Complejas porque supongo que el blanqueo será cada vez más sofisticado...
–Los blanqueos primitivos de poner los bienes a nombre de los hijos u otros familiares directos ya ni se ven. Ya sabe todo el mundo que lo primero que investigamos es el círculo familiar. Indudablemente, se trata de ocultar más y dificultar las labores que tenemos encomendadas en ese sentido.
–¿El blanqueo sólo suele acompañar a la droga más dura?
–No. El blanqueo puede aparecer asociado al hachís en muchas ocasiones. El hachís también da dinero. Sobre todo en Málaga, por su situación geográfica. Enfrente tenemos Marruecos, que es el gran productor de hachís. Las grandes vías de introducción del hachís están en la costa: Cádiz y Málaga, aunque desde que se creó el SIVE, que se hizo para tratar de combatir la inmigración ilegal, quizás se ha desplazado el hachís al Levante y a Cataluña. Incluso, algunas veces se ha detectado que existen traslados de hachís directos de Marruecos al sur de Francia, a través de embarcaciones nodrizas que repostan en el mar y continúan hasta la costa. Con todo eso, Cádiz y Málaga se llevan la palma en esta sustancia.
–El hachís, por tanto, continúa disminuyendo en la provincia. ¿Qué ocurre con la cocaína y la heroína?
–El hachís en Málaga ha bajado por las razones expuestas. Y la cocaína y la heroína tienen ligeras subidas, pero se mantienen desde hace años.
–¿Hay formas novedosas de blanqueo o se recurre a los métodos habituales?
–El sistema suele ser el tradicional, pero cada vez se crean más sociedades interpuestas. Con las operaciones no se trata simplemente de crear una sociedad patrimonial para ser titular de un bien y ocultar a su propietario, sino que son redes societarias que acaban en paraísos fiscales del extranjero. Y ahí, en muchas ocasiones, se acaban las posibilidades de investigar. Se le pierde el rastro definitivamente al dinero.
–En procedimientos recientes relacionados con familias de Málaga dedicadas históricamente al narcotráfico se ha comprobado que han desarrollado una compleja estructura para blanquear...
–No quiero hablar sobre temas que están bajo investigación. Pero, en general, el narcotráfico produce ingentes cantidades de dinero y a ese dinero hay que darle salida. Entonces, si no ellos mismos, los ´narcos´ lo que hacen es buscar otras redes ya creadas y que se dedican exclusivamente a blanquear. El blanqueador no pregunta, le da igual, él va a cobrar un porcentaje de la cantidad que ´lava´. En muchas ocasiones puede sospechar, pero no sabe el delito concreto. Su trabajo es distinto: hacer ´A´ lo que es ´B´, y por eso cobra.
–¿Cómo evoluciona la incautación de las nuevas drogas?
–Es estacional. No ha habido grandes variaciones en cuanto a las pastillas y el MDMA. Pero son las drogas que más me preocupan, porque son las más peligrosas. Y, entre otras cosas, porque se fabrican en muchas ocasiones en laboratorios ambulantes, en simples furgonetas, con escasos conocimientos de química y un pequeño laboratorio. Al ser ambulantes es más difícil detectarlos y cogerlos.
–¿Son de las más peligrosas?
–Normalmente no conocemos la composición inicial de la pastilla que se toma la persona. Un chaval que se compra una pastilla en una discoteca y no conocemos su composición llega al hospital y, si tiene conocimiento y dispone de otra pastilla, a lo mejor se puede analizar, pero en muchas ocasiones los propios médicos no conocen lo que se ha ingerido. La composición puede ser muy variada. Y ello es un riesgo importante. Un forense me dijo que una pastilla de éxtasis podía causar la muerte un año después de su ingesta.
–¿Se va en la buena dirección en la lucha contra el narcotráfico?
–La lucha contra la droga es la lucha de David contra Goliat. Cada vez se perfeccionan más las estructuras policiales y judiciales en esta batalla, pero capturamos aproximadamente un 20 por ciento de la droga que entra. Y eso, ¿por qué? Eso no les importa a los ´narcos´. Lo tienen asumido. Para ellos, la pérdida de ese 20 por ciento son gastos generales de su negocio. Es como una empresa honrada que debe pagar los seguros sociales, y la mercantil asume como gasto normal ese pago. Los ´narcos´ asumen como gasto de su negocio el que le van a aprehender el 20 por ciento. El negocio sigue siendo tan fabuloso y rentable que se sigue adelante. Los elementos personales se pueden sustituir con gran facilidad, las redes de narcotráfico pagan asistencia letrada, proporcionan dinero para el pago de posibles fianzas, etcétera... Eso es menos importante. Lo verdaderamente importante, y ahí está el nudo gordiano de la lucha contra el narcotráfico, es la lucha contra el blanqueo, porque entonces sí les tocamos las estructuras económicas y eso sí les duele de verdad. Afortunadamente con el paso del tiempo va resultando algo más fácil el convencer a los magistrados de que con la prueba indirecta se puede romper la presunción de inocencia. Con el paso del tiempo entidades obligadas por la Ley de Prevención de Blanqueo están colaborando con el Servicio Ejecutivo de Prevención contra el Blanqueo de Capitales (SEPBLAC). Colaboran mucho más que al principio, han tomado conciencia del problema y si detectan operaciones sospechosas informan al órgano. Y este organismo inicia las investigaciones. Tienen brigadas Udyco adscritas. Si, a la vista de las operaciones sospechosas, se pone de relieve que el dinero pudiera proceder del delito, entonces llega a la Fiscalía. Nosotros investigamos hasta que es necesario tocar algún derecho fundamental, y se judicializa la causa para que los jueces otorguen las autorizaciones para las escuchas telefónicas y los registros en domicilios.
–En los últimos años se han dado absoluciones porque los tribunales han entendido que se han vulnerado derechos constitucionales de los imputados. ¿Habría que endurecer la ley para proteger más estas investigaciones?
–Lo que sí le digo es que la legislación española y la jurisprudencia del Tribunal Supremo son enormemente garantistas en la protección de los derechos fundamentales. Estamos en el país donde más garantías hay. Hay cosas que ocurren en España que no suceden en otros países de la Unión Europea. Se exigen unos requisitos, entiendo que en algunas ocasiones difíciles de cumplir. Por ejemplo, se exige mucho la motivación de los autos para las escuchas telefónicas. Y, muchas veces, más allá de lo que manifiesta la policía sobre lo que ha visto, poco más hay. Eso ha hecho en cierto modo que se produzcan en ciertas ocasiones sentencias absolutorias por haberse vulnerado derechos constitucionales. Flaco favor se le hace a la sociedad con ese hipergarantismo. No quiere decir que no haya garantías, debe haberlas siempre. Pero el hipergarantismo es exagerado.
–¿Qué falta para ganar la batalla?
–Más fiscales, más funcionarios y más policía. Piensa que nosotros tenemos unos medios muy limitados. Recuerdo en cierta ocasión que vehículos que se habían aprehendido a una organización de narcotraficantes, yo intenté dárselos a la Guardia Civil. De esto hace unos años. Pero el teniente coronel me dijo que no los quería. Yo le pregunté que por qué no. Me dijo que no había dinero ni para gasolina ni para seguros. Cualquier organización pequeña de tráfico de hachís se gasta uno o dos millones de pesetas al mes en cambiar los teléfonos móviles. Por eso decía que es la lucha de David contra Goliat.
–¿Acabaría con el negocio la legalización de las drogas, tal y como proponen algunos grupos de presión?
–No lo sé. La experiencia demuestra que en algunos países ha acabado con el problema. Excepto en Holanda, donde está autorizado el consumo de drogas blandas. ¿Que pudiera ser una solución? Es factible. A lo mejor si se vendiera la cocaína de una forma controlada, con pureza adecuada, sin adulterar, en narcosalas y bajo control médico, a lo mejor se acababa el negocio. Puede ser, pero sólo es una hipótesis. En cualquier caso, una solución individual para nuestro país no creo que lo sea. El narcotráfico es un fenómeno universal, transnacional. Probablemente si la legalizáramos aquí y fuera ilegal en Francia, la droga que va a Francia pasaría por España. O seguirían entrando la cocaína por Galicia y el hachís por la costa.

FUENTE...
http://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2010/02/21/gabriel-gomez-ruiz-almodovar-captura-20-droga-entra-malaga/322629.html